Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

La depresión durante y después del embarazo: Usted no está sola

Para muchas madres, la experiencia del embarazo y el parto con frecuencia viene seguida de tristeza, miedos, ansiedad y dificultad para tomar decisiones. A muchas mujeres se les dificulta tener la energía para cuidar de sí mismas, de sus bebés y de sus familias. Algunas sienten deseo de hacerse daño o hacerle daño a sus hijos. Si esto le recuerda a alguien que conoce, hay dos cosas que debe saber:

No está sola

La ayuda está cerca 

Este artículo le explicará primer las posibles causas de sus emociones —y lo que es más importante cómo encontrar la ayuda que necesita.

Las hormonas como desencadenantes

Existen muchas razones por las cuales usted puede deprimirse. Como mujer, su cuerpo sufre muchos cambios hormonales durante y después del embarazo. Cuando una mujer está embarazada, su cuerpo produce las hormonas femeninas estrógeno y progesterona en cantidades mucho mayores. Pero durante las primeras 24 horas después del parto, estos niveles de hormonas disminuyen rápidamente a niveles que ya no son de embarazo. Los investigadores consideran que estos repentinos cambios hormonales pueden ocasionar la depresión de manera similar que las hormonas menstruales pueden desencadenar estos síntomas.

En algunas mujeres, otra causa posible de estos síntomas después del embarazo es una disminución en las hormonas de la tiroides, las cuales son producidas por la glándula tiroides (ubicada en el cuello). Estas hormonas ayudan a regular la manera en que el cuerpo usa la energía. Los bajos niveles de la tiroides pueden ocasionar sentimientos de depresión o irritación, problemas para dormir y para concentrarse y aumento de peso.

Si combina estos cambios en su cuerpo con los cambios dramáticos en su vida, las sensaciones normales de sentirse abrumada con las nuevas responsabilidades, la presión de ser una madre “maravillosa” y el sentimiento de pérdida en relación con la vida que tenía antes, tendrá una receta para la tristeza posparto.

Algunas mujeres corren más riego de sufrir depresión durante y después del embarazo:

  • Un historial individual de depresión o de otras enfermedades mentales
  • Un historial familiar de depresión o de otras enfermedades mentales
  • Falta de apoyo de familiares o amigos
  • Ansiedad o sentimientos negativos sobre el embarazo
  • Problemas con un embarazo o parto previo
  • Problemas matrimoniales o financieros
  • Eventos estresantes
  • Edad joven
  • Abuso de sustancias
  • Las mujeres que se deprimen durante el embarazo tienen más probabilidad de sufrir de depresión después del parto

Tipos de depresión durante y después del embarazo

La depresión durante y después del embarazo por lo general se divide en tres categorías: (1) la tristeza posparto, (2) depresión posparto y (3) psicosis posparto. Estos trastornos ocurren de forma incremental. La tristeza posparto es la forma más leve y la psicosis posparto la más grave. Para todos los casos existe ayuda.

Tristeza posparto

Muchas mujeres sufren de tristeza posparto después de dar a luz. Para la mayoría de las mujeres, la tristeza posparto es algo temporal por lo general desaparece en unos día o en la semana después del parto.

Si sufre de tristeza postparto puede:

  • Sufrir de cambios de estado de ánimo
  • Sentirse triste, ansiosa o abrumada
  • Tener episodios de llanto
  • Perder el apetito
  • Tener problemas para dormir

Los síntomas por lo general no son severos y existen formas relativamente fáciles de controlarlos:

  • Duerma lo suficiente. Tome siestas cuando su bebé duerme.
  • Libérese de la presión que se pone a sí misma. No tiene que hacerlo todo usted misma, ¿quién puede hacerlo? Haga lo que pueda y deje el resto para más tarde o para que otros lo hagan.
  • Evite pasar demasiado tiempo sola
  • Pídale ayuda y apoyo a su pareja a sus familiares y amigos
  • Únase a un grupo de apoyo para madres nuevas
  • Haga suficiente ejercicio

Depresión posparto

Los síntomas de la depresión posparto duran más tiempo y son más severos. La depresión posparto puede ocurrir en 1 de cada 8 mujeres y puede empezar en cualquier momento durante el año después del parto. Las madres primerizas que se sientan abrumadas, frustradas, ansiosas, con ganas de llorar constantes o deprimidas, no deben sufrir en silencio o sentirse avergonzadas. En lugar de esto, deben hablar con su médicos tan pronto como sea posible y pedir ayuda, y en algunos casos, recibir tratamiento si lo necesitan.

Los síntomas de la depresión posparto varían entre leves y graves. Pueden constar de los mismos síntomas de la tristeza posparto, pero también incluir:

  • Dormir demasiado
  • Problemas para concentrarse o recordar cosas
  • Dificultades para tomar decisiones
  • Pérdida de interés para cuidar de sí misma (por ejemplo, para vestirse, bañarse, arreglarse el cabello)
  • No tener ganas de realizar las labores diarias
  • Mostrar demasiado o muy poca preocupación por el bebé
  • Pérdida de interés o de placer por hacer cosas que solía disfrutar (tales como las relaciones sexuales)

Para las madres que sufren de depresión posparto existen tratamiento eficaces. Por lo general, el tratamiento consta de una combinación de medicamentos antidepresivos y terapia de conversación. Los antidepresivos pueden ocasionar riesgos de salud para los bebés lactantes o las mujeres embarazadas así que es importante discutir detalladamente esto con el médico antes de tomar antidepresivos.

Las mismas recomendaciones para aliviar las tristeza posparto pueden ayudar para la depresión posparto. Cualquiera que sean las medidas que usted y su médicos deciden son las mejores para su caso, lo importante es que se adhiera al plan de tratamiento para la depresión.

Psicosis posparto

Un cantidad muy pequeña de mujeres (1 o 2 de cada 1.000 mujeres) puede sufrir de una forma rara y severa de la depresión posparto conocida como psicosis posparto. Las mujeres que son diagnosticadas con trastornos bipolares o con trastorno esquizoafectivo corren mayor riesgo de sufrir de psicosis posparto.

Los síntomas de la psicosis posparto por lo general empiezan durante las primeras 6 semanas después del parto y pueden constar de:

  • Extrema confusión
  • Sentimiento de desesperanza
  • Imposibilidad para dormir (incluso cuando está agotada)
  • Rehusarse a comer
  • Desconfiar de otras personas
  • Ver cosas o oír voces que no existen
  • Pensamientos de hacerse daño a hacerle daño al bebé o a otras personas

La psicosis posparto es temporal y se puede tratar con ayuda profesional, pero es una situación de emergencia que requiere atención inmediata.

Hable con un profesional de la salud

Las evaluaciones para detectar la depresión durante y después del embarazo deben ser parte rutinaria de su atención médica. Los profesionales de la salud —tales como su su médico, el médico de su bebé, un profesional de enfermería o cualquier otro proveedor de salud están familiarizados con los tipos de depresión que las madres embarazadas y primerizas enfrentan. Conocen formas para ayudarla y pueden explicarle las opciones que tiene. Están dispuestos a escucharla y pueden encaminarla a su recuperación.

Recuerde...

Cualquier mujer puede sufrir de depresión durante el embarazo o después del parto. Esto no quiere decir que sea una mala madres o que esté "fuera de sí". Usted y su bebé no tienen que sufrir. Existe ayuda disponible.

Todos los niños se merecen la oportunidad de tener una madre sana. Y todas las madres se merecen la oportunidad de disfrutar su vida y la de sus hijos. Si usted se siente deprimida durante el embarazo o después de dar a luz, no sufra sola. Por favor dígaselo a un ser querido y llame a su médico tan pronto como sea posible.

Información adicional:

 

Última actualización
5/3/2016
Fuente
Adapted from Healthy Children Magazine, Winter 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest