Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Cuándo no debe destetar al niño

​En la mayoría de los casos, la decisión de destetar al niño se puede basar en las necesidades personales de la madre y del niño y en elementos prácticos relacionados con la familia. No obstante, lo ideal es postergar el destete en ciertas situaciones hasta que llegue el momento en el que mejoren las condiciones. La siguientes son algunas de estas condiciones:

  • Alergias a alimentos. Si usted o el padre de su hijo han tenido alergias a alimentos, hable con el pediatra de su hijo u otro profesional de la salud acerca de los beneficios de retrasar el destete por lo menos hasta después del primer cumpleaños del niño. Puede ser útil evitar la leche de vaca o los productos lácteos de leche de vaca.

  • Enfermedad. Si su hijo está resfriado, le están saliendo los dientes, ha sido hospitalizado recientemente o, por el motivo que sea, no está en óptima forma, postergue el inicio de proceso de destete hasta que se sienta mejor. También puede que quiera postergarlo si usted no se siente del todo bien. Lo ideal siempre es empezar los períodos de transición cuando tanto usted como el niño se encuentren en la mejor forma física y emocional.

  • Cambios en el hogar. Si está embarazada o tuvo un bebé hace poco, puede que no sea el mejor momento para destetar a su hijo mayor, salvo que así lo decida el niño. Por otra parte, sus necesidades y las del recién nacido son prioridad. Amamante siempre primero al recién nacido, pero trate de ser entender y complacer las necesidades de los otros. De igual modo, una mudanza, un cambio en la situación de la pareja, un cambio en el cuidado del niño, su reintegro al trabajo y otras situaciones que podrían ser estresantes no son los mejores momentos para iniciar otro gran cambio. Lo ideal es que empiece el destete cuando ni a usted ni a su hijo les resulte demasiado estresante.

Última actualización
11/30/2018
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos