Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Síndrome nefrótico en los niños

El síndrome nefrótico es una afección renal que provoca hinchazón y otros síntomas. Si bien puede afectar a personas de cualquier edad, el síndrome nefrótico generalmente ocurre en niños de entre 2 y 9 años.

En los niños con síndrome nefrótico, se dañan diminutos filtros de los riñones llamados glomérulos. Dejan pasar demasiada proteína de la sangre a la orina. Los niveles bajos de proteína en la sangre ocasionan que el agua se traslade de la sangre a otras partes del cuerpo, tales como la cara, las piernas, los brazos y el abdomen (vientre). Esta agua en las partes del cuerpo es lo que produce la hinchazón también llamada edema.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome nefrótico?

La hinchazón en las piernas, el abdomen y alrededor de los ojos suele ser el primer signo del síndrome nefrótico. La hinchazón de los ojos suele empeorar por la mañana. A veces es posible que haya hinchazón en el área genital.

La hinchazón alrededor de los ojos puede confundirse con alergias. Sin embargo, los análisis de orina que muestran grandes cantidades de proteína generalmente indican síndrome nefrótico.

Entre otros síntomas, su hijo puede decir que la orina parece "espumosa". El colesterol alto en la sangre también puede producirse por el síndrome nefrótico.

¿Existen diferentes tipos de síndrome nefrótico?

Sí, existen varios tipos de síndrome nefrótico. El tipo más común en los niños se denomina "enfermedad de cambios mínimos" (minimal change disease, MCD). No se conoce la causa de la MCD. En el caso de la enfermedad de cambios mínimos, el riñón tiene aspecto normal bajo el microscopio (por eso se denomina "cambios mínimos") cuando se examina una pequeña muestra de tejido renal.

La glomeruloesclerosis focal y segmentaria (focal segmental glomerulosclerosis, FSGS) es la segunda causa más común de síndrome nefrótico en los niños. La FSGS se produce con frecuencia en niños mayores y adolescentes. En algunos casos, la FSGS puede ocasionarse por una anomalía genética. Aunque la mayoría de las veces, no se conoce la causa. Se debe realizar una biopsia renal para diagnosticar la FSGS.

Otras causas poco frecuentes del síndrome nefrótico pediátrico incluyen el síndrome nefrótico congénito (ocurre en niños menores de 3 meses) y la glomerulonefritis membranoproliferativa (membranoproliferative glomerulonephritis, MPGN). El síndrome nefrótico también puede deberse a trastornos tales como el lupus, la infección o la obesidad.

¿Cómo se diagnostica el síndrome nefrótico?

A veces, el diagnóstico se determina a partir de los resultados de laboratorio y del examen físico. Otras veces se necesita una biopsia renal para confirmar el tipo de síndrome nefrótico. En el caso de una biopsia renal, el médico utiliza una aguja para obtener una pequeña muestra de uno de los riñones mientras su hijo está sedado.

Si el médico cree que su hijo tiene MCD, normalmente no se necesita una biopsia renal. Sin embargo, si el tratamiento no impide que la proteína pase a la orina, es posible que el nefrólogo realice una biopsia renal. Esto ayudará a demostrar si la enfermedad renal es algo más que la enfermedad de cambios mínimos.

El médico de su hijo también puede determinar la necesidad de una biopsia renal si:

  • Los resultados de las pruebas indican un diagnóstico diferente a la MCD.

  • Aparecen signos de una función renal deficiente (medida mediante un análisis de sangre llamado creatinina, que se calcula para determinar la función renal).

  • Se detecta una gran cantidad de sangre en la orina.

  • Existen antecedentes familiares de determinadas enfermedades renales.

¿Hay alguna cura para el síndrome nefrótico?

No hay cura para la mayoría de los casos de síndrome nefrótico. Sin embargo, en la mayoría de los niños puede controlarse con medicamentos. Muchos niños con enfermedad de cambios mínimos dejan de tener recaídas del síndrome nefrótico al final de la infancia o al principio de la adolescencia.

¿Cómo se suele tratar el síndrome nefrótico?

Los corticoesteroides (medicamentos llamados prednisona o prednisolona) son el tratamiento principal para el síndrome nefrótico debido a la enfermedad de cambios mínimos. Si la presencia de proteína en la orina es grave y los niveles de albúmina en la sangre son muy bajos, el médico puede administrar albúmina mediante una inyección intravenosa (IV) directamente en el torrente sanguíneo. En algunos casos, pueden necesitarse unos medicamentos llamados diuréticos para ayudar a los riñones a eliminar el exceso de líquido.

¿Cómo suelen responder al tratamiento los niños con síndrome nefrótico?

Alrededor del 80% de los niños con enfermedad de cambios mínimos de entre 2 y 9 años responden al tratamiento en un plazo de 3 a 4 semanas. Esto significa que la proteína en la orina y la hinchazón desaparecerán mientras se toma el medicamento. Cuando la proteína en la orina desaparece por completo, esto se denomina remisión.

Sin embargo, muchos niños tienen recaídas (recurrencia) de la proteína en la orina. Algunos niños casi nunca tienen recaídas, mientras que otros tienen recaídas frecuentes. Las recaídas requieren otra tanda de prednisona, posiblemente además de otros medicamentos.

Algunos niños con síndrome nefrótico presentan un síndrome nefrótico resistente a los esteroides. Esto significa que la proteína en la orina no desaparece con el tratamiento con prednisona. En este caso, el médico de su hijo considerará la posibilidad de una biopsia renal, recetará otros medicamentos y, a veces, recomendará la realización de pruebas genéticas.

¿Los niños con síndrome nefrótico necesitan seguir una dieta especial?

Con frecuencia, a los niños con síndrome nefrótico se les recomienda seguir una dieta baja en sal (sodio) para ayudar a limitar la hinchazón del cuerpo. Esto es sumamente importante cuando pasa proteína a la orina. Un nutricionista que trabaje con el nefrólogo puede hacer recomendaciones.

¿Existen complicaciones del síndrome nefrótico?

Las complicaciones del síndrome nefrótico incluyen infecciones y coágulos sanguíneos. Algunos niños con síndrome nefrótico que no sea la enfermedad de cambios mínimos acaban desarrollando daño renal permanente. Cuando esto ocurre, se le llama enfermedad renal crónica. El daño permanente casi nunca se produce en los niños con síndrome nefrótico que responden a la prednisona.

¿Cómo puedo monitorear el síndrome nefrótico en el hogar?

Es importante monitorear la proteína en la orina en el hogar mediante una tira reactiva de orina o con una varilla. Esto ayudará a que su médico sepa cuándo el síndrome nefrótico está en remisión y cuándo puede haber una recaída.

Más información

Última actualización
3/18/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics, American Society of Pediatric Nephrology and the National Kidney Foundation Patient Education Collaborative (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos