Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La American Academy of Pediatrics recomienda mayor acceso a tratamientos quirúrgicos para la obesidad severa

Joven pesándose en una báscula. Joven pesándose en una báscula.
El predominio de la obesidad severa casi se ha duplicado desde 1999, a cerca de 4,5 millones de niños y adolescentes en los Estados Unidos.

Reconociendo que la obesidad severa es una crisis de salud pública seria y que está empeorando en los niños y los adolescentes, la American Academy of Pediatrics (AAP) hace un llamado para que haya un mayor acceso a la cirugía metabólica y bariátrica, una de las pocas estrategias que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de las formas más severas de esta enfermedad crónica.

En una nueva declaración de política titulada, "Cirugía metabólica y bariátrica pediátrica: evidencia, barreras y mejores prácticas", (en inglés) publicada el domingo 27 de octubre, la AAP describe la obesidad severa en los niños y adolescentes como una "epidemia dentro de la epidemia", una que presagia un acortamiento dramático a la esperanza de vida de la generación de hoy comparada con la de sus padres.

Pocas estrategias han probado ser eficaces para ayudar a las personas que sufren de las formas más severas de obesidad para bajar de peso. En los niños y adolescentes con formas menos severas de obesidad, modificaciones del estilo de vida han logrado éxitos moderados. Pero estas estrategias no han funcionado tan bien para los jóvenes con obesidad severa, que son identificados por tener un índice de masa corporal (IMC) de por lo menos 120 % del percentile 95 para la edad y sexo, lo que se calcula más o menos como 35 kg/m 2 o más. 

Evidencia reciente revela que el tratamiento quirúrgico es seguro y eficaz, pero no es utilizado ampliamente (infrautilizado).


"Los niños con obesidad severa desarrollan problemas de salud más temprano que aquellos con menor grado de obesidad, tales como diabetes, presión arterial alta, enfermedad del hígado graso y apnea del sueño. Aunque los cambios de estilo de vida continúan siendo el tratamiento principal, la atención médica probablemente cambie muy poco la trayectoria de la mayoría de los niños con obesidad severa", dijo la pediatra Sarah Armstrong, MD, FAAP, autora principal de la declaración de política y miembro del Comité Ejecutivo de la Sección sobre la Obesidad de la AAP.

"La última década de evidencia ha demostrado que la cirugía es segura y eficaz cuando se realiza en centros de alta calidad, con el pediatra de atención primaria y la familia compartiendo el proceso de las decisiones. Desafortunadamente, vemos disparidades considerables en los pacientes que tienen acceso a la cirugía bariátrica. Es necesario que la cirugía sea una opción para los pacientes que cumplen los requisitos, independientemente de su raza, grupo étnico o nivel de ingreso".

Estudios de adolescentes y personas jóvenes que se han sometido a la cirugía bariátrica han revelado reducciones considerables de peso y de enfermedades comórbidas a largo plazo.  En un estudio que le hizo seguimiento a adolescentes hasta 12 años después de la cirugía, se reveló un promedio de 29 % de reducción del IMC en los pacientes que se sometieron a una de estas cirugías, y reducciones considerables en diabetes y presión arterial alta. Por el contrario, los adolescentes inscritos en programas de modificación del estilo de vida vieron un aumento en su IMC.

Los datos más recientes de la Encuesta Nacional de Vigilancia de Salud y Nutrición informaron un predominio de la obesidad severa en los jóvenes de 7,9 %. Entre niños de 12 a 15 años, 9,7 % sufren de obesidad severa y entre niños entre 16 a 19 años, es 14 %. Esto es más o menos el doble de su predominio en 1999.

La AAP recomienda que los pediatras remitan (deriven) a los pacientes a centros multidisciplinarios de alta calidad que tengan amplia experiencia con cirugías pediátricas y que tengan especialistas pediátricos que puedan evaluar y prestar atención médica a los pacientes antes y después de la cirugía. El seguro médico debe cubrir el procedimiento y el cuidado pos operatorio, de acuerdo con la AAP. La AAP también recomienda evitar establecer límites de edad arbitrarios para la cobertura, en lugar de considerar este procedimiento para cualquier paciente con obesidad severa que cumpla con los requisitos de la cirugía.

"La decisión de someterse a una cirugía metabólica y bariátrica debe ser basada en la salud y las necesidades del paciente individual”, dijo el cirujano pediátrico, Marc Michalsky, MD, FACS, FAAP, FASMBS, uno de los autores de la declaración de política”. Esta debe ser una decisión que debe ser considerada con mucho cuidado y debe ser tomada de forma conjunta por el paciente, sus padres y el equipo médico y quirúrgico, basada en el índice de masa corporal y otras enfermedades y la calidad de vida. 

Por ahora, el acceso a la cirugía bariátrica es con frecuencia limitado debido a la falta de cobertura médica, así como por la escasez de centros médicos calificados. Los pacientes de grupos de niveles socio-económicos bajos y minorías raciales y étnicas que sufren la carga mayor de la obesidad severa son los que tienen menos probabilidad de tener acceso a la cirugía metabólica y bariátrica. 

La AAP recomienda a los pediatras, al gobierno, a los centros médicos y aseguradores que trabajen en estrategias para reducir barreras y mejorar el acceso a la cirugía, para que más niños y adolescentes puedan recibir la atención que necesitan. 

Información adicional:


Publicado
10/27/2019 12:00 AM
Síganos