Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cuando mamá se enferma: enfermedades e infecciones leves durante la lactancia materna

Es muy factible que en algún momento mientras amamanta a su bebé contraiga un resfriado, la gripe, una infección bacteriana u otra enfermedad de rutina. En esa situación, usted podría preguntarse si el bebé se contagiará de la enfermedad por medio de la lactancia materna.

Ya sea que usted amamante a su bebé o lo alimente con leche de fórmula, él ya ha estado expuesto a usted y a su enfermedad para el momento en el que se desarrollan sus síntomas. La lactancia materna proporciona protección adicional y tratamiento por medio de la leche. Es mejor seguir amamantando a su bebé para que los anticuerpos que su cuerpo ha producido pasen a través de la leche para proteger a su bebé. Si deja de amamantar cuando aparecen sus síntomas de resfriado o gripe, en realidad reducirá la protección de su bebé y aumentará la probabilidad de que se enferme o que sufra de una enfermedad más grave si se llega a enfermar. Incluso en el caso de enfermedades más graves, como cirugía de vesícula o una infección severa, usualmente puede continuar amamantando o a lo sumo interrumpir la lactancia materna solamente por un tiempo breve. Si no está segura si una enfermedad o infección específica afecta la lactancia materna, solicite asesoría a su pediatra.

Hongo bucal

Un tipo de infección que se puede presentar entre las madres que amamantan o los bebés que son amamantados es un hongo o infección por hongo. Las infecciones por hongos son especialmente comunes entre las mujeres que padecen de diabetes y algunas veces ocurren después de que la madre o el bebé han completado un tratamiento con antibióticos.

Las señales de hongo bucal en su bebé incluyen manchas blancas lechosas o un revestimiento dentro de la boca. Además de las manchas en la boca, el bebé podría presentar dermatitis del pañal, provocada también por el hongo. Si la infección está en los pezones de la madre, estos pueden verse rosados, brillantes, pegajosos, con costras o escamas y ella podría tener una sensación de ardor en los pezones o en los pechos durante o después de amamantar, incluso sin tener otros síntomas o señales de infección.

Para prevenir el hongo bucal, mantenga sus pezones limpios y secos. Cambie sus almohadillas de lactancia cuando se humedezcan y lave sus manos con frecuencia. Asegúrese de hervir o por lo menos lavar minuciosamente con agua jabonosa y tibia todo lo que tenga contacto con su bebé, incluso los aros de dentición, chupetes, pezones artificiales y juguetes.

Si descubre signos de hongo bucal en la boca de su bebé o sospecha que usted puede tener una infección por hongo en sus pechos, comuníquese con su médico o con el pediatra de su bebé. Siga siempre el curso de tratamiento prescrito y continúe el mismo hasta varios días después de que los síntomas han mejorado o la infección podría regresar. No confíe solamente en remedios caseros o de venta libre, ya que estos probablemente no eliminarán la infección.

Es importante tanto para usted como para su bebé que ambos reciban tratamiento al mismo tiempo, incluso si solo uno de los dos presenta síntomas. Esto ayuda a prevenir que la infección se propague de uno al otro. Su médico podría aconsejarle que tire toda la leche que se ha extraído y almacenado mientras tuvo el hongo bucal, ya que el hongo puede contaminar su leche materna y no se destruye al congelarla.

Mientras está recibiendo tratamiento, puede y debe seguir amamantando directamente. Aunque el hongo bucal se contagia fácilmente entre usted y su hijo (así como entre parejas sexuales, una posible causa de su infección), dejar de amamantar no curará la condición una vez se ha desarrollado.

Última actualización
5/8/2013
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest