Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Consejos de seguridad y protección bajo el sol

​Pasar tiempo al aire libre es algo que hacemos con frecuencia durante las vacaciones de primavera o de verano, pero recuerde que debe protegerse de los rayos del sol. Todos corremos riesgo de quemaduras solares. Los niños en especial necesitan estar protegidos de los rayos solares debido a que los daños del sol pasan con más frecuencia en la infancia. Como con cualquier quemadura, las quemaduras del sol dejan la piel roja y adolorida. En casos graves, pueden causar ampollas, fiebre, escalofríos, dolores de cabeza y malestar general.  La American Academy of Pediatrics le ofrece consejos para mantener a los niños sanos bajo el sol. 

Seguridad de los bebés menores de 6 meses bajo el sol

  • Los bebés  menores de 6 meses deben mantenerse protegidos de los rayos directos del sol. Ponga a su bebé en la sombra bajo un árbol, parasol o la cubierta/capota de un cochecito. Vista a los bebés con ropa liviana que cubra brazos y piernas y póngales sombreros de ala ancha que le cubran el cuello para prevenir quemaduras del sol.

  • Cuando no tenga la ropa apropiada o encuentre sombra, le pueden aplicar una pequeñísima cantidad de protector solar de por lo menos un factor de protección solar de 15 (SPF en inglés) en algunas partes del cuerpo de los bebés menores de 6 meses, por ejemplo, en la cara o el dorso de las manos del bebé, si no hay otra forma de evitar los rayos del sol.

  • Recuerde que toma 30 minutos para que empiece su efecto.

  • Si un bebé recibe quemaduras del sol, aplique compresas frías en las áreas afectadas.

Seguridad de los niños bajo el sol

  • La primera y mejor forma de defensa contra la nociva radiación ultravioleta (RUV) es cubrirse. Manténgase en la sombra lo más que pueda y limite la exposición solar de las horas de máxima intensidad —entre las 10 a.m. y las 4 p.m.

  • Elija ropa fabricada con telas de tejido apretado. La ropa de algodón es fresca y protege. Trate de ponerle a su hijo un sombrero de ala ancha que le cubra las mejillas (cachetes), quijada, orejas y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con protección contra la luz ultravioleta (UV) también son una buena idea para proteger los ojos de su niño.

  • Aplique protector solar con factor de protección, FPS (SPF en inglés) de 15 o más a la piel del niño que no esté cubierta por la ropa. Antes de aplicarlo, haga un a prueba poniéndole una pequeña cantidad en la espalda del niño para ver si tiene una reacción alérgica. Aplíquelo cuidadosamente alrededor de los ojos, evitando los párpados. Si se presenta un sarpullido, hable con su pediatra.

  • Asegúrese de aplicar suficiente protector solar —cerca de una onza a la vez a un adulto joven.

  • Reaplique el protector solar cada dos horas o después de ir a nadar o de sudar.

  • Si su niño sufre quemaduras del sol que le producen ampollas, dolor o fiebre, contacte a su pediatra.

Seguridad de la familia bajo el sol

  • Los rayos solares son más fuertes entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Trate de evitar el sol durante esas horas.

  • Los rayos  ultravioleta son nocivos y pueden rebotar de la arena, agua, nievo o concreto; así que tenga especial cuidado en estas superficies.

  • Use ropa que puede conseguir en el comercio diseñada para protegerlo contra el sol, tales como las camisetas (playeras) para nadar.

  • La mayoría de los rayos del sol pueden llegar a través de las nubes en días nublados (encapotados); así que no olvide la protección solar en días como estos.

  • Cuando elija un protector solar, busque las palabras "amplio espectro" en la etiqueta —esto quiere decir que el protector solar lo protegerá no solo de los rayos ultravioleta B (UVB) sino de los rayos ultravioleta A (UVA). Elija un protector solar impermeable y re aplíquelo cada dos horas o después de nadar, sudar o de secarse con una toalla. Trate de elegir un protector solar que no contenga oxybenzona de ingrediente, un químico de los protectores solares que pudiera contener propiedades hormonales.

  • Óxido de zinc, un protector solar muy eficaz, se puede usar como protección adicional para la nariz, mejillas y la punta de las orejas y hombros.

  • Use un protector solar con factor de protección, FPS (SPF en inglés) de por lo menos 15. Los protectores solares con factores de protección, FPS (SPF en inglés) de más de 50 tiene beneficios adicionales limitados.

  • Frote bien el protector solar, asegurándose de cubrir todas las partes del cuerpo expuestas, tales como la cara, la nariz, orejas, pies y manos, incluso en la parte posterior de las rodillas.

  • Póngase el protector solar 30 minutos antes de salir al aire libre —ya que toma tiempo para que empiece su efecto en la piel.

  • Los protectores solares deben usarse para protegerse del sol y no es una razón para quedarse bajo el sol por más tiempo.

Información adicional

The information contained on this Web site should not be used as a substitute for the medical care and advice of your pediatrician. There may be variations in treatment that your pediatrician may recommend based on individual facts and circumstances.