Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

La primera lactancia

Los minutos posteriores al nacimiento son usualmente un momento de emoción para todos los involucrados. A medida que se recupera de su experiencia física de trabajo de parto y parto, es posible que se sienta agobiada por una gran cantidad de nuevas emociones, esperanzas e incertidumbres. Por supuesto, este también es un momento en el que desea que el tratamiento profesional que reciba su recién nacido sea de acuerdo con sus expectativas.

Lo mejor sería informar a su médico obstetra y al pediatra con anticipación sobre su deseo de amamantar. Su pareja o asesor de nacimiento debe recordarle a su pediatra y al médico obstetra o a los enfermeros del recién nacido que usted no desea que le den agua, un chupete o alimentos complementarios a su bebé, sin una razón médica válida.

Piel a piel

Idealmente, se recomienda que coloquen a su bebé sobre su abdomen momentos después del parto. Deseará amamantarlo en el término de una hora más o menos después de dar a luz para aprovechar el instinto de succión de su bebé. Al colocarlo en contacto piel a piel con la mamá, un bebé alerta y sano es capaz de agarrarse el pecho sin ayuda específica en la primera hora después del nacimiento.

Los bebés que se colocan sobre el abdomen de su mamá después del nacimiento y agarran el seno en un período de una hora, tienen experiencias de lactancia materna más exitosas que los bebés que no lo agarran tan rápido. Además, el flujo de leche ocurre antes en las madres que amamantan a sus bebés poco después del nacimiento. De hecho, los bebés que lactan poco después del nacimiento tienen más posibilidades de seguir siendo amamantados de dos a cuatro meses de edad que los bebés que empiezan a amamantarse más de dos horas después del nacimiento.

La lactancia materna inmediata también inicia el proceso de establecer su suministro futuro de leche y ayuda a su útero a contraerse y a regresar a su estado previo al embarazo, lo cual disminuye la posibilidad de sangrado excesivo después del nacimiento.

La lactancia materna inmediata es posible con la mayoría de los nacimientos sanos, cuando un bebé necesita poco cuidado médico más allá de que lo sequen y mantengan calientito. Ofrecerle el pecho a su bebé en este momento le ayudará a aprovechar sus instintos naturales de agarrar el pecho y succionar. Debe colocar a su bebé en contacto piel a piel en su abdomen o pecho, ambos con la piel desnuda. Si así lo prefiere, deje a su hijo sin ropa, solo con un pañal. Si el bebé está frío, su temperatura aumentará para ayudar que la temperatura de su bebé suba. Colocarlo piel a piel proporcionará al bebé acceso directo a su seno.

Apego

Esto no quiere decir que su recién nacido instantáneamente sabe lo que tiene que hacer. Algunas mamás observan que sus bebés no succionan activamente durante los primeros intentos sino simplemente se acurrucan con satisfacción contra el seno, vacilantemente lamen el pezón o agarran el seno y succionan por poco tiempo pero luego se detienen a observar a su alrededor. Muchas otras observan que sus bebés agarran el pecho inmediatamente y succionan como quien no lo ha hecho por meses. (La mayoría de bebés ya han estado practicando chupándose sus dedos o brazos en el vientre de su mamá).

No es determinante que su bebé realmente se amamante o no productivamente en este momento. En cambio, este es el momento para que los dos empiecen a conocerse, para que él empiece a aprender cómo amamantarse y asociar la vista, olor y sensación de sus senos con la saciedad de su hambre y sed. Además, aprende que estar abrazado piel a piel lo hace sentir calientito, cómodo y alimentado.

Es bueno para mami, también

Esta primer alimento es también importante para usted, ya que representa su primer paso para establecer una relación de lactancia materna. Sin importar cuán bien se haya preparado anticipadamente, su primera experiencia real con la lactancia materna puede sentirse un poco extraña. La lengua de su bebé en su pezón y el agarre firme en su seno pueden sentirse diferente de lo que usted había imaginado o es posible que se sienta insegura de si lo está sosteniendo correctamente o si él verdaderamente está agarrando el pecho. Posiblemente perciba la ayuda de los enfermeros como entrometidos o se sienta cohibida tratando de amamantar en una habitación llena de personas desconocidas. Todos estos sentimientos son normales para una nueva madre.

Como en cualquier asociación, usted y su recién nacido tendrán que aprender y ajustarse al estilo de uno y del otro. Como con cualquier destreza física, el dominio viene con la práctica. Por ahora es mejor relajarse, disfrutar su momento y esperar hasta que ambos hayan descansado antes de preocuparse sobre perfeccionar su técnica.

Si necesita esperar

Existen algunas situaciones en las que la lactancia materna inmediata no es posible o no es aconsejable. Si su bebé es prematuro, está enfermo, está en condición frágil o si usted se está recuperando de medicamentos que le administraron en una cesárea o cualquier tipo de sedación, posiblemente deba posponer la lactancia materna. Si este es el caso, aún hay mucho tiempo para conocer a su bebé. Tan pronto como sea posible después de un parto difícil, solicite ayuda al personal del hospital para que la lactancia materna suceda con facilidad.

Última actualización
11/21/2015
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos