Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

A los bebés y a las familias les afecta la depresión perinatal de las madres: declaración de política de la AAP

Pregnant woman. Pregnant woman.

 La depresión perinatal puede tener repercusiones a largo plazo en la salud de los padres y los niños si no se brinda tratamiento.

La depresión materna puede afectar a la salud del bebé antes y después del nacimiento, y es una de las complicaciones obstétricas más comunes, y costosas, en los Estados Unidos si no es diagnosticada o tratada, de acuerdo con un informe publicado por la American Academy of Pediatrics. 

En su declaración de política actualizada titulada,"Cómo integrar la detección y el tratamiento de la depresión perinatal en la práctica pediátrica", la AAP hace un nuevo llamado a los pediatras para detectar depresión en las mujeres durante y después del embarazo, y resume las repercusiones que tiene en la salud de los niños. El informe actualiza la guía que la AAP ofreció en su informe clínico del 2010.

"Cuando podemos ayudar a una madre a lidiar con su salud mental, básicamente estamos llegando a toda la familia", dijo Marian Earls, MD, FAAP, autora principal del informe, que fue elaborado por el Comité de la AAP sobre Aspectos Psicosociales de la Salud del Niño y la Familia. "Esperamos poder crear una barrera protectora para el bebé y al mismo tiempo fomentar el bienestar y fortalecer las relaciones familiares. 

Se estima que 50 % de las mujeres que sufren depresión durante y después del embarazo son diagnosticadas y reciben tratamiento, de acuerdo con la investigación que se menciona en el informe. Cuando la depresión perinatal no recibe tratamiento puede afectar el lazo afectivo y el apego saludable, distorsionar la percepción del comportamiento del bebé y deteriorar la atención que brinda la madre y su criterio sobre la seguridad.

La depresión perinatal se refiere generalmente a un periodo de tiempo cuando los síntomas se presentan en cualquier momento durante el embarazo o en un plazo de 4 semanas después del parto. Últimamente, algunas organizaciones profesionales han expandido el periodo de tiempo para incluir los 12 meses completos después del parto.

El informe revela que un estimado de 15 a 20 % de las nuevas madres se ven afectadas por la depresión perinatal, un termino inclusivo que integra formas de depresión prenatal y de posparto. Nueva investigación emergente ha empezado a examinar la importancia y la influencia del estado emocional de los padres en el bienestar y el desarrollo temprano del niño.

"Los padres también sufren de un alto índice de depresión posparto y deben recibir apoyo para ser identificados y referidos para tratamiento", dijo Michael Yogman, MD, FAAP, coautor del informe.

La AAP recomienda que se le haga una prueba para detectar depresión a las madres durante el embarazo, y que los pediatras evalúen a las madres durante las visitas del control del niño sano a las edades de 1, 2, 4 y 6 meses de edad. También se exhorta a los pediatras a que colaboren con el equipo de proveedores de salud prenatal para identificar sistemas de apoyo para los pacientes y recursos de ayuda en la comunidad.

"Sabemos que la depresión posparto puede generar estrés tóxico que puede afectar el desarrollo del cerebro del bebé y afectar los vínculos familiares, la lactancia y el tratamiento médico del niño", dijo Jason Rafferty, MD, MPH, EdM, FAAP, coautor del informe. "Los pediatras están en una posición privilegiada para ayudar a identificar a los padres que necesitan apoyo adicional".

Muchos factores influyen en el riesgo de la depresión perinatal, tales como los antecedentes personales y de familia, el uso de sustancias, discordia matrimonial, violencia familiar, aislamiento, pobreza, un bebé con temperamento difícil, la edad de la madre y las enfermedades crónicas. Hay más riesgo también para las madres adolescentes, madres con partos múltiples y bebés prematuros, así como para aquellos que atraviesan grandes momentos de transición, tales como regresar al trabajo. 

"Hemos avanzado mucho en los últimos 10 años en la educación y evaluación de padres de familia con depresión", dijo la Dra. Earls. "Sin embargo, es necesario hacer más para abordar el estigma asociado con las enfermedades mentales y para encauzar a las familias a recibir el apoyo necesario".

 Infomación adicional:


Publicado
12/17/2018 12:00 AM
Síganos