Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Mascarillas para niños durante el COVID-19

Las mascarillas siguen siendo una herramienta simple pero poderosa para proteger contra el COVID-19, especialmente para los niños que aún son demasiado pequeños para recibir la vacuna.

Siga leyendo para obtener respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre las mascarillas y los niños durante la pandemia de COVID-19.

¿Por qué todavía necesitamos usar mascarillas faciales?

Es posible tener COVID-19 y no presentar ningún síntoma. Por esa razón, el uso de mascarillas sigue siendo tan importante, especialmente para los niños que no han recibido la vacuna. Las mascarillas reducen la posibilidad de propagar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

Se considera que un niño o un adulto está completamente vacunado dos semanas después de recibir la dosis final de la vacuna contra el COVID-19.

¿Los niños deben usar mascarillas?

Hasta que un niño esté completamente vacunado contra el COVID-19, cuando se encuentra en el interior debe continuar usando una mascarilla y manteniendo una distancia física segura de las personas con las que no vive y que pueden tener el virus. Cualquier persona que no esté vacunada también debe usar mascarillas faciales al aire libre en entornos de grupos grandes o cuando no sea posible el distanciamiento físico.

Todos los niños de 2 años en adelante, incluidos la mayoría de los niños con condiciones especiales de salud, pueden usar mascarillas faciales de manera segura, salvo en raras excepciones.

Sin embargo, los niños no deben usar una mascarilla si son menores de 2 años debido al riesgo de asfixia. Además, toda persona que esté inconsciente o que no pueda quitarse una cubierta facial por sí sola no debe usarla.

¿Cuándo los niños deben usar mascarillas?

Los niños de 2 años en adelante que aún no estén completamente vacunados, salvo en raras excepciones, deben usar mascarillas cuando estén en la escuela, cuidado infantil o campamento, y mientras participen en actividades grupales como en la mayoría de los deportes de interior y al aire libre que requieren un contacto cercano. También deben usar mascarillas cada vez que no puedan mantenerse a una distancia segura de otras personas, como en la tienda de comestibles.

Todos deben seguir usándolas cuando viajen en un avión, autobús, tren u otro medio de transporte público, y en el aeropuerto o la estación.

Si tiene un niño médicamente frágil o un adulto en riesgo en su hogar, es posible que desee considerar que toda persona en el hogar que no esté completamente vacunada use mascarillas en el hogar para ayudar a protegerlos.

¿Qué hago si a mi niño le da miedo usar una mascarilla de para la cara?

Se entiende que al principio les pueda dar miedo a los niños usar las mascarillas para la cara. A continuación, le ofrecemos algunas ideas para ayudar a que parezcan menos intimidantes:

  • Mírese al espejo con la mascarilla para la cara puesta y hablen al respecto.

  • Póngale una mascarilla para la cara a uno de los animales de peluche favoritos.

  • Adórnelas para que sean un poco más divertidas y únicas para cada persona.

  • Muéstrele a su niño imágenes de otros niños que tengan mascarillas puestas.

  • Dibuje en ella uno de sus personajes favoritos de un libro.

  • Practique usar la masarilla en casa para ayudar a que su niño se acostumbre a verla.

Para los niños menores de 3 años, es mejor contestar a sus preguntas con un lenguaje simple que pueda entender. Si le pregunta por qué las personas usan cubiertas para la cara, explíquele que a veces es necesario que las personas las usen cuando están enfermas, y a veces la personas las usan para evitar enfermarse.

Con los niños mayores de 3 años, intente enfocarse en los gérmenes. Explíqueles que los gérmenes son propios de cada cuerpo. Algunos gérmenes son buenos y otros son malos. Los malos pueden enfermarnos. Ya que no siempre podemos determinar cuáles son buenos o malos, las cubiertas para la cara pueden ayudarnos a mantener a estos gérmenes fuera de nuestro organismo.

Los niños y los adolescentes con frecuencia tienen dificultades si se sienten diferentes. Pueden sentir que usar tapabocas los estereotipa como enfermos. Entre más personas continúen usando las mascarillas, los niños se acostumbrarán a ellas y no se sentirán señalados o extraños por usarlas. Rápidamente se convertirán en la "nueva norma" para niños y adolescentes.

¿Y en el caso de los niños con necesidades especiales de salud?

  • Los niños a los que se les considera de mayor riesgo o que tienen un sistema inmunitario debilitado se les recomienda usar una mascarilla N95 (mascarilla con filtro) de protección.

  • Se les recomienda a los niños con mayor riesgo usar una mascarilla quirúrgica estándar si están enfermos para prevenir la propagación de la enfermedad a otros.

  • Los niños que sufren de deficiencias cognitivas o respiratorias se les pudiera dificultar tolerar la cubierta para la cara. Para estos niños, es necesario tomar precauciones especiales.

¿Hay una "manera correcta" para usar la cubierta de tela para la cara?

Sí. Coloque bien la macarilla sobre la nariz y boca y estírela de una oreja a la otra. Debe quedar ajustada pero cómodamente contra los dos lados de la cara y ser sostenída con tiras o cintas o ganchos elásticos que se sujetan detrás de las orejas. Recuerde lavarse las manos antes y después de usarla y evite tocarla una vez que la tenga puesta en la cara. Cuando regrese a casa, evite tocar la parte delantera de la cubierta quitándosela de la parte posterior.

Lave las cubiertas de tela para la cara después de cada uso.

Nota: Las cubiertas de tela para la cara no se deben usar cuando se come o se bebe. Además, asegúrese de que la mascarilla no represente un riesgo de asfixia o estrangulamiento para los niños pequeños.

¿Qué clase de mascarilla de tela funciona mejor?

Los tapabocas hechos en casa o de venta de varias capas de tela funcionan bien para la mayoría de las personas. Las mascarillas de tela plegadas con gancho elástico son probablemente las que les quedan mejor a los niños. Para un niño, especialmente para un niño pequeño, es importante que le ajuste bien. Las mascarillas de tela para adultos son por lo general de 6 x 12 pulgadas (15 x 30 cm), pero incluso una mascarilla para niños de 5 x 10 pulgadas (12 x 24 cm) le puede quedar muy grande a los niños pequeños. Trate de encontrar la talla correcta para la cara de su niño, y asegúrese de que le quede y ajuste bien.

¿Cómo pueden los padres enseñarle a un niño pequeño a no jugar o manipular los tapabocas?

A los niños pequeños les toma más tiempo aprender a usar y no tocar las cubiertas para la cara. Es buena idea que los padres practiquen y sean ejemplo de cómo hacerlo en casa, donde el riesgo es menor, antes de que el niño deba usar tapabocas por un largo tiempo.

Aunque puede ser muy difícil para un niño pequeño no tocar o jugar con su mascarilla, a medida que el uso de mascarillas se vuelve rutinario y es reforzado por los adultos y compañeros, aprenderán a seguir las instrucciones. Así como los niños saben que deben usar cascos para montar en bicicleta o que deben abrocharse en sus asientos de seguridad para automóvil, aprenderán a usar mascarillas cuando es necesario.

¿Cómo protegen los padres a los bebés que son muy pequeños para usar tapabocas?

La mejor forma de proteger a los niños menores de 2 años, que son muy pequeños para usar mascarillas, es practicar distanciamiento físico y recomendar a las personas que están en contacto con los bebés que usen cubiertas de tela para la cara.

Recuerde:

Junto con el distanciamiento físico, el lavado de manos y la vacunación tan pronto como todos los miembros de su familia sean elegibles, el uso de mascarillas es clave para reducir la infección y propagación del SARS-CoV-2. Si tiene alguna inquietud sobre la salud de su hijo, hable con su pediatra.

Más información

Última actualización
5/28/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos