Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Vida sana
Tamaño del texto

Alternativas a la leche de vaca: preguntas frecuentes de los padres

Por Anthony Porto, MD, MPH, FAAP y Rachel Drake, MS, RD, CSO, CSP, CDN

La leche es un producto de primera necesidad en la lista de compras de muchas familias. Pero algunos la evitan debido a alergias a la proteína de la leche u otros problemas de salud. A algunos niños simplemente no les gusta el sabor. Estas familias pueden elegir entre una amplia gama de alternativas a la leche de vaca que actualmente llenan la góndola de los lácteos.

Es importante que los padres tengan en cuenta el contenido nutricional de los distintos productos lácteos alternativos cuando hagan la compra. Las opciones van desde otras bebidas de origen animal (p. ej., leche de cabra) a productos elaborados con frutos secos (p. ej. leche de almendras), frijoles (p. ej. leche de soja), cereales (p. ej., avena) y otras plantas.

La American Academy of Pediatrics (AAP) sabe que decidir qué es lo mejor para su familia puede ser algo confuso. Para ayudarle a resolver esto, aquí se incluyen las preguntas frecuentes de los padres sobre las alternativas a la leche de vaca.

¿Cuándo debo incluir leche de vaca en la dieta de mi bebé?

La AAP recomienda la leche materna como única fuente de alimentación para su bebé durante los primeros 6 meses, más o menos. Si un bebé se alimenta de la leche de una madre que consume leche de vaca o con fórmula tradicional para bebés, ya estuvo expuesto a la proteína de la leche de vaca. La mayoría de los bebés pueden comenzar a consumir alimentos lácteos cuando tienen alrededor de 6 meses de edad, después de haberles presentado algunos alimentos sólidos. La leche entera sola o el yogur griego entero es una buena primera forma para que los bebés prueben la proteína de la leche de vaca. Evite el azúcar agregado que suele encontrarse en los yogures comercializados como para bebés y niños pequeños.

Cuando debido a su nivel de desarrollo un bebé ya puede comer con la mano, se pueden agregar otros lácteos, como por ejemplo trozos de queso. La AAP recomienda no usar leche de vaca entera y fórmulas con bajo contenido de hierro durante el primer año de vida porque los sistemas digestivos de los bebés menores de un año pueden no tolerar grandes cantidades de proteína de la leche de vaca. Además, las fórmulas con bajo contenido de hierro pueden provocar anemia. Nota: las fórmulas con bajo contenido de hierro ya no suelen comercializarse en Estados Unidos.

¿Qué sucede si mi bebé es alérgico a la leche de vaca?

Si su bebé alimentado con fórmula tiene alergia a la leche de vaca, pregunte al pediatra acerca de cambiar a una fórmula no elaborada a partir de leche de vaca, a base de proteínas. Las fórmulas hipoalergénicas se elaboran a partir de leche de vaca; las únicas no elaboradas así son las fórmulas de soja. Antes de cambiar, hable sobre estas opciones con el pediatra del niño.

Según un estudio (en inglés) publicado en Pediatrics, no hay suficiente evidencia para que las madres que amamantan eviten sistemáticamente los alimentos alérgenos, como la leche de vaca, durante la lactancia.

Si su pediatra diagnostica una alergia a la proteína de la leche de vaca a su bebé, puede recomendarle eliminar la leche de vaca de su dieta mientras lo esté amamantando. Tenga en cuenta que la desaparición total de la proteína de leche de su organismo podría tardar varias semanas. La AAP no tiene actualmente una recomendación oficial sobre este tema.

Después del primer cumpleaños de su bebé, es probable que pueda comenzar a consumir alternativas a la leche de vaca o que, en ocasiones, cambie a una versión para la primera infancia de las fórmulas que ya mencionamos más arriba. Muchos bebés con diagnóstico de colitis alérgica causada por la proteína de la leche de vaca, incluidos los bebés sanos con sangrado rectal, pueden comenzar a tomar leche de vaca de manera segura alrededor del año de edad. Su pediatra puede ayudarle a tomar esta decisión.

¿Qué tipos de alternativas a la leche de vaca existen?

Si bien tradicionalmente la leche de soja ha sido la alternativa a la leche de vaca más utilizada, hay muchas opciones disponibles. Además, también se debe evitar la proteína de soja si a su hijo se le diagnostica una alergia a la proteína de la leche de vaca. Esto se debe a que el 50 % de los bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca también pueden tener reactividad cruzada con la proteína de soja.

El uso de leche de frutos secos, incluidas las leches de almendras y de castañas de cajú, se ha vuelto cada vez más popular. La leche de arroz y de avena, al igual que la leche de cáñamo, también son alternativas viables. Algunas de estas alternativas están saborizadas, por ejemplo con chocolate y vainilla. Tenga en cuenta que estos con frecuencia contienen azúcar agregado y calorías adicionales. Es mejor evitar las bebidas azucaradas en los niños menores de 2 años, y también limitar su consumo en los niños mayores en la medida de lo posible.

¿Cuáles son las diferencias entre las alternativas a la leche de vaca?

Las alternativas a la leche de vaca suelen contener menos proteínas y calorías en comparación con la leche de vaca. La mayoría están fortificadas con vitamina D y calcio. Es importante revisar las etiquetas, ya que el contenido de proteínas y vitaminas puede diferir entre las marcas. Vea en la tabla siguiente una comparación de alternativas comunes a la leche no saborizada.

Comparación de alternativas comunes de leches sin sabores


Leche entera
(1 taza)

Leche de arroz
(1 taza)

Leche de soja
(1 taza)

Leche de coco
(1 taza)

Leche de almendras
(1 taza)

Leche de avena
(1 taza)

Leche de cáñamo
(1 taza)

Leche de guisantes o arvejas (1 taza)

Energía (kcal)

149

115

105

76

37

130

70

80

Proteínas (g)

7.69

0.68

6.34

0.51

1.44

4

3

8

Grasas totales (g)

7.93

2.37

3.59

5.08

2.68

2.5

5

4.5

Grasas saturadas (g)

4.55

0

0.5

5.083

0

0

0.5

0.5

Colesterol (mg)

24

0

0

0

0

0

0

0

Carbohidratos (g)

11.71

22.37

12

7.12

1.42

24

1

< 1

Calcio (mg)

276

288

300

459

481

350

300

440

Hierro (mg)

0.07

0.49

1.02

0.73

0.85

1.8

1.8

0

Vitamina D (UI)

128

96

108

96

96

100

100

110

Nota: la leche de almendras casera u otras alternativas de leche casera no contienen la misma cantidad de vitaminas porque no están fortificadas.


¿Qué cantidad de lácteos se recomienda para mi hijo?

Las dietas de los bebés consisten sobre todo en lácteos que les ayudan a satisfacer sus necesidades calóricas para crecer. Además, los lácteos ofrecen suficiente grasa para el desarrollo cerebral y ocular.

  • Al año, los bebés deben consumir alrededor de 2 porciones de lácteos por día, o entre 16 y 24 onzas (como máximo) de leche entera por día. Para los niños de esta edad se recomienda la leche entera, salvo que existan antecedentes familiares o riesgo de obesidad o cardiopatía. Hable con el pediatra de su hijo respecto a qué leche recomienda para su bebé de un año.

  • Entre los dos y los tres años de edad, los niños deben consumir 2.5 porciones de lácteos por día. La AAP recomienda que los niños consuman leche entera hasta los dos años, a menos que haya un motivo para que comiencen a beber leche con bajo contenido graso antes. La leche entera contiene aproximadamente un 4 % de grasa de leche. Puede ser de utilidad para su hijo cambiar gradualmente de leche entera a leche con bajo contenido graso. Por lo tanto, muchos pediatras recomiendan que los niños consuman leche reducida en grasa (2 %) durante algunas semanas antes de cambiar a leche con bajo contenido graso (1 %) o descremada (sin grasa). Si su hijo no puede beber leche de vaca, puede cumplir con los requisitos diarios de lácteos comiendo yogur y queso. Sin embargo, es posible que necesite un complemento de vitamina D, ya que no todos los yogures tienen un complemento completo de vitamina D. Hable con el pediatra de su hijo antes de darle cualquier tipo de complemento.

¿Qué cantidad de calcio y de vitamina D se recomienda que reciba mi hijo por día?

La cantidad específica depende de la edad de su hijo. A continuación, le presentamos un desglose de las raciones dietéticas recomendadas (recommended dietary allowances, RDA) de calcio y de vitamina D.

Raciones dietéticas recomendadas de calcio y vitamina D

Edad

Cantidad de calcio diaria

Cantidad de vitamina D diaria

0 a 6 meses

200 mg

400 UI

7 a 12 meses

260 mg

400 UI

1 a 3 años

700 mg

600 UI

4 a 8 años

1000 mg

600 UI

9 a 18 años

1300 mg

600 UI


Información adicional:

Sobre el Dr. Porto:

Anthony Porto, MD, MPH, FAAP es pediatra certificado y gastroenterólogo pediátrico certificado por la junta. Es profesor adjunto de Pediatría y director médico adjunto de Gastroenterología pediátrica en Yale University, y director y gastroenterólogo pediátrico en el Greenwich Hospital en Greenwich, Connecticut. También es el director médico del programa Yale Pediatric Celiac Program para celíacos pediátricos. Dentro de la American Academy of Pediatrics, el Dr. Porto forma parte de la Junta Consultiva de Gastroenterología PREP y es miembro de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición. También es miembro del Comité de Educación Pública de la North American Society of Pediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition, pediatra especializado en nutrición de las Real Answers de The Bump y coautor del libro The Pediatrician's Guide to Feeding Babies and Toddlers (La guía del pediatra sobre la alimentación de los bebés y niños pequeños). Sígalo en Instagram: @Pediatriciansguide.

Sobre la Sra. Drake:

Rachel Drake, MS, RD, CSO, CSP, CDN es una dietista nutricionista licenciada que ejerce en Connecticut. Es especialista en nutrición pediátrica certificada por la junta a través de la Academy of Nutrition and Dietetics y expresidenta del grupo especializado de insuficiencias de crecimiento, gastroenterología y alergia que integra el Grupo de práctica de nutrición pediátrica de la Academy of Nutrition and Dietetics. En 2015, la Sra. Drake recibió, de parte de la Academy of Nutrition and Dietetics, el reconocimiento de Dietista joven destacada del año del estado de Connecticut. Vive en Connecticut con su esposo y su pequeña hija.

Última actualización
7/26/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Gastroenterology, Hepatology and Nutrition (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos