Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto

No es muy saludable comer frente a una pantalla

​Los medios de comunicación son una parte importante de nuestra vida, desde las computadoras (ordenadores), portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes que nos enseñan, nos ayudan a comunicar y a crear, hasta el cine y la televisión, así como las películas que se pueden transmitir a televisores inteligentes que nos entretienen e inspiran.  Sin embargo, no todo lo que vemos o escuchamos y aprendemos sobre los medios digitales en nuestro mundo actual es bueno para nosotros.

Los medios nos ofrecen mensajes de publicidad con el propósito de vendernos productos que pueden desviarnos de obtener un bienestar ideal y hasta perjudicar nuestra salud. Por ejemplo, los comerciales de comidas rápidas o chatarra pueden dificultar que comamos bien. Y, comer enfrente de una pantalla pueden conllevar a que adultos y niños consuman calorías en exceso y promueve la obesidad. Demasiado tiempo sedentario con los medios digitales también puede disuadirnos de practicar actividades físicas y juegos.

Los medios digitales y los bebés

Estudios han demostrado que mirar la televisión en exceso está asociado con la obesidad y el sobrepeso en los niños. La mejor manera de evitarlo es restringir el tiempo que su bebé pasa en frente de pantallas o medios digitales a no más de una hora al día para niños entre los 18 y 24 meses de edad y en adelante. Lea: Por qué evitar la televisión a los bebés y los niños pequeños.

Qué pueden hacer los padres

  • Los medios digitales no son apropiados para los niños menores de 18 meses de edad debido a que los niños necesitan interactuar en un mundo real y tridimensional con usted y otros miembros de la familia para crecer y aprender.

  • Evite usar la televisión, los medios digitales o aplicaciones  como niñeras. En lugar de esto, encuentre formas para relacionarse con su bebé cara a cara.

  • Si va a utilizar los medios digitales con su niño de año y medio a 2 y en adelante, vean los programas o jueguen juntos. Los niños aprenden mejor cuando escuchan a su padre o cuidador repetir un mensaje o una palabra que escucharon electrónicamente.

  • Por su puesto, puede utilizar el chat de video para comunicarse con un pariente a través de una pantalla. Sólo debe permanecer junto a su niño para que todos participen en una conversación activa.

Comidas libres de aparatos digitales

Se come mucho más y de manera inconsciente cuando estamos en frente de un televisor u otro tipo de pantalla. Es fácil para los niños seguir comiendo entre programas. Distraídos por la televisión o aplicación, siguen comiendo cuando ya no tienen hambre. ¿El resultado?: aumento de peso. Además, pasar demasiado tiempo enfrente de una pantalla disuade a los niños de participar en juegos activos y pierden la oportunidad de comunicarse cara a cara con amigos y con la familia.

Qué pueden hacer los padres:

  • Cerciórese de que a la hora de las comidas no se usen aparatos digitales. Ponga todos los dispositivos en otro lugar y enfóquese en los alimentos y en cada uno.

  • Sirva los alimentos en la mesa de la cocina o comedor con otros miembros de la familia tanto como le sea posible. La hora de comer es importante para las conversaciones en familia y para compartir las experiencias del día sin las interrupciones de los aparatos digitales.

Los medios digitales y la obesidad

Aquí le damos otra razón importante para restringir el tiempo para que su niño vea la televisión: la cadena constante de anuncios o publicidad de productos con contenido alto de azúcar y de grasa dirigido directamente a los niños. Estudios han demostrado que los niños que miran mucha televisión corren mayor riesgo de volverse obesos. Los anuncios dirigidos a los niños son una de las razones para que esto suceda.

Qué pueden hacer los padres

  • No permita que los niños menores de 18 meses a 2 años de edad vean la televisión o que utilicen aparatos digitales.
  • Elabore un plan para el consumo mediático de su familia para cerciorarse que los medios no tomen el lugar de otras actividades saludables como el juego activo.
  • Hable sobre los comerciales que su hijo ve en la televisión o en línea y explíquele porque estos promueven los alimentos y los comportamientos poco saludables.
  • Permanezca firme cuando su niño le ruegue que le compre la golosina de moda que promocionan los comerciales. Explíquele que usted cree que esto no es saludable y ofrézcale un sustituto saludable, tales como las verduras y las frutas si el niño o la niña quieren un refrigerio.

Recuerde

Aunque su niño no coma en frente de la televisión, aun así debe elaborar un plan para el consumo mediático de su familia que le permita tener tiempo para comer alimentos saludables, dormir el tiempo suficiente y practicar actividades físicas. ¡Elabore un Plan de consumo mediático para su familia hoy mismo!


Última actualización
4/11/2017
Fuente
Council on Communications and Media (Copyright © 2016 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos