Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo seleccionar muebles y equipos para el bebé

Si entra en cualquier tienda para bebés, probablemente se sentirá abrumado por la selección de equipos disponibles. Algunos artículos son esenciales, pero muchos otros, aunque sean tentadores, no son necesarios. De hecho, algunos ni siquiera son útiles.

Para ayudarlo a revisar las opciones, aquí le brindamos una lista de las necesidades básicas que debe tener a mano cuando llegue su bebé:

  • Una cuna que reúna todas las especificaciones de seguridad. Las cunas nuevas que se venden hoy en día deben cumplir estos estándares, pero si usted está buscando una cuna usada, revísela con atención para asegurarse de que reúna los mismos estándares y que no haya sido retirada del mercado. A menos que tenga dinero de más, no se moleste en comprar un moisés. Al cabo de solo unas pocas semanas, su bebé ya no cabrá.
  • Ropa de cama para la cuna, incluidos un refuerzo de franela, un cobertor a prueba de agua para el colchón (que es más fresco y más cómodo para su bebé en comparación con los cobertores de plástico o caucho) y sábanas ajustadas. Nunca use almohadones infantiles que tengan coberturas de tela suave y estén rellenos con bolitas o perlas de espuma plástica. Quite todas las almohadas, frazadas, edredones, piel de cordero y otros productos suaves similares a una almohada. Recuerde que la posición más segura para que duerma el bebé es boca arriba.
  • Un cambiador que cumpla con todas las especificaciones de seguridad. Debe ser colocado sobre una alfombra o un tapete y contra una pared, no una ventana, para que no haya peligro de que su bebé se caiga por la ventana. Coloque estantes o mesas para guardar los pañales, las toallitas y otros equipos para cambiar al bebé a la mano (pero lejos del alcance del bebé), para no tener que alejarse de la mesa, ni por un segundo, para alcanzar algun objeto.
  • Un cubo o balde para pañales. Mantenga el cubo o balde bien cerrado. Si usted va a lavar sus propios pañales, necesitará un segundo cubo para separar los pañales húmedos de los “sucios”. 
  • Una bañerita de plástico amplia para bañar al bebé. Como alternativa a la bañerita, puede usar el fregadero para bañar al recién nacido, siempre que los grifos estén fuera del alcance y que el lavaplatos esté apagado. (El agua del lavaplatos podría volcarse en el fregradero, y esto podría provocar quemaduras). Después del primer mes, es más seguro si lo baña en una bañera diferente, porque el bebé podrá alcanzar el grifo del lavamanos o fregadero y abrirlo. Siempre asegúrese de que el área del baño esté muy limpia antes de bañar al bebé. Además, asegúrese de que la temperatura más caliente del grifo no supere los 120 grados Fahrenheit (48,9 grados Celsius) para evitar quemaduras. En la mayoría de los casos, usted puede ajustar su calentador de agua.

Todo lo que esté en el cuarto del bebé debe estar limpio

Todo en el cuarto del bebé deben mantenerse limpio y sin polvo. Todas las superficies, incluidas las ventanas y revestimientos de los pisos, deben ser lavables, al igual que todos los juguetes que quedan afuera. Si bien los animales de peluche se ven lindos alrededor de los bebés recién nacidos (parecen ser el regalo preferido en las celebraciones para las nueva mamás o baby showers), tienden a juntar polvo y pueden contribuir a la congestión nasal. Dado que su bebé no jugará con ellos de manera activa hasta dentro de muchos meses, puede considerar la posibilidad de guardarlos hasta que esté listo para jugar con ellos.

Humidificadores de vapor frío

Si el aire del cuarto del bebé es demasiado seco, es posible que su pediatra le recomiende usar un humidificador de vapor frío. Este también puede ayudar a mejorar la congestión nasal de su hijo cuando esté resfriado. Si usa un humidificador, límpielo con frecuencia como se indique en las instrucciones del envase y vacíelo cuando no esté en uso. De lo contrario, pueden crecer bacterias y hongos en el agua estancada. No se recomiendan los vaporizadores de vapor de agua debido al peligro de quemaduras.

Móviles para bebé

Un objeto que su bebé seguramente disfrutará es un móvil. Busque uno que tenga colores brillantes (el primer color que verá el bebé es el rojo) y diferentes formas. Algunos también tienen música. Cuando compre un móvil, mírelo desde abajo para saber como se verá desde el punto de vista del bebé. Evite comprar modelos que se vean bien de costado o de arriba: estos fueron diseñados para que los disfrute usted en lugar del bebé. Asegúrese de quitar el móvil cuando el bebé tenga cinco meses o tan pronto como el bebé pueda sentarse, ya que para entonces podrá alcanzarlo y lastimarse.

Otros equipos útiles

Otras adiciones útiles para el cuarto del bebé pueden incluir una mecedora o una silla vaivén, una caja de música o un juguete musical y un reproductor de cintas, CD o MP3. El movimiento de la silla aumentará el efecto tranquilizante que siente su bebé cuando lo carga. La música tranquila reconfortará al bebé cuando no esté cerca de él y lo ayudará a dormir.

Luz

Cuando llegue el bebé, le recomendamos que las luces del cuarto del bebé sean tenues y que deje una luz de noche encendida después de que oscurezca. La luz de noche le permitirá controlar cómo está el bebé de manera más fácil y, a medida que crezca, lo tranquilizará cuando se despierte por la noche. Asegúrese de que todas las luces (bombillos) y los cables se encuentren fuera del alcance del bebé.

 

Última actualización
3/17/2017
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5, 6th Edition (Copyright © 2015 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest