Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

El destete del bebé

La decisión de interrumpir la lactancia es una elección personal, y muchas madres se sorprenden de que sus propios objetivos y deseos en este ámbito difieran notablemente de los de otras madres e incluso de los de sus hijos.

Es probable que ambos hayan disfrutado de la proximidad de la lactancia. De hecho, quizás desee continuar dándole el pecho hasta los 2-3 años. Pero el temperamento activo del niño puede aumentar su impaciencia e impedir que continúe dándole el pecho. Por otro lado, es posible que su hijo desee seguir tomando el pecho después de su primer año, especialmente antes de dormir y cuando necesite consuelo.

Sin embargo, es posible que usted sienta la necesidad de iniciar nuevas actividades. Cuando decida que ha llegado el momento por cualquier motivo (o, como ocurre a veces, de pronto se da cuenta de que las tomas han disminuido casi espontáneamente), considere este cambio como otro paso positivo en su vida juntos y una oportunidad para ver maneras nuevas y fascinantes del crecimiento de su hijo.

¿Es este el momento adecuado para el destete?

Puede ser un ejercicio especialmente difícil para los padres en este país planear con antelación cuándo dejar de amamantar o decidir cuál es la mejor edad para el destete. Pocas o ninguna convención cultural pueden decirnos exactamente cuándo es el momento del destete definitivo; sin embargo, los familiares y amigos preocupados generalmente parecen tener firmes opiniones sobre qué es lo mejor para el niño y la madre.

La American Academy of Pediatrics recomienda la leche materna como única fuente de alimentación para su bebé durante aproximadamente 6 meses. Cuando agregue alimentos sólidos a la dieta de su bebé, siga amamantándolo por lo menos hasta los 12 meses. Puede seguir amamantándolo después de los 12 meses si usted y su bebé lo desean. Sin embargo, las madres en los Estados Unidos suelen destetar mucho antes que en la mayoría de los demás países.

La forma más sencilla y más natural de destetar es cuando su hijo inicia el proceso. El destete comienza naturalmente a los seis meses, cuando se introducen los alimentos sólidos enriquecidos con hierro. Incluso después de la incorporación de alimentos complementarios, los bebés toman volúmenes similares de leche materna. Otros líquidos, sin embargo, limitarán el deseo de su bebé de tomar la misma cantidad de leche materna y pueden acelerar el proceso de destete.

Algunos bebés empiezan a dejar gradualmente la lactancia y a inclinarse hacia otras formas de nutrición y consuelo aproximadamente al año de edad, cuando han empezado a disfrutar de una amplia variedad de alimentos sólidos y han aprendido a beber de una taza. Otros se destetan solos durante los primeros años de vida a medida que se vuelven más activos físicamente y están menos dispuestos a sentarse quietos para tomar el pecho. En este momento, la disminución gradual de la cantidad de sesiones de amamantamiento, mediante la eliminación de una toma cada dos o tres días, puede garantizar que el proceso del destete se desarrollará sin problemas, ya que su hijo estará tan ocupado con nuevas experiencias que olvidará que es la hora de tomar el pecho.

Sin embargo, puede optar por iniciar el destete antes por motivos personales. Estos pueden ser la necesidad de estar lejos de casa durante períodos más largos, un nuevo embarazo, restricciones laborales o incluso un deseo creciente de dejar de amamantar. (Sin embargo, es importante recordar que puede seguir amamantando, incluso si ha quedado embarazada o vuelve a trabajar, quizás dándole de mamar con menor frecuencia e incorporando el uso de fórmula infantil).

Si es usted quien inicia el proceso del destete, no será tan fácil como si su hijo toma iniciativa, pero con cuidado y sensibilidad ciertamente puede lograrse. Mientras tanto, es importante centrarse en las necesidades de su hijo y en las suyas propias.

Sea selectiva al seguir los consejos y las opiniones inevitables de otras personas que estén fuera de la relación madre e hijo, no compare su situación con la de ningún otro familiar e incluso reconsidere cualquier fecha límite anticipada que se haya impuesto cuando estaba embarazada o su hijo era un bebé recién nacido. Tenga en cuenta que al amamantar a su bebé le ha brindado el mejor comienzo, más allá de cuándo decida dejar de hacerlo. Un poco de leche materna es mejor que nada. Solamente usted puede decidir qué es lo mejor para usted y su bebé.

Última actualización
5/31/2016
Fuente
Adapted from New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest