Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Por qué hablar sobre el consumo del alcohol a una edad temprana: el punto de vista de una madre pediatra

Por: Kathleen Berchelmann, M.D., FAAP

La mayoría de los padres no se dan cuenta de cuánto beben sus hijos: en una investigación se ha demostrado que solamente un 10 % de los padres cree que sus hijos adolescentes consumen alcohol; sin embargo, el 52 % de los adolescentes admiten que consumen alcohol. Lo notable es que los padres sí creen que los hijos de otras personas beben: en el mismo estudio, se observó que los padres consideran que el 60 % de los niños de 10.º grado beben alcohol. 

​Son nuestros hijos los que beben, no los de otras personas. Sí, incluso niños bien criados con padres afectuosos.

Como padres, debemos recordar la cruda realidad, que es que nuestros hijos no son inmunes a los vicios de este mundo, y el alcohol es un frecuente culpable. De acuerdo con la American Academy of Pediatrics (AAP), el alcohol es la sustancia de la que más abusan los adolescentes y su uso ocasiona la mayoría de las lesiones y muertes por accidentes, los homicidios y los suicidios entre los adolescentes. 

La realidad que veo como pediatra en la sala de emergencias

Un joven de 15 años entró tambaleándose a la sala de emergencias a las 2 a.m., apenas consciente, sostenido por su madre aterrada. Salió con amigos, lo dejaron en casa, parecía cansado, y se fue a acostar. La mamá de uno de sus amigos llamó y le dijo que su hijo estaba inconsciente en otra sala de emergencias, intoxicado con algo que supuestamente alguien puso en su bebida. "Debieron de haber hecho lo mismo con mi hijo", me dice la madre de mi paciente. 

Conecto monitores, le administro oxígeno, administro líquidos por vía intravenosa y extraigo sangre para un "estudio de coma" (distintas pruebas para detectar qué sustancia pudo haber intoxicado al paciente). No tuve que esperar demasiado para obtener la respuesta.

Alcohol. No hubo rastro de la “droga de la violación” ni de heroína, solo de alcohol. Todas las otras pruebas fueron negativas, y el paciente se despertó lentamente y volvió a su casa para recuperarse de la terrible resaca. Aparentemente, el amigo del paciente de la otra sala de emergencias también tenía solamente alcohol en la sangre. 

Lo más triste fue la madre, que no me creía. "¿No tiene ninguna otra cosa grave?", me preguntaba. "Él jura que no bebió nada". Me esforcé por pensar una respuesta amable, pero no pude encontrar las palabras. Finalmente, suspiré y le dije, "No sé cómo se llega a un nivel de alcohol en la sangre tan alto sin beber".  

El 80 % de los adolescentes dice que sus padres son quienes más influyen en su decisión de beber  

Usted es la mayor influencia para proteger a sus hijos del consumo de alcohol. Aunque crea que a sus hijos no les importa lo que tiene para decirles... en realidad, les importa. La mejor solución para evitar el consumo de alcohol en menores es hablar con nuestros hijos y hablar lo antes posible.

Los niños comienzan a tener una idea positiva del alcohol entre los 9 y los 13 años; por lo tanto, la AAP recomienda que comencemos a hablar sobre el consumo del alcohol con nuestros hijos aproximadamente a los 9 años.  Aunque no lo crea; acabo de decir que debe hablar con su hijo de 9 años sobre el consumo del alcohol. Yo lo he hecho. ¿Y usted?

Entonces, ¿qué tiene de malo beber un trago de vez en cuando, especialmente si los adolescentes beben con responsabilidad? Esto es lo que arrojan los datos

  • Entre más joven se empieza a beber, más probabilidades hay de tener problemas con la bebida como adulto: los adultos de 21 años o más que comenzaron a consumir alcohol antes de los 15 años tuvieron casi 6 veces más probabilidades de padecer dependencia al alcohol o alcoholismo que los adultos que empezaron a beber después de los 21 años (15,1 % versus 2,6 %), de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH, por sus siglas en inglés) del 2008 realizada por la Administración de Servicios sobre el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés).

  • Beber no es bueno para sus calificaciones: alrededor del 25 % de los estudiantes universitarios reportan consecuencias académicas negativas debidas al consumo de alcohol, que incluyen faltar a clases, quedarse rezagados, bajos resultados en los exámenes o pruebas y bajas calificaciones en general, de acuerdo con un estudio del 2002 realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad Harvard, Wechsler y otros.

  • Con frecuencia ocurren violaciones y se practica el sexo sin protección después de consumir bebidas alcohólicas: en un extenso estudio realizado entre 1998 y 2005, 97.000 estudiantes de entre 18 y 24 años fueron víctimas de ataque sexual o violación que ocurrieron durante una cita debido al alcohol. Unos 400.000 estudiantes tuvieron relaciones sexuales sin protección y más de 100.000 estudiantes informaron haber estado demasiado alcoholizados como para saber si accedieron voluntariamente a tener relaciones sexuales (Hingson y otros, 2009).

  • Acaban en la sala de emergencias: en el mismo estudio, 599.000 estudiantes de entre 18 y 24 años sufrieron lesiones involuntarias bajo la influencia del alcohol (Hingson y otros, 2009).

  • Pueden morir: 1.825 estudiantes universitarios de entre 18 y 24 años murieron a causa de lesiones involuntarias relacionadas con el consumo de alcohol, incluso en accidentes automovilísticos (Hingson y otros, 2009).

El cerebro de los niños no está lo suficientemente maduro

La materia blanca se sigue desarrollando en la adolescencia. Incluso los mejores niños pueden equivocarse de vez en cuando; lo veo todo el tiempo en la sala de emergencias. Cualquier cantidad de alcohol simplemente empeora aún más la equivocación. Existen buenas razones por las que la edad mínima legal para consumir bebidas alcohólicas se aumentó de los 18 a los 21 años en 1984.  

Hable con sus hijos sobre el consumo del alcohol

Saque el tema de manera informal sin que suene amenazante. Tal vez pueda citar las estadísticas mencionadas anteriormente para empezar la conversación. Cuénteles historias reales de su propia vida en las que vio cómo el alcohol perjudicaba a las personas. Demuéstreles que no es un padre ignorante. Se lo agradecerán. 

​ESCUCHE Y APRENDA - Un mensaje breve

El consumo de alcohol 

   

Información adicional:

 Sobre la Dra. Berchelmann:

Kathleen Berchelmann, MD, FAAP, es pediatra en el Hospital Infantil Mercy (Mercy Children's Hospital), profesora clínica auxiliar de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Missouri y es portavoz oficial de la American Academy of Pediatrics. Kathleen y su esposo tienen seis niños.​


 

​​​​​
Autor
Kathleen Berchelmann, M.D., FAAP
Última actualización
6/24/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2015)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos