Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP recomienda asesorar a los pacientes pediátricos con riesgos de sufrir infertilidad y problemas de función sexual

Mother and child patient talking to doctor. Mother and child patient talking to doctor.

Las conversaciones con las familias deben empezar pronto y ser continuas, de acuerdo con un informe clínico —el primero de este tipo de la AAP.
 
Cuando un niño tiene una afección médica o recibe un tratamiento que pueda afectar su función sexual o fertilidad años más tarde, los médicos y otros miembros del equipo médico interdisciplinario, tales como los profesionales de salud del comportamiento deben empezar una serie de conversaciones en curso con el paciente y la familia en lugar de evitar este delicado tema, que con frecuencia se pasa por alto.
 
Este es el mensaje de la American Academy of Pediatrics, que ofrece una guía para los médicos y las familias en su primer informe clínico sobre este tema titulado, "Asesoramiento en poblaciones pediátricas con riesgo de infertilidad o problemas de función sexual" (en inglés).
 
El informe que se publicará en el número de agosto del 2018 de Pediatrics ofrece recomendaciones sobre cómo tener conversaciones que sean apropiadas al desarrollo de los pacientes jóvenes acerca de las opciones que tienen respecto a su sistema reproductivo y función sexual en el futuro, y por qué es importante empezar estas conversaciones pronto.
 
"Nosotros queremos que los niños se sientan cómodos haciendo preguntas, ya que la falta de información puede conducir a creencias erróneas o angustias con el tiempo durante la adultez temprana", dijo la Dra. Leena Nahata, MD, FAAP, autora principal del informe clínico. "Al principio, en algunas situaciones, pueden presentarse oportunidades para preservar la fertilidad futura del paciente o su función sexual que deben ser discutidas".
 
Muchas afecciones médicas que pueden ocurrir en la infancia o en la adolescencia pueden conducir a deterioro de la fertilidad y problemas con la función sexual, incluyendo enfermedades genéticas y diferencias en el desarrollo sexual.  La infertilidad  y la deficiencia sexual pueden ser también resultado de tratamientos, tales como cirugía, radiación, quimioterapia y algunas intervenciones hormonales.
 

La AAP recomienda: 

  • El asesoramiento sobre la fertilidad y la función sexual es esencial y debe comenzar con los padres desde la infancia o tan pronto como el paciente pueda ser afectado.

  • Todos los niños deben tener acceso a toda la información sobre sus enfermedades, usando criterios que se acoplen a su desarrollo a medida que maduran.

  • Los tratamientos para la fertilidad y función sexual, cuando están disponibles, deben ser basados en evidencia, cuando no se cuenta con ésta, las familias deben ser informadas de los posibles y desconocidos riesgos por medio de un plan para hacer evaluaciones continúas y ofrecer asesoramiento.

  • Un enfoque basado en un equipo interdisciplinario es la mejor opción para desarrollar una estrategia para discutir el tema de la fertilidad y la función sexual con las familias. Los proveedores de salud médica y del comportamiento deben cerciorarse de dejar suficiente tiempo para estas conversaciones y asegurarse de que sus mensajes sean coherentes.


"Los padres podrían preferir iniciar estas conversaciones en casa con sus niños pequeños, y los médicos y los asesores de la salud del comportamiento deben ofrecer guías sobre la mejor forma de hacerlo", dijo la Dra. Nahata, miembro del la Sección de Endocrinología de la Academia. "Por ejemplo, usted podría decirles a los niños que, "Hay diferentes formas de poder ser padres y tener una familia", o pregúnteles cómo se sienten con sus cuerpos".
 
Los adolescentes podrían sentirse más cómodos hablando con los proveedores de salud que con sus padres, de acuerdo con la AAP. Lo ideal sería que el asesoramiento ocurriera con los padres presentes y con el joven a solas.
 
"Los adolescentes podrían tener preocupaciones sobre el embarazo o necesitar información sobre anticonceptivos para evitar enfermedades transmitidas sexualmente", dijo Gwendolyn P. Quinn, PhD, coautora del informe y profesora en el Departamento de Obstetricia y Ginecología y Salud Poblacional en NYU Langone Health.
 
Asesorar a los pacientes y a las familias les ayuda a afrontar las incertidumbres y el estrés que es parte de las afecciones médicas y los prepara para cuando se presentan otros problemas desconocidos e imprevisibles. Los jóvenes deben sentirse cómodos haciendo preguntas sobre temas que les preocupan, especialmente cuando maduran a la adolescencia tardía y la adultez temprana y pueden tener preguntas adicionales sobre temas relacionados con el sexo y planes de ser padres.
 

"Los niños tienen derecho a recibir información sobre sus afecciones médicas y funcionamiento en todas las áreas, y debemos crear un clima que fomente la comunicación, dijo la coautora, Amy C. Tishelman, PhD, directora de investigación clínica en DSD-GeMS en el Hospital Infantil de Boston y profesora auxiliar en la Facultad de Medicina de Harvard. "Estas conversaciones continúas nos dan una mayor posibilidad de establecer una sensación de seguridad y confianza mientras ayudamos a los jóvenes y a sus familias a tomar decisiones informadas".

Publicado
7/30/2018 12:10 AM
Síganos