Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Los niños y los resfriados

Su niño probablemente tendrá más resfriados o infecciones de las vías respiratorias altas que cualquier otra enfermedad. Sólo en los primeros dos años de vida, la mayoría de niños pequeños tendrá de ocho a diez resfriados. Y, si tiene niños más grandes en casa, hasta más debido a que los resfriados se contagian de un niño a otro con mucha facilidad.

Esto es lo malo, pero afortunadamente la mayoría de resfriados desaparecen solos y no provocan mayores consecuencias.

Cómo se contagian los resfriados

Los resfriados son ocasionados por virus (mucho más pequeños que una bacteria). El estornudo o la tos de una persona con el virus puede se respirado por otra persona contagiándola de la enfermedad. El virus también se puede transmitir de una persona a otra de las siguientes maneras:

  1. Un niño o adulto infectado con el virus al toser, estornudar o tocarse la nariz, puede transferir parte del virus a su mano.

  2. A su vez él o ella toca la mano de una persona sana.

  3. Esta persona sana se toca la nariz y el virus crece en la nariz o garganta de la persona sana. Esto puede provocar un resfriado.

  4. Esto puede pasar una y otra vez, y el virus se transfiere de un nuevo niño enfermo o adulto a otra persona.

Cómo saber si un niño está resfriado (señales y síntomas)

Cuando el virus entra el cuerpo y desarrolla más y más virus, su niño tendrá los siguientes síntomas.

  • Secreción nasal (primero una descarga transparente, más adelante una descarga [moco]- más espesa y con color)

  • Estornudos

  • Fiebre leve (101°–102° Fahrenheit [38,3°–38,9° Celsius]), particularmente por la noche

  • Disminución del apetito

  • Dolor de garganta y, tal vez, dificultad para tragar

  • Tos

  • Irritabilidad intermitente

  • Glándulas ligeramente inflamadas

  • Pus en las amígdalas, especialmente en niños mayores de tres años, puede indicar una infección por estreptococos.

Si su niño tiene un resfriado típico sin complicaciones, los síntomas deben desaparecer después de siete a diez días.

Cuándo debe llamar al pediatra

Un niño más grande con resfriado usualmente no necesita que lo vea el médico a menos que se ponga peor. Sin embargo, si tiene tres meses o menos, llame al pediatra a la primera señal de la enfermedad. Con un bebé muy pequeño, los síntomas pueden ser confusos y los resfriados pueden llevar rápidamente a enfermedades más serias como bronquiolitis, crup o neumonía.

Para un niño de más de tres meses, llame al pediatra si:

  • Las fosas nasales se abren con cada respiración, la piel sobre o debajo de las costillas se contrae con cada respiración (se retrae) o su niño respira muy rápido o tiene dificultad para respirar.

  • Los labios o las uñas se tornan azules.

  • La mucosa nasal persiste más de diez a catorce días.

  • La tos no desaparece (dura más de una semana).

  • Tiene dolor en el oído.

  • Tiene temperatura de más de 102° grados Fahrenheit (38,9° Celsius).

  • Está excesivamente somnoliento o irritable.

Es posible que su pediatra quiera ver a su niño, o puede pedirle que lo vigile y le informe si no mejora cada día y no se recupera completamente después de una semana del inicio de la enfermedad.

Tratamiento

Desafortunadamente, no hay cura para el resfriado común. Puede usar antibióticos para combatir las infecciones bacterianas, pero estos no tienen efecto en los virus, de manera que lo mejor que puede hacer es que su niño se sienta cómodo. Asegúrese de que descanse suficiente y que beba muchos líquidos.

Para más información y opciones de tratamiento, consulte: Cómo tratar el resfriado o la gripe de su hijo.

Prevención

Si su bebé tiene menos de tres meses de edad, la mejor prevención contra los resfriados es mantenerlo alejado de las personas enfermas. Esto se aplica más durante el invierno, cuando hay más circulación de virus que ocasionan el resfriado. Un virus que provoca una enfermedad leve a un niño más grande o a un adulto puede ser más grave en un bebé.

Enséñele a su hijo a estornudar o toser lejos de los demás, en el hueco del codo o del hombro. Incluso usar un pañuelo desechable (y tirarlo a la basura de inmediato) o un pañuelo de tela es mejor que hacer que su hijo se tape la boca con la mano al estornudar o toser. Si el virus cae en su mano, puede propagarse a cualquier cosa que toque: un hermano, un amigo o un juguete.

Se debe alentar a todos a lavarse las manos con agua y jabón o usar un desinfectante para manos a base de alcohol. Esto puede ayudar a detener la propagación de resfriados y otros virus.

Información adicional:

Última actualización
3/24/2022
Fuente
Adapted from Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five 7th edition (Copyright © 2019 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos