Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Sitios adecuados para el descanso

Primero, debemos darnos el tiempo suficiente para revisar los sitios disponibles para acostar al bebé, comenzando, como es de esperar, con la cuna y siguiendo con el moisés, mecedoras, cunas al lado de la cama y corrales hasta asientos de seguridad y vestidores. Luego, nos parece que la mayoría de los padres con quienes hablamos manejan bastante bien eso de ser nuevos padres, ya sea porque el tema no les preocupa mucho o porque ya decidieron una (o varias) opciones. Dado que hay muchos libros de información acerca de productos de bebé como Baby Bargains (Ofertas para bebés) y El reporte a los consumidores: Best Baby Products (Los mejores productos para el bebé), decidimos no ahondar mucho en el asunto. En lugar de esto, vamos a enumerar lo que consideramos como opciones prácticas y útiles recomendaciones de seguridad para que usted tome en cuenta en el momento de acostar a su bebé.

Consideraciones relacionadas con la seguridad de la cuna

Ya sea que decida armar la una cuna tan pronto le hayan confirmado el embarazo o meses después de la tan esperada llegada de su bebé, existen algunas normas de seguridad generales que debe seguir para asegurar la seguridad de su bebé. Algunas parecen no ser muy importantes durante los primeros meses de su bebé, pero dado que las cunas tienden a ser artículos de precios elevados y en la que se invierte por varios años y que se pondrá a prueba cuando su bebé aprende a darse la vuelta, sentarse y a montarse en (salirse) ella, es importante tener en cuenta las medidas de seguridad para el presente y el futuro.

  • Barandas de la cuna. Las barandas de la cuna no deben estar separadas a más de 2-3/8 pulgadas (6 cm) de distancia. Todas las cunas deben cumplir con esta norma, es posible que las cunas antiguas no cumplan este requisito.
  • Postes y cortes. No obtenga cunas con postes de más de 1/16 pulgada (16 cm) de alto o con cortes (diseños labrados) en la cabecera (o en cualquier otra parte) donde pueda quedar atrapada alguna parte del cuerpo de un bebé o niño pequeño. 
  • Juguetes de la cuna. Pueden parecer inofensivos, que entretienen, lindos y adorables, pero se considera prudente no tener animales de peluche (y la mayoría de los juguetes) en la cuna, pues pueden representar un pequeño, pero no obstante un verdadero riesgo para la seguridad. Las excepciones son el tipo de juguetes que se sujetan con una correa de manera segura al lado de la cuna. A algunos bebés les gustan los espejos o juguetes con partes con las que pueden jugar (como juguetes giratorios, sonajeros y música), pero su recién nacido no tendrá mucho interés en ellos por lo menos por varias semanas.
  • Móviles. Los móviles son juguetes colgantes especiales diseñados para entretener a su bebé y pueden ser colgados en la cuna, el techo o la pared. Algunos incluso tienen luces o música. Son divertidos pero opcionales. Si decide usar móviles, asegúrese de que no cuelguen tan bajo que su bebé pueda enredarse con ellos, especialmente cuando comience a dar vueltas. De hecho, una vez que su bebé sea capaz de sentarse, es hora de quitar el móvil.
  • Ubicación de la cuna. A menos que no le importe tener que redecorar o reacomodar cuando su bebé comience a caminar por ahí, le sugerimos colocar la cuna lejos de cualquier ventana y no más cerca de un brazo de distancia de cualquier tocador o superficies de mesas. Se sabe que no pasará mucho tiempo antes de que todo lo que esté al alcance sea un juego atractivo, también le recomendamos limitar las decoraciones para la pared en lugar de pintura o papel tapiz. Los marcos para fotos y espejos sobre las cunas con frecuencia causan accidentes. Le advertimos también que incluso los bordes de papel tapiz, que aunque son seguros, no siempre se salvan de deditos curiosos.
  • Colchones firmes a la medida/sábanas ajustadas. Aunque parezca que tienen medias estándares, las cunas y los colchones vienen en varios tamaños, así que asegúrese de verificar las medidas y leer las etiquetas para confirmar que tenga un colchón que se ajuste bien a la cuna elegida. Cualquier espacio adicional entre el colchón y el marco de la cuna  puede atorar el brazo, la pierna o cabeza del bebé. También asegúrese de que las sábanas queden bien estiradas (tirantes) para que no se deslicen o se caigan y causen un problema grave.
  • Barandas resistentes a las mordeduras. Algunas barandas están cubiertas con un plástico especial para evitar que un bebé con dentadura mordisquee la pintura o madera.
  • Ajustar la altura del colchón. A muchas cunas se les puede ajustar la altura para colocar el colchón para poder bajarlo cuando el bebé crece para que no se pueda salir de la cuna. Posiblemente deba dejarlo en la altura más alta mientras su bebé es un recién nacido y no se mueve mucho. Usted viene y sale con frecuencia y de esta forma se le facilita sacarlo de la cuna sin lastimarse la espalda. Recuerde que una vez que se bebé se pueda sentar o parar, debe bajar el colchón al nivel más bajo.

Inquietudes que surgen acerca de las cunas que permiten bajar las barandas.

En los últimos años, las barandas de las cunas han sido en su mayoría ajustables, lo que significa que se pueden subir y bajar uno o ambos lados de las barandas. Aunque esta característica son atractivas para los padres por el factor de conveniencia, son motivo para tener mucha cautela. Esto, debido a la cantidad de lesiones que causaron las cunas con barandas ajustables que dio a lugar el retiro del mercado más grande hasta el momento (¡2,1 millones de cunas!) en 2009. Como resultado, la organización que establece de manera voluntaria las normas de seguridad para la industria requirió que en adelante, todas las cunas de tamaño natural se fabriquen con 4 lados fijos. En otras palabras, las cunas con barandas ajustables serán pronto cosa del pasado. El mensaje para que los padres recuerden: Siempre asegúrese de verificar la información de seguridad más actualizada en la página web de la Comisión de seguridad de productos del consumidor (Consumer Product Safety Commission) antes de bajar la guardia.

Ropa de cama, protectores y frazadas para el bebé

Si la emoción que siente de tener un nuevo bebé se mezcla con la compra de juegos completos para cama elegante con protectores y frazadas acolchadas, no queremos interferir. Después de todo, tampoco nosotras pudimos resistir la urgencia de gastar más de la cuenta, por lo menos la primera vez. Para aquellos interesados en tomar un enfoque más minimalista, ahora es el tiempo de señalar que por lindo que sea entrar a la habitación del bebé y ver que la cuna y la lámpara combinan con el borde del papel tapiz, que también combina con la frazada, que a su vez combina con el recipiente de pañales... en fin, la verdad que es que todo esto no es necesario.

Por seguridad, mantenga los objetos blandos o ropa de cama suelta fuera de la cuna. Esto incluye almohadas, frazadas y protectores acolchados para cuna. Los protectores no deben utilizarse en las cunas. No existe evidencia de que los protectores eviten lesiones y existe el potencial de asfixia, estrangulamiento y de quedar atrapado en ellos. Las frazadas o pijamas que utiliza para envolver a su bebé son suficiente para calentarlo.


Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP y Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
8/16/2016
Fuente
Adapted from Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest