Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

 5 cosas que necesita saber sobre los parques acuáticos que probablemente no sepa

5 Things You Need to Know About Water Parks, But Probably Don't 5 Things You Need to Know About Water Parks, But Probably Don't

Existen 1.300 parques acuáticos en los Estados Unidos, y 85 millones de personas los visitan anualmente. 

Como padre de familia, es importante saber lo que debe esperar cuando está planeando un viaje a un parque acuático al aire libre o cubierto bajo techo.

A continuación, le ofrecemos alguna información y cosas que debe tener en cuenta de la American Academy of Pediatrics para ayudar a mantener a su familia a sana y segura.

1. Conozca los reglamentos.

Los deslizaderos (toboganes) acuáticos son la causa principal de lesiones en estos parques. Así que debe cumplir con las instrucciones para deslizarse. Las reglas que dicen por ejemplo que debe lanzarse "con los pies por delante" tienen su razón de ser, para mantener a salvo a los que las montan.

               En 2015, 4.200 personas terminaron en el hospital debido a lesiones relacionadas con parques acuáticos, siendo las más comunes: raspaduras, cortes, huesos rotos, conmociones cerebrales y lesiones de la columna vertebral.

Tenga en cuenta siempre las restricciones de peso y tamaño de las atracciones.  Los niños que son muy pequeños pueden ser lanzados del juego o la atracción que montan. Los niños que exceden el peso máximo pueden quedar atascados en los toboganes o alcanzar una velocidad excesiva y ser expulsados del juego o atracción muy rápido. Además, debe tomar en cuenta el número máximo de niños permitidos en los juegos. Si los carteles (letreros) dicen que el juego está limitado a dos personas, no trate de apilar a cuatro para batir el récord. Cerciórese de que sus niños comprendan por que es necesario cumplir con los reglamentos.

 2.  Proteja a su bañista.

Los registros de datos nacionales revelan que ahogamientos inminentes y mortales suceden en los parques acuáticos en los Estados Unidos. Le puede pasar a cualquiera. Conozca los riesgos y tome medidas para prevenir una tragedia por ahogamiento.  

Cuál es la atracción de un parque acuático que posee el mayor riesgo de ahogamiento?

Respuesta: las piscinas de olas.  Las piscinas de olas pueden ser peligrosas para los niños pequeños y los que no saben nadar muy bien, y pueden ser caóticas debido a la gran cantidad de personas que se mecen en el agua. También puede dificultar poder ver o determinar a un bañista en peligro que puede verse como cualquier otro que está disfrutando las olas. Lo más importante es que los padres supervisen a los niños muy de cerca. Padre de familia, permanezca al alcance de la mano de los niños pequeños o de los que no sepan nadar bien.  Mantenga sus hijos a la vista en todo momento y considere ponerles chalecos salvavidas.

 3.  Esté atento a lo que contiene el agua.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la mayoría de las personas tienen cerca de 0,16 gramos de excremento en sus traseros (nalgas) que se pueden enjuagar y contaminar el agua. Los CDC también informan que en un año, 58 % de las piscinas públicas obtuvieron pruebas positivas de E.coli, que es indicador habitual de contaminación fecal. ¡Qué asco! Cripto (la abreviación de criptospodirios) tiene una alta resistencia al cloro que le permite a este parásito sobrevivir por largo tiempo en las aguas de las piscinas tratadas con cloro. Ambos el E. coli y el cripto pueden enfermar de gravedad a los bañistas, algunas veces la hospitalización es necesaria.

Qué pueden hacer los padres para prevenir las enfermedades transmitidas por el agua.

  • Enséñele a su niño a no tomar agua de la piscina. Tenga agua limpia disponible en caso de que el niño tenga sed.

  • Tome pausas para llevar al niño al baño más o menos cada hora.

  • Revise los pañales para nadar cada 30 a 60 minutos.

  • Trate de no sentarse en los chorros o surtidores de agua.

  • Si su niño está enfermo, especialmente con diarrea, no vaya de visita a los parques acuáticos.

  • Tome una ducha antes de nadar, especialmente si su niño ha estado jugando en otras áreas del parque, tales como en areneros; la ducha puede ayudar a enjuagar la bacteria de la piel y reducir la contaminación.

  • Tome una ducha otra vez antes de regresar a casa. Bañarse elimina el cloro de la piel, lo cual ayuda a prevenir la irritación de la piel.

 4.  Sepa dónde hay vigilancia, y dónde no.

 ¿Sabía que el gobierno federal no vigila o regula parques de diversiones permanentes, muchos de estos tienen parques acuáticos?  ¡Desafortunadamente es cierto!   En 1980, el Congreso le entregó el control de estos parques a los estados y gobiernos locales. A los funcionarios de la seguridad nacional no se les permite abordar los problemas de seguridad de estos parques, así que un grupo fragmentado de autoridades estatales y locales tiene la responsabilidad de supervisar las atracciones de los parques de diversión. Esto significa que no existen medidas coherentes de regulación.

 ¿Entonces, qué significa esto?  ¿Deben los padres de familia preocuparse? 

Cada estado decide el nivel de regulación y vigilancia que quieren asumir. Algunos estados son estrictos, pero otros estados eligen una mínima participación, y dejan que unos parques se autorregulen.  ¡De hecho, los carnavales ambulantes o parques de juegos temporales son más regulados que los parques de diversión permanentes!

La AAP sugiere que averigüe cómo es regulado y vigilado el parque acuático que visita.  

SaferParks.org  (en inglés) tiene una lista con información sobre la regulación de parques de diversión por estado.   También contiene un gráfico con información sobre cómo se reportan las lesiones y si hay un registro oficial de lesiones disponible al público.   

 5.  No solo piense en los peligros de las piscinas.

Ahora que ya sabe las reglas para nadar, la seguridad para los bañistas y los problemas de salud, hay otros consejos que debe tener en cuenta para cerciorarse de que su estadía en el parque es una buena experiencia. Como siempre, no olvide la importancia de traer y usar un protector solar si va a estar al aire libre. También debe traer agua para que todos estén hidratados.

A continuación, ofrecemos algunos consejos adicionales para que todos se mantengan seguros y felices:

  • Ya sea un parque cubierto o al aire libre, invertir en zapatos para el agua puede ser una buena inversión.  Las plataformas (superficies) de las piscinas pueden ser resbalosas y contener una mezcla de cremas protectoras solares y agua. Los zapatos para el agua pueden proporcionar a los pies un poco más de tracción y protección de las superficies rugosas como las del fondo de la piscina.

  • Programe tiempo para descansar de las actividades durante el día. Los niños queman cerca de 288 calorías durante una hora de juego en la piscina. Este tipo de actividad puede agotar a los pequeños bañistas, así que es importante que salgan de la piscina de vez en cuando para descansar. Esto le da la oportunidad de recobrar las fuerzas en la sombra con un refrigerio y les da tiempo para ir al baño.

  • Camine, no corra en las plataformas de las piscinas. Las plataformas son resbalosas y los parques pueden ser muy concurridos (llenarse de gente).

  • Obtenga un mapa del parque para identificar un lugar para congregarse en caso de que la familia se separe.

  • Los niños y cualquiera que no sepa nadar bien debe usar un chaleco salvavidas cuando estén en la piscina o parque acuático. Algunos parques requieren su uso y miembros del personal pueden ayudarlo a que el chaleco sea de la talla apropiada y se ajuste bien al niño. Incluso cuando tienen puesto un chaleco salvavidas, los niños pequeños y los que no saben nadar bien necesitan que un adulto que sepa nadar este al alcance de la mano para brindarles supervisión cercana (de contacto).

  • Recuerde que los salvavidas (socorristas) brindan solo una protección adicional contra el ahogamiento.  Es de suma importancia que los niños sean supervisados de cerca por una persona capacitada cuando se encuentran cerca del agua. Incluso cuando tienen puesto un chaleco salvavidas, los niños pequeños y los que no saben nadar bien necesitan que un adulto que sepa nadar este al alcance de la mano para brindarles supervisión cercana (de contacto).

Información adicional:


Última actualización
6/10/2019
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2019)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest