Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cuando los niños con maduración temprana y con maduración tardía se encuentran en un deporte: consejos para padres y entrenadores

Por: Suanne Kowal-Connelly, MD, FAAP.

Millones de niños y niñas en la escuela secundaria forman parte de equipos de deportes en canchas, piscinas, campos y gimnasios. Otros millones más practican deportes de manera recreativa o competitiva fuera de la escuela. Sin embargo, quizá los atletas adolescentes con maduración temprana o tardía tengan ciertas preocupaciones sobre su seguridad, al igual que suelen tenerlas sus padres.

El problema:

Tal como se menciona en el artículo Los efectos de la pubertad en el desempeño deportivo,  atravesar la etapa de la pubertad puede afectar significativamente el desempeño atlético tanto de manera positiva como negativa. Además, las ligas deportivas organizadas tienden a agrupar a los niños por edad en vez de según su desarrollo. Al igual que resulta poco realista esperar que todos los niños de la misma edad alcancen el mismo nivel académico, es poco realista esperar que los niños de la misma edad tengan el mismo desarrollo físico, las mismas destrezas motoras y la misma habilidad física. La etapa de crecimiento de algunos niños es lenta, ¡mientras que otros crecen tan rápido que deberían recibir una multa por exceso de velocidad!

Tal vez los niños con maduración tardía (especialmente los varones) experimenten esta diferencia al ponerse al lado de niños con maduración temprana en los campos de juego. Por ejemplo, dos niños que tienen 14 años: ¡uno parece de 9 y el otro de 19! Por más interesante y divertido que esto parezca, puede generar riesgos importantes para la salud y la seguridad en el campo deportivo. ¡Sería igual que si pusiéramos a Campanita al lado de Godzilla!

Cómo reducir el riesgo de lesiones en los niños con maduración tardía:

Aproximadamente el 25 % del crecimiento en estatura de los seres humanos ocurre durante la pubertad. Durante esta época, se debe tener en cuenta seriamente la seguridad deportiva ya que los niños son más vulnerables a sufrir lesiones durante la etapa de crecimiento acelerado adolescente. A medida que los jugadores se vuelven mayores, más fuertes y más rápidos, las tasas de lesiones aumentan.

Existen medidas que los padres, los entrenadores y los atletas pueden tomar para mejorar la seguridad del jugador:

  • Asegurarse de que el equipo de seguridad le quede bien: protectores (para el cuello, hombros, codos, pecho, rodillas, canillas/espinilla), cascos, protectores bucales, máscaras faciales o gafas, copas protectoras y calzado.

  • Los entrenadores y los funcionarios deben implementar reglas estrictas contra el deslizamiento de cabeza primero en el béisbol y el softbol para evitar lesiones en la cabeza y la columna vertebral.

  • En el fútbol americano, se debe tener una política de tolerancia cero arremeter contra otros jugadores usando la cabeza y otras formas ilegales de derribar a los jugadores. Estas pueden provocar lesiones graves en la cabeza y el cuello, y constituyen la principal causa de lesiones graves en el fútbol americano.

  • Extender los programas de hockey sobre hielo sin checking (golpes al cuerpo/empujones) a los varones de 15 años o más y restringir este tipo de contacto al cuerpo a los niveles competitivos más altos, que no deben comenzar antes de los 15 años de edad. Se les recomienda a los entrenadores seguir reglas de tolerancia cero a cualquier contacto con la cabeza, ya sea intencional o no. También se deben reforzar las reglas que prohíben el contacto corporal desde atrás, hacia los muros o cerca de ellos.

  • Buscar entrenadores que estén informados acerca de los matices de la pubertad y el crecimiento acelerado. Se ha determinado que la falta de una educación en entrenamiento adecuada también es un motivo crucial por el cual ocurren muchas lesiones deportivas.

Nota: algunos niños con maduración temprana son bastante altos para su edad o más pesados de lo normal. Estas características probablemente los vuelvan más atractivos para los entrenadores de deportes en los que la estatura o la corpulencia constituyen una ventaja. No obstante, es importante recordar que estos niños todavía tienen huesos inmaduros que son susceptibles a las lesiones.

Un comentario sobre los equipos deportivos del mismo sexo en comparación con los equipos mixtos:

Recuerde que la edad promedio en la que comienza la pubertad es muy diferente para las niñas que para los varones. Alrededor de los 13 años, debido al aumento de la testosterona, la mayoría de los varones son más altos, más pesados, más rápidos, más fuertes, más grandes y más enérgicos que la mayoría de las niñas. Estas discrepancias pueden hacer que las niñas corran un riesgo mayor de lesionarse o que estén en desventaja de manera injusta en los deportes.

Por este motivo, tal vez los padres y los entrenadores prefieran separar a los varones y a las niñas mayores de 12 años en los deportes y las competencias, en especial en los deportes de contacto o colisión. Sin embargo, si no hay un equipo femenino de un determinado deporte, se les debe permitir a las niñas participar en las pruebas para obtener un lugar en el equipo masculino (de hecho, en algunos estados lo exige la ley). 

Un enfoque balanceado:

Para ayudar a obtener buenos resultados durante el período de crecimiento adolescente, dadas todas las inmensas variaciones posibles, emparejar a los adolescentes de manera adecuada al competir es muy importante. Por desgracia, la sociedad actual pone mucho énfasis en ganar.

Un niño con maduración temprana tiene ventaja simplemente por haber crecido en tamaño de manera anticipada y por su fuerza, en comparación con sus compañeros. Los padres y los entrenadores pueden recalcarles a los atletas jóvenes que el éxito depende de desarrollar las habilidades adecuadas y no del tamaño del cuerpo únicamente. Por otro lado, hay muchos atletas jóvenes talentosos cuya maduración es tardía que se alejan del camino demasiado pronto debido a su temporal falta de habilidad a una edad temprana. Muchos abandonan el juego porque ven sus dificultades como una falta de aptitud en lugar de como un crecimiento físico tardío. Hay muchos atletas famosos cuya maduración fue tardía: Tim Lincecum, Tom Brady, Michael Strahan, Anthony Davis, por nombrar algunos.

  • Para los padres: no se desanimen si su hijo no es el jugador más valioso. Lo importante es que siga jugando y desarrollándose, que mejore y aprenda nuevas habilidades.

  • Para los entrenadores: presten la misma atención a todos los jugadores y otorguen a cada uno el tiempo en el juego que necesite para desarrollar sus habilidades.

Hable con el pediatra de su hijo: 

Muchos padres pueden beneficiarse cuando hablan directamente con el pediatra de su hijo acerca de su patrón de crecimiento específico para que puedan estar preparados de la manera adecuada para el camino que les queda por delante. Independientemente de su tasa de crecimiento, muchos adolescentes tienen una visión poco realista de sí mismos y necesitan que su pediatra los tranquilice diciéndoles que las diferencias en las tasas de crecimiento son normales.

Información adicional de HealthyChildren.org:

Sobre la Dra. Kowal-Connelly:

https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Kowal_Connelly_Headshot.jpgSuanne Kowal-Connelly, MD, FAAP, es pediatra, tiene 30 años de experiencia en prácticas grupales y es médica de planta voluntaria en Centro Médico de la Universidad Nassau, donde guía a residentes. Además, brinda asistencia médica a pacientes particulares en Long Island Federally Qualified Health Centers (LIFQHC) en el condado de Nassau. Dentro de la American Academy of Pediatrics (AAP) es miembro del Consejo de Medicina Deportiva y Condición Física, el Consejo de Salud Escolar y la Sección sobre la Obesidad. La Dra. Kowal-Connelly es entrenadora certificada de triatlón de nivel I en los Estados Unidos. También es la fundadora de www.HealthPoweredByYou.com (en inglés), donde las familias y las organizaciones pueden leer su blog y aprender estrategias para alcanzar buena salud y bienestar a largo plazo. Además, es la madre muy orgullosa de tres hijos adultos. Sígala en Twitter: @healthpby.
Autor
Suanne Kowal-Conelly, MD, FAAP
Última actualización
12/2/2016
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest