Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La American Academy Of Pediatrics publica un informe clínico sobre la atención de bebés expuestos al VIH

​La transmisión del VIH de la madre al recién nacido es mucho menor cuando se implementan intervenciones tempranas.

La American Academy of Pediatrics actualiza sus pautas para evaluar y administrar la atención médica para niños expuestos al virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) en un informe clínico publicado recientemente en Pediatrics.

Alrededor de 8.500 mujeres con infección por VIH dan a luz anualmente en Estados Unidos, según el informe clínico titulado, “Evaluación y manejo de niños expuestos al VIH en Estados Unidos" (en inglés), publicado en el número de noviembre 2020 de Pediatrics.

“Cuando es posible, tratamos de identificar si una mujer tiene infección por VIH antes o durante el embarazo, porque esto permite una atención del VIH más oportuna para ella, y formas más efectivas de evitar que el bebé se infecte", dijo Ellen Gould Chadwick, MD, FAAP, una autora líder del informe, escrito por el Comité sobre el SIDA Pediátrico. “La tasa de transmisión a bebés permanece baja, en gran parte debido a que el tratamiento se inicia cuando se conoce el estado de VIH de una madre embarazada."

La prueba para la detección del VIH actualmente es parte de la atención prenatal de rutina en la mayoría de los estados. Cuando se atiende a un recién nacido, es importante que se tomen las medidas correctas para la detección temprana de la infección por VIH, que se apliquen las vacunas correspondientes y que se proporcione el asesoramiento adecuado a las familias que viven con la infección por VIH.

La AAP también recomienda:

  • Si el estado de VIH de la madre se conoce al momento del parto o nacimiento, el proveedor de atención al bebé recién nacido debería realizar la prueba de anticuerpos contra el VIH de inmediato a la madre o al bebé recién nacido o la prueba de antígeno/anticuerpo a la madre, con el consentimiento correspondiente de acuerdo con las leyes estatales y locales.

  • Los resultados deberán reportarse a los proveedores de atención de la salud lo antes posible después del nacimiento. Esto permite el inicio de las terapias recomendadas que incluyen la administración de antirretrovirales, las que pueden comenzar de manera ideal dentro de las 6 a 12 horas de vida.

  • La madre no debería amamantar porque los antirretrovirales reducen, pero no eliminan la transmisión a través de la leche materna.

  • Los pediatras deberían proporcionar asesoramiento a los padres y cuidadores de bebés expuestos al VIH sobre la infección por VIH, incluidas atención de rutina del bebé, pruebas de diagnóstico y toxicidad potencial de los fármacos. 

  • Todos los bebés expuestos al VIH deberían someterse a pruebas virológicas entre los 14 a 21 días de edad. Si los resultados son negativos, estas pruebas deberían repetirse en un período de 1 a 2 y de 4 a 6 meses de edad para identificar o excluir la infección por VIH tan pronto como fuera posible. 

  • A los bebés expuestos al VIH se les deberían realizar estudios para detectar tuberculosis e inmunizaciones de acuerdo con las pautas publicadas. 

  • Se le debería ofrecer y recomendar la realización de pruebas de detección del VIH a miembros de la familia inmediata de bebés expuestos al HIV. El médico que proporciona atención a un bebé con infección por VIH debería consultar con un pediatra especialista en VIH.​

“Hemos recorrido un largo camino para ayudar a madres a manejar las exposiciones al VIH perinatales para evitar la transmisión", dijo la Dra. Chadwick.  “Alentamos una comunicación abierta entre los médicos, pacientes y sus familiares de modo que se puedan proporcionar todas las terapias apropiadas."​

Publicado
10/19/2020 12:00 AM
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2020)
Síganos