Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

La posición de la AAP con respecto a amamantar

Por Lori Feldman-Winter, MD, MPH, FAAP

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la lactancia o amamantamiento exclusivo (en inglés) durante los primeros seis meses de vida. Apoyamos la continuación de la lactancia o el amamantamiento después de la introducción de alimentos sólidos durante todo el tiempo que usted y su bebé lo deseen, hasta los dos años o más.

Nuestra recomendación sobre la lactancia, actualizada en la declaración de política y el informe técnico "Breastfeeding and the Use of Human Milk" (Lactancia y el uso de la leche humana), se ajusta ahora más a la de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los Estados Unidos tienen objetivos elevados (en inglés) para aumentar el número de bebés que reciben sólo leche humana hasta los seis meses de edad, con la continuación de la lactancia como parte de la dieta después.

Recomendaciones de la AAP sobre la lactancia

  • La AAP recomienda la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses. No es necesario darle a su bebé preparados para lactantes u otras fuentes de nutrición.

  • Más allá de los 6 meses, se recomienda continuar amamantando y añadir alimentos complementarios nutritivos. Su bebé no necesita ninguna fórmula infantil o para niños pequeños.

Por qué la AAP recomienda amamantar

Amamantar tiene muchos beneficios. La lactancia mejora la salud de las madres y de sus bebés. La lactancia puede reducir hasta en un 64 % el riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y hasta en un 40 % la mortalidad infantil en general.

La lactancia también puede ayudar a proteger al bebé contra las infecciones de las vías respiratorias inferiores y la diarrea grave o persistente, el asma, el eczema, la colitis de Crohn y la colitis ulcerosa, la obesidad, la diabetes de tipo 1 y 2, la leucemia, la maloclusión oral y la caries dental, al tiempo que aumenta el cociente intelectual. La nutrición durante los primeros 1.000 días del bebé es muy importante y la leche humana está perfectamente formulada para el desarrollo del cerebro y la salud del bebé a largo plazo.

La lactancia sigue siendo beneficiosa después del primer año, y hasta los dos años, especialmente para la salud de la madre o progenitor. Esto incluye la protección contra la diabetes, la hipertensión arterial y los cánceres de mama y ovarios.

Otros beneficios de amamantar

  • La lactancia proporciona calor y cercanía entre la madre y el bebé. Este contacto físico ayuda a crear vínculos especiales entre usted y su bebé.

  • La leche humana es fácil de digerir para el bebé.

  • La leche humana no necesita ser preparada. Ya está preparada y es gratis.

  • La leche humana contiene todos los nutrientes, calorías y líquidos que necesita su bebé.

  • La lactancia también puede liberar hormonas que promueven un comportamiento de crianza saludable.

  • La lactancia puede ayudar a que el útero vuelva a tener el tamaño que tenía antes del embarazo más rápidamente.

  • También puede servir de anticonceptivo si cumple estas tres condiciones:

  • da el pecho exclusivamente de día y de noche y no da ningún suplemento a su bebé;

  • está dentro de los seis meses posteriores al parto, y

  • no le ha vuelto la menstruación.

¿Cómo puedo aumentar mis posibilidades de éxito en la lactancia?

Antes de salir del hospital o del centro perinatal, pida ayuda para asegurarse de que su bebé se agarra y recibe leche durante la lactancia. La cantidad de leche que recibe un bebé en cada intento de amamantamiento es pequeña durante el primer día (aproximadamente una cucharadita) y aumenta en el segundo y tercer día.

Somos partidarios de que los hospitales y centros de salud sean lugares que ayuden a los nuevos progenitores y madres que deciden dar el pecho a sus hijos a empezar con buen pie. La lactancia tiene más éxito cuando se inicia durante la primera hora después del nacimiento, junto con el contacto piel con piel, el asesoramiento en materia de lactancia y el amamantamiento frecuente durante los primeros días. El apoyo a la lactancia en los centros perinatalas puede ser un gran sostén para las madres y personas que amamantan.

¿Qué deben saber las madres y personas que amamantan para empezar?

Recuerde que es normal que los bebés lactantes pierdan algo de peso en los primeros días. El pediatra valorará si hay algún problema de pérdida de peso excesiva. No se preocupe, la leche humana es todo lo que su bebé necesita los primeros seis meses de vida. El tamaño de sus pechos no tiene nada que ver con la cantidad de leche que producirán.

Tenga en cuenta también que el dolor de pezones es común y debe ser evaluado por su pediatra. A menudo, unas sencillas técnicas para solucionar la posición y el agarre pueden ayudar a resolver el dolor.

Los recién nacidos deben ser amamantados siempre que muestren señales de hambre, aproximadamente entre ocho y doce veces cada 24 horas. Cada mamá y cada bebé son diferentes, por lo que la cantidad de tiempo que amamante y la frecuencia con la que lo haga también serán diferentes.

¿Quién no debe dar el pecho?

Los bebés con una condición llamada galactosemia no deben ser amamantados. Su pediatra le dirá si esto es un problema.

Si usted, como madre o progenitor, tiene infección por VIH y vive en Estados Unidos, no debe dar el pecho debido al riesgo de transmitir esta infección a su hijo. Su profesional sanitario le informará de cualquier otra condición que pueda ser problemática para la lactancia.

¿Cuáles son algunos de los retos a los que me puedo enfrentar para alcanzar mis objetivos de lactancia?

Las presiones sociales pueden obstaculizar los objetivos de la lactancia. Por ejemplo, la falta de una licencia de maternidad remunerada universal para establecer la lactancia puede ser un desafío. Las mujeres y personas que amamantan pueden carecer de apoyo adecuado en el lugar de trabajo para extraer leche. Pregúntele a su pediatra sobre las formas en que en su lugar de trabajo puede ayudarle. Es posible que puedan ayudarle a encontrar un espacio, así como a identificar la cobertura de seguro para extractores de leche y suministros.

Hay estigmas sobre amamantar en público y hay estigmas relacionados con la lactancia, especialmente con la lactancia de niños mayores. La lactancia es un derecho humano. Los pediatras y las familias pueden trabajar juntos para asegurarse de que este derecho esté protegido.

Si elige amamantar más allá del primer año, busque el apoyo de su comunidad y proveedor de atención médica. Algunas familias optarán por no amamantar, amamantar por períodos más cortos o combinar la lactancia con el uso de leche de fórmula infantil. Su pediatra puede orientarle sobre la mejor manera de cumplir con seguridad sus objetivos y las necesidades nutricionales de su bebé. No hay dos madres o progenitores que compartan los mismos objetivos en la lactancia. Pero toda madre merece apoyo sin prejuicios y ayuda para alimentar a su bebé.

Información adicional:

Acerca de la Dra. Feldman-Winter

Lori Feldman-Winter, MD, MPH es presidenta de la Sección de Lactancia Materna de la American Academy of Pediatrics (AAP), representante de la AAP ante el Comité de Lactancia Materna de los Estados Unidos y miembro del Grupo de Trabajo de la AAP sobre SIDS.



Última actualización
7/12/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Breastfeeding (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos