Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida familiar
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Nuestra posición con respecto a la programación infantil

La violencia es parte de nuestra sociedad. Entre los muchos factores que contribuyen a esta triste realidad se encuentra el predominio de la violencia en los medios de comunicación que nos rodean.

La American Academy of Pediatrics (AAP) ha estudiado la investigación que prueba que la violencia virtual en los programas de televisión, películas, videojuegos, aplicaciones y el internet tienen un efecto claro en el comportamiento de los niños que los hace más propensos a hacer uso de la violencia y la agresión en el mundo real para resolver conflictos.

Juntos, los padres, los organismos de radiodifusión y los anunciantes deben hacerse responsables del contenido de los medios de comunicación que consumen los niños. La AAP apoya firmemente los esfuerzos legislativos para mejorar la calidad de la programación infantil.

Recomendaciones de la AAP para la industria del entretenimiento:

  • Proteja a los espectadores más jóvenes. No  presente violencia en ningún contenido mediático creado para los niños más pequeños. Los niños menores de 6 años no siempre pueden discernir la diferencia entre fantasía y realidad. No publicitar a niños de esta edad ya que los niños pequeños no entienden la diferencia entre comerciales pagados y datos factuales.

  • Muestre las consecuencias. Evite idealizar las armas de fuego o mostrar violencia como una manera aceptable de resolver problemas. La violencia y el lenguaje de odio deben presentarse de forma cuidadosa como parte de un drama serio que también presenta las consecuencias destructivas, el dolor y la pérdida que palabras y acciones como éstas pueden tener en sus víctimas y en sus autores.

  • No es divertido ni sexy. No use la violencia como el punto clave de un chiste o en situaciones sexuales que sugieran que la violencia es amena, divertida o emocionante.

  • Que no hagan daño. Los videojuegos no deben usar a personas, blancos vivos o conceder puntos por matar, ya que esto le enseña a los niños a asociar placer y éxito con su habilidad de causar daño y sufrimiento a otros.

  • Sistema de clasificación útil para las familias. Tome medidas para garantizar que el sistema de clasificación sea útil, confiable y fácil de seguir para los padres de familia y que incluya control (auditoría) imparcial de otros fuera de la industria. Asigne una clasificación R (restringida) a las películas que muestran uso del tabaco o personajes fumando.  

Lo que los padres pueden hacer:

La AAP recomienda a los padres que controlen tanto la cantidad como la calidad del contenido que su familia ve en dispositivos con pantallas (tales como, programas de televisión, películas, computadoras, teléfonos inteligentes y videojuegos), mirando o jugando junto con ellos tanto como les sea posible. Los padres pueden crear un Plan para el consumo mediático de su familia y ser un ejemplo del buen uso de los medios de comunicación. Clasificaciones imparciales, tales como las que publican Common Sense Media —en inglés— (Medios con Sentido Común) pueden ayudarlo en el proceso de selección.

Recuerde que su opinión cuenta —así que hágase escuchar. Usted puede abogar ante legisladores, productores de contenido mediático y publicistas para que mejoren la programación infantil y para que reduzcan la cantidad de contenido inadecuado. Para más información de la Comisión Federal de Comunicaciones, visite reboot.fcc.gov/parents (en inglés).

Información adicional:

Última actualización
6/8/2018
Fuente
Council on Communications and Media (Copyright © 2018 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest