Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Cuando un bebé necesita oxígeno en casa

​Por: Folasade I Kehinde, MD, MPH, FAAP

Las enfermedades respiratorias crónicas pueden hacer que los niveles de oxígeno en la sangre sean demasiado bajos. Cuando esto ocurre, se le llama hipoxemia. Los niños con hipoxemia podrían necesitar oxigenoterapia en casa después de ser dados de alta del hospital. Esto ayuda a mantener la normalidad de los niveles de oxígeno en sangre para que puedan estar sanos.

Qué es la hipoxemia​

Tal como una fiebre, la hipoxemia es un síntoma de una enfermedad subyacente y no una enfermedad en sí misma. Puede ser causada por una variedad de afecciones y enfermedades, no solo por problemas respiratorios.

Algunas de las enfermedades respiratorias crónicas que pueden causar hipoxemia incluyen:

De no tratarse, la hipoxemia puede generar problemas tales como:

  • Alimentación deficiente

  • Crecimiento deficiente

  • Sueño deficiente

  • Desarrollo cerebral deficiente

  • Caída peligrosa de la frecuencia cardíaca (bradicardia)

  • Períodos breves sin respirar (apnea)

Uso de oxígeno en casa

Los bebés médicamente estables y cuyos padres recibieron capacitación pueden volver a casa con oxígeno para prevenir la hipoxemia. Estar en casa beneficia tanto la salud emocional de su hijo como la de su familia. Cuidar a su bebé en casa, además, reduce los costos de atención médica.

Para usarlo en casa, la mayoría de los bebés reciben oxígeno a través de una cánula nasal, un tubito que se calza en las fosa nasales del bebé y se sujeta alrededor de la cabeza. En una cantidad reducida de bebés, el oxígeno se administra a través de un tubo en el cuello llamado traqueotomía, una máquina de presión positiva continua de las vías respiratorias o un respirador.

El médico indicará cuánto oxígeno necesita su bebé. Esto se suele escribir como una proporción específica de caudal (por ejemplo ¼ litro de oxígeno por minuto) cuando se usa una cánula nasal. Para un respirador o una máquina de presión positiva continua, el médico indicará la configuración necesaria para la máquina.

Sistemas de administración de oxígeno en casa

Hay tres tipos principales de sistemas de administración de oxígeno que se usan en casa, e incluyen:

Gas comprimido. Este es el tipo más común. Antes de que su bebé sea dado de alta del hospital, recibirá en su casa pequeños tanques de oxígeno precargados. La cantidad de tanques que reciba dependerá de la cantidad de oxígeno que necesite su bebé. También es posible que reciba un tanque de oxígeno grande que no es portátil. Un representante de la empresa de equipos médicos duraderos le mostrará cómo leer los medidores para saber cuándo es necesario rellenar los tanques.

Concentrador de oxígeno. Este dispositivo separa el oxígeno del aire y lo administra a su bebé. Por lo general lo envían a su casa y funciona con electricidad. Alguien de la empresa de equipo médico le mostrará cómo usarlo. También se necesita un tanque de oxígeno portátil de respaldo para cuando su bebé no está cerca de un tomacorriente o por si hubiera un corte de energía.

Oxígeno líquido. Es oxígeno que se enfrió hasta quedar en estado líquido y que se almacena en tanques. El líquido se convierte en gas cuando su bebé lo respira. Uno de los motivos por los que este sistema no se usa con tanta frecuencia es porque el oxígeno líquido es caro y las empresas aseguradoras no cubren el costo. Un tanque de oxígeno líquido ocupa mucho menos espacio que un tanque grande de oxígeno comprimido, pero una gran desventaja del oxígeno líquido es que, si no se está usando, se evapora.

Otros equipos

Dependiendo del motivo por el cual su bebé necesita oxigenoterapia, puede que deba usar un monitor de apnea o un pulsioxímetro.

Un monitor de apnea es un dispositivo que usa cables con derivaciones en el pecho, o mejor alrededor del pecho, para controlar la frecuencia respiratoria y la frecuencia cardíaca del bebé. La máquina le avisa cuando la frecuencia respiratoria del bebé es lenta o cuando cae la frecuencia cardíaca, lo que podría ser una señal de dificultad respiratoria. Un pulsioxímetro es una máquina que usa un pequeño brazalete que se coloca en la muñeca o el tobillo del bebé para medir los niveles de oxígeno en sangre.

Le darán instrucciones sobre cómo usar estas máquinas antes de dar de alta al bebé. Además, su médico le explicará qué lecturas requieren que llame a un profesional médico. Tenga en cuenta que la alarma no siempre indica dificultades, por lo que es importante que observe la respiración, el color y la actividad del bebé.

Medidas de seguridad al usar oxígeno en casa

Siempre que un bebé vuelve a casa con indicaciones de usar oxígeno, se deben cumplir determinadas medidas de seguridad:

  • La habitación de su bebé debe estar bien ventilada. Puede mantener la puerta abierta para asegurarse de que el aire en la habitación circule bien y no quede viciado.

  • No se puede fumar en la casa de un bebé que recibe oxígeno. Puede colgar un cartel en la puerta para que la gente sepa que no puede fumar dentro de la casa. Pida un cartel a su proveedor de equipo médico o en el consultorio del pediatra.

  • El oxígeno es un gas inflamable; por lo tanto, cuando su bebé recibe oxígeno, debe mantenerlo por lo menos a seis pies (1.8 m) de distancia de llamas abiertas, calentadores, chimeneas, radiadores o artefactos a gas con luces piloto. Además, asegúrese de almacenar todos los tanques de oxígeno por lo menos a seis pies (1.8 m) de distancia de toda fuente de calor o fuego.

  • No use alcohol rectificado (para fricciones), vaselina ni latas de aerosoles cerca de un bebé que recibe oxígeno. También evite usar desinfectante para manos en los alrededores.

  • Asegúrese de que los detectores de humo de su casa funcionen y repase periódicamente junto a su familia su plan de escape del hogar en caso de incendio.

Qué más esperar

Aprenda antes de salir del hospital. En los días previos al alta hospitalaria de su bebé debe familiarizarse con el equipo que usará en casa y con el modo en que deberá cuidar a su bebé. La mejor manera de aprender todo esto es pasar el mayor tiempo posible cuidando a su bebé, junto a su cuna, mientras esté en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Esto le permitirá aprender del equipo de atención médica y practicar mientras tiene a mano a los expertos para hacer preguntas. Algunas NICU tienen una habitación donde los padres pueden quedarse con el bebé la noche antes de volver a casa para ayudarlos con la transición.

Visitas de enfermería a domicilio. Los bebés que se van a casa con oxígeno indicado probablemente reciban visitas de enfermería a domicilio que el médico coordinará a través del seguro. La enfermera revisará a su bebé y se asegurará de que esté usando correctamente todo el equipo. Además, con gusto responderá todas las preguntas que usted pudiera tener sobre el cuidado del bebé. La mayoría de los bebés van dejando el oxígeno poco a poco según las recomendaciones del médico del niño y de un especialista en pulmones llamado neumólogo.

Alerta a servicios esenciales. Asegúrese de que su equipo de atención médica le entregue cartas para presentar ante la compañía telefónica, la compañía de electricidad y los servicios locales de emergencia médica (SEM) para alertarlos respecto a que tiene un niño con necesidades especiales en su casa. Tenga los números de teléfono de su médico y de los SME o del servicio de ambulancias en un lugar práctico y de fácil acceso, en su casa, por si hubiera alguna emergencia con riesgo de vida.

Recuerde

Si bien todo podría parecer abrumador al principio, se convertirá en profesional antes de darse cuenta. Si tiene alguna pregunta, comuníquese con el médico de su hijo o con el proveedor de equipos de oxígeno.

Información adicional:

Sobre la Dra. Kehinde:

Folasade Kehinde MD, MPH, FAAP cuenta con certificaciones de la junta en Pediatría General y Medicina Neonatal y Perinatal. Es profesora adjunta de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad Drexel. Integra el Departamento de Medicina Neonatal y Perinatal (SONMP) y es colaboradora del NICU Journal: A Parent's Journey ©The American Academy of Pediatrics (en inglés).​



Última actualización
8/26/2020
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Neonatal-Perinatal Medicine (Copyright © 2020 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos