Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

La AAP explica por qué se debe aumentar la edad mínima para comprar tabaco a 21 años

Este es el problema: El consumo de tabaco es la causa principal de muerte evitable en EE. UU. Muchos alumnos de escuela secundaria cumplen 18 años, que es la edad legal para comprar tabaco y cigarrillos electrónicos en la mayoría de los estados, durante su último año de escuela, y a menudo compran tabaco, cigarrillos electrónicos y otros productos del tabaco a los alumnos menores.

Solución del problema: Los esfuerzos recientes por controlar el consumo de tabaco se han concentrado en aumentar la edad mínima para comprar tabaco a 21 años. El movimiento detrás de esto se ha denominado "Tabaco 21" (Tobacco 21) y está ganando impulso en condados, ciudades y estados de todo el país.

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que se aumente la edad mínima para comprar tabaco a 21 años. Las leyes como la de Tabaco 21 son una forma sencilla de salvar vidas jóvenes. 

Datos oportunos:

  • Según un Informe del Cirujano General de EE. UU. del año 2012, casi 1 de cada 4 alumnos del último año de la escuela secundaria fuma, 1 de cada 10 alumnos varones del último año de la secundaria consume tabaco sin humo y 1 de cada 5 alumnos varones del último año de la secundaria fuma cigarros en la actualidad.

  • El hábito de fumar cigarrillos es responsable de más de 480.000 muertes por año en EE. UU., incluyendo casi 42.000 muertes a causa de la exposición al humo de segunda mano. Esto representa 1 de cada 5 muertes por año, o 1.300 muertes por día.

  • Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) del año 2015 mostró que el 75 % de la población estadounidense, inclusive un 70 % de fumadores actuales, apoyaron que 21 años fuera la edad mínima para comprar tabaco.

Cómo pueden ayudar las leyes Tabaco 21:

  • Los cerebros de los jóvenes son susceptibles a las propiedades adictivas de la nicotina porque sus cerebros todavía se están desarrollando.

  • La mayoría de los fumadores (90 %) comienza a hacerlo a los 18 años de edad. Estos fumadores jóvenes a menudo obtienen sus cigarrillos de sus amigos mayores.

  • Aumentar la edad para comprar tabaco podría garantizar que los estudiantes mayores de escuela secundaria y los estudiantes universitarios jóvenes no puedan comprar productos de tabaco para sus amigos más jóvenes.

  • Los 21 años como edad legal para comprar coincide con las leyes que rigen la venta de alcohol. El aumento de la edad legal para beber a 21 años ha ayudado a reducir las muertes debido a conductores ebrios y la dependencia del alcohol entre los jóvenes.

Componentes de una ley Tabaco 21 exitosa:

  • Incluir todos los tipos de productos de tabaco: cigarrillos, tabaco sin humo, sistemas electrónicos de administración de nicotina (incluidos los cigarrillos electrónicos) y narguiles.

  • Incluir información sobre quién se encargará de gestionar el cumplimiento de las normas.

  • No penalizar a los consumidores de tabaco menores de edad por posesión de productos de tabaco.

Apoyo para las leyes Tabaco 21:

  • Más de 120 ciudades de todo el país han adoptado la ley Tabaco 21.

  • En 2015, el estado de Hawái se convirtió en el primer estado de los EE. UU. en aprobar la ley Tabaco 21.

  • Se presentó el proyecto de ley Tabaco 21 a nivel federal en el 2015.

  • Una encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. reveló que el 75 % de los adultos están a favor de que la edad mínima de venta de productos de tabaco sea de 21 años, inclusive 7 de cada 10 fumadores.

  • Un informe de 2015 del Instituto de Medicina de los EE. UU. estudió el aumento de la edad legal de compra de tabaco a 19, 21 y 25 años y descubrió que el mayor beneficio ocurría cuando se aumentaba a 21. El informe reveló que el aumento de la edad legal de compra a 21 años conduciría a una disminución del 12 % en la prevalencia del tabaquismo.

Información adicional:


Última actualización
7/24/2017
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2017)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos