Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Cuál es nuestra posición con respecto a la administración de la vitamina K

​¿Qué es la vitamina K?

La vitamina K es un nutriente vital que nuestro cuerpo necesita para que la sangre se coagule y detener el sangrado. Obtenemos la vitamina K de los alimentos que comemos. Alguna vitamina K también es producida por las bacterias buenas que viven en nuestros intestinos.

¿Por qué es importante la vitamina K?

Al recién nacido generalmente se le administra la vitamina K después de nacimiento para prevenir una enfermedad que puede ser mortal llamada la enfermedad hemorrágica del recién nacido. La deficiencia de vitamina K es una de las causas más comunes del sangrado en los bebés sanos. La deficiencia de vitamina K es un riesgo inherente al parto de los recién nacidos debido a los bajos almacenamientos y la habilidad para utilizar la vitamina K. Se estima que el riesgo del inicio tardío (presente entre los 2 a 6 meses de edad) de hemorragia por deficiencia de la vitamina K es 81 veces mayor en los bebés que no recibieron profilaxis de vitamina K durante el nacimiento.

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda:

  • La vitamina K se le debe dar a todos los recién nacidos en una sola dosis intramuscular de 0,5 a 1 mg.

  • Se deben realizar investigaciones adicionales sobre la eficacia, seguridad y biodisponibilidad de la vitamina K por vía oral para prevenir el sangrado tardío por deficiencia de la vitamina K.

  • Los profesionales de salud deben promover la concientización entre las familias sobre los riesgos de la hemorragia por deficiencia de vitamina K asociada con la profilaxis inadecuada de la vitamina K de los regímenes vigentes de dosificación oral, particularmente para los recién nacidos que son amamantados.

Información adicional:

 

Última actualización
11/21/2019
Fuente
Adapted from Pediatric Nutrition, 7th Edition (Copyright © 2014 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos