Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Esteroides anabólicos

La palabra anabólico significa crecer o desarrollar. Los esteroides anabólicos, versiones sintéticas de la hormona sexual masculina testosterona, promueven el crecimiento de los músculos, huesos y la piel. Los usuarios de esteroides que se ejercitan y comen una dieta alta en proteína por lo regular ven aumentos significativos en su masa muscular.

En 1975 el Comité Olímpico Internacional prohibió el uso de esteroides por parte de todos los participantes. La Liga Nacional de Fútbol Americano y otras organizaciones de deportes profesionales pronto siguieron su ejemplo. Sin embargo, para entonces, las drogas habían comenzado a filtrarse en las escuelas secundarias y no solo en los vestidores del gimnasio. Con los medios de comunicación para adolescentes alimentando las imágenes idealizadas de los jóvenes sobre chicos musculosos y chicas perfectamente proporcionadas, más y más adolescentes comenzaron a usar los esteroides simplemente por razones cosméticas.

“Muchos de ellos no son atletas”, comenta el Dr. Gene Luckstead, un especialista en medicina deportiva en Amarillo, Texas. “Solo quieren ‘verse mejor’, obtener volumen y pavonearse por la playa. Hasta que los adolescentes decidan que el precio es demasiado alto, es probable que continúen”.

Usted creería que efectos secundarios no deseados como un encogimiento de los testículos y crecimiento de los senos (ginecomastia) para los hombres y vello facial y voces roncas y masculinas en las mujeres haría cambiar de opinión a los chicos sobre el uso de estas drogas, pero tres cuartos de todos los usuarios de esteroides son adolescentes. Debido que sus cuerpos aún se están desarrollando, la hormona sintética puede impedir el crecimiento de un joven de forma permanente.

Un mercado negro lucrativo ha hecho que sea fácil para los adolescentes de cualquier sexo adquirir esteroides ilegales por Internet, por medio de negocios de pedido por correo, en el gimnasio, con amigos "y algunas veces de sus entrenadores", dice con desaprobación el Dr. Luckstead. Existen aproximadamente una docena de diferentes marcas disponibles, tanto de forma oral como inyectable. Los abusadores normalmente combinan varias preparaciones de esteroides, en una práctica que se conoce como "apilamiento", entre seis a catorce semanas. Luego reducen temporalmente la dosis o la detienen del todo antes de comenzar otro ciclo. Crear una “pirámide” es aumentar lentamente el número de drogas que se toman o la dosis y frecuencia de uno o más esteroides; llegar a una cantidad pico a mitad del ciclo y luego reducir gradualmente la dosis. Los seguidores afirman que hacer una pirámide maximiza el desarrollo del músculo y minimiza los efectos secundarios, a pesar de que esto es difícil de comprobar científicamente. Tal vez el mayor incentivo para el apilamiento y la formación de pirámides es que las dos prácticas ayudan a los abusadores a aventajar las pruebas de detección de drogas.

No se deben confundir los esteroides anabólicos con los corticoesteroides, una familia de drogas hormonales sintéticas que se recetan frecuentemente para tratar el asma y otras condiciones comunes.

Otras drogas que mejoran el desempeño

La prohibición sobre los esteroides anabólicos también ha creado un mercado para las sustancias que pretenden proporcionar los mismos beneficios que los esteroides anabólicos, pero sin los efectos secundarios indeseados y a una fracción del costo. Debido que los productos como la creatina y la androstenediona están clasificados como suplementos dietéticos, no entran dentro del poder normativo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. Por lo tanto, los niños pueden adquirirlos sin una receta y sin el conocimiento o consentimiento de sus padres.

El monohidrato de creatina es una versión sintética de una sustancia natural en el cuerpo que activa las contracciones musculares. En dosis de 5 a 20 gramos al día, el suplemento en polvo parece aumentar la energía y fuerza muscular en los atletas adultos por períodos cortos de ejercicios repetitivos de alta intensidad. Sin embargo, no conocemos mucho sobre sus efectos, positivos y negativos, en los adolescentes o su impacto en el cuerpo a largo plazo.

En cuanto a la androstenediona, una vez ingerida, una enzima natural en el cuerpo la convierte en testosterona. Hubo suficientes creencias de que el suplemento mejoraba el rendimiento de los atletas y posiblemente podía ser dañino que la Liga Nacional de Fútbol Americano, el Comité Olímpico Internacional y National Collegiate Athletic Association, todos prohibieron su uso. Sin embargo, el béisbol profesional aún permite que sus jugadores tomen las pastillas.

Parafernalia relacionada

  • Frascos
  • Bolsas plásticas reutilizables
  • Agujas hipodérmicas, para inyectar las drogas en el tejido muscular

Legal o ilegal

Varios esteroides tienen usos médicos legítimos en los humanos y animales. Están disponibles únicamente bajo receta.

Señales del uso de esteroides

  • Acné severo
  • Cambios leves en el estado de ánimo y comportamiento enojado y combativo conocido como "furias por esteroides"
  • Ilusiones psicóticas
  • Sentimientos de invencibilidad

En los adolescentes

  • Detención prematura del crecimiento físico

En los hombres

  • Los testículos se encogen
  • Caída del cabello
  • Desarrollo de senos (ginecomastia)
  • Impotencia
  • Conteo reducido de espermas
  • Micción difícil o dolorosa

En las mujeres

  • Crecimiento de vello facial
  • Menstruación irregular
  • Cese de la menstruación
  • Clítoris agrandado
  • Reducción de los senos
  • Voz ronca

Posibles efectos a largo plazo

  • Daño al hígado
  • Cáncer primario de hígado
  • Ictericia
  • Retención de líquidos
  • Alta presión arterial
  • Temblores
  • Mal aliento
  • Pies o tobillos hinchados
  • Dolores en las articulaciones
  • Mayor probabilidad de lesión a los músculos, tendones o ligamentos
  • En los hombres, conteo bajo de espermas e infertilidad
Última actualización
6/27/2016
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest