Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Seguridad y Prevención
Tamaño del texto

Los rayos y la seguridad en los deportes al aire libre: ¡cuando se oyen truenos no más juego!

Por: Alex B. Diamond, DO, MPH, FAAP

Lo más probable es que dondequiera que viva el clima puede cambiar sin mucho aviso —especialmente en los meses de primavera y verano. Las tempestades y los rayos pueden ocurrir sin mucho aviso. Si su niño está jugando o practicando en condiciones climáticas que no son las ideales, debe estar al tanto de los posibles peligros y tener preparado un plan con antelación.

Datos y estadísticas básicas sobre los rayos

  • No tiene que estar lloviendo para que caigan rayos.
  • Todas las tempestades producen rayos. Si oye truenos, la tempestad está lo suficientemente cerca para que caigan rayos.
  •  Los rayos pueden causar muerte o discapacidad permanente. De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés), más de 400 personas son alcanzadas por rayos todos los años con un promedio de 49 muertes.
  • El Servicio Meteorológico Nacional informó que el 17% de las muertes a causa de rayos entre el 2006 t el 2013 ocurrieron durante actividades deportivas y recreativas al aire libre. Entre estos deportes están el fútbol (soccer), el golf, el atletismo, el  béisbol, y el fútbol americano, en orden de importancia. El mayor número de fallecimientos ocurren en los grupos de edades entre 10 y 19 años y entre 20 y 29. Muchas de las víctimas se dirigían a buscar refugio o estaban a unos pocos pasos de estar a salvo cuando fueron alcanzados por el rayo mortal. ¡Por lo tanto, tomar medidas antes de que la amenaza se avecine es clave!  

Los rayos y los consejos de seguridad en los deportes de la AAP

Aunque nuestro mensaje de salir al aire libre y disfrutar la naturaleza y promover la actividad física es inquebrantable, la declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP): Béisbol y bola suave (softball), le recomienda a los entrenadores y funcionarios permanecer alerta sobre las condiciones climáticas —como los rayos— y aplazar o cancelar los juegos si las condiciones empeoran y los jugadores corren riesgo.  Este mismo mensaje se aplica a todos los deportes organizados, así como a las actividades recreativas al aire libre.

Utilice y siga estas recomendaciones para ayudar a prevenir las lesiones causadas por los rayos durante los eventos deportivos y las actividades al aire libre:

  • Antes de cualquier práctica o actividad, la persona encargada debe revisar los pronósticos locales del tiempo. Este pendiente de cualquier alerta del Servicio Meteorológico Nacional sobre alertas o advertencias de tempestad. Una alerta significa que las condiciones son favorables para que ocurra una inclemencia climática en la zona; una advertencia significa que una condición climática severa es inminente en la zona y que hay que tomar medidas apropiadas de precaución. Las actividades deben ser aplazadas si una tormenta se aproxima antes o durante una práctica o juego.
  • Reconozca las señales de una tormenta que se acerca. Aunque los rayos pueden caer sin ningún aviso, cuando una tempestad viene en camino, las nueves se oscurecen, el viento arrecia y pueden presentarse truenos. Ponga mucha atención a estas señales y a las advertencias que han sido comunicadas.
  • Cerciórese de que su niño está enterado de los peligros de los rayos y de la política a seguir de su entrenador. Si el entrenador no sigue la política, como padre, es hora de intervenir y sacar a su niño de la cancha o campo de juego. ¡La seguridad es lo más importante!
  • Esté preparado y tenga protocolos establecidos para los rayos que estén incluidos en los planes de medidas de emergencia (EAP, por sus siglas en inglés) de las escuelas y ligas deportivas. Cree y practique protocolos para la prevención y el tratamiento de lesiones por rayos como parte del plan de medidas de emergencia.
    • Asigne a una "vigilante de las condiciones climáticas" y cree una cadena de comando para monitorear y responder a las condiciones severas del clima.
    • En caso de tempestades inminentes, aquellos encargados del evento o sede deben cancelarlo, advertir a los participantes y espectadores sobre el peligro de los rayos y específicamente instruirlos sobre los procedimientos apropiados para la evacuación.
    • El tiempo designado para la evacuación depende de qué tan rápido se aproxime la tormenta y como esté estructurada la seda (el tiempo necesario para que todos encuentren un refugio seguro.  Por lo general, si un rayo cae entre 6 a 8 millas —9,6 a 12,8 km—  de la sede, se debe realizar una evacuación).
  • Siga la regla 30/30. Familiarícese con el conteo del destello al estruendo para determinar cuándo debe buscar refugio. Comience a contar cuando vea el destello del relámpago. Pare de contar cuando oiga el trueno. Su niño debe estar en un refugio cubierto y seguro antes de que alcance a contar a 30. Al dividir este número en cinco se determinará la distancia (en millas) al destello del relámpago. Si la actividad se ha aplazado, espere por lo menos 30 minutos después del último sonido del trueno o del relámpago antes de que su niño vuelva a la actividad.
  • Cerciórese de que se haya designado un lugar seguro para el refugio. ¡Árboles, postes de banderas o de luz, carpas, gradas, bancas, casetas o cobertizos de almacenamiento o garajes abiertos no son refugios seguros! Es más, hay muy pocos lugares seguros al aire libre cuando las tempestades están en el área. Los refugios más seguros son estructuras con cuatro paredes sólidas y con instalaciones eléctricas y telefónicas (cableado). Si no hay un refugio disponible, su niño debe buscar refugio en un vehículo de techo sólido; no toque o gire el dial del radio o las manillas de la puerta —especialmente si son de metal.
  • Específicamente evite las aguas estancadas o los campos abiertos. Si usted se encuentra en un campo abierto, trate de no estar en su punto más elevado, en contacto o cerca del punto más elevado del campo.
  • Si siente hormigueo en la piel, está en peligro más inminente. .Adopte la posición de seguridad para protegerse de los rayos. Esto quiere decir ponerse en cuclillas en la tierra con su peso en el pulpejo de los pies (bola del pie), pies juntos, cabeza agachada y cubriéndose las orejas.
  • Aunque se encuentre en un lugar cubierto (interior), permanezca lejos de ventanas abiertas, fregaderos, inodoros, bañeras, duchas y enchufes de corriente. Durante una tempestad con rayos, las corrientes eléctricas pueden viajar a través de estos objetos y "brincar" a una persona —incluso si está dentro de un refugio. Además, nunca debe permitir que su niño nade durante una tormenta con rayos.
  • Invierta en un radio meteorológico NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) y descargue la aplicación (app) CoachSmart (en inglés) "CoachSmart", es el resultado de una colaboración entre Vanderbilt Sports Medicine (Medicina del Deporte Vanderbilt) y el Hospital Infantil Monroe Carell Jr. en Vanderbilt y ofrece información en tiempo real basada en la localización del usuario del GPS, en el índice de calor y de la descargas de rayos. Esta aplicación también incluye preguntas frecuentes sobre la seguridad y sobre la medicina del deporte y contiene una función para estar en contacto con un grupo. ¡"CoachSmart" les será de mucha utilidad a los entrenadores, técnicos y administradores de campos de juego que están encargados de varias locaciones! "CoachSmart" está disponible en iTunes (en inglés).
  • Eche un vistazo a otras aplicaciones y recursos para consultas o datos climáticos . Hay varias aplicaciones disponibles gratis que puede descargar y usar de por vida con información verificada. Los siguiente son ejemplos de las  aplicaciones disponibles:  WeatherBug ®,  Storm de Weather Underground  o  NOAA Weather Radar (todas en inglés). Los padres de familia, entrenadores y espectadores, así como la persona designada para "vigilar el clima" pueden utilizar estas aplicaciones para hacer recomendaciones objetivas sobre si hay necesidad de cancelar la actividad y buscar refugio.
  • Si alguien es alcanzado por un rayo, obtenga ayuda de emergencia de inmediato y traslade a la persona a un lugar seguro. A pesar de lo que haya oído, los rayos pueden caer dos veces en el mismo lugar. Si usted está certificado, inicie la cadena de supervivencia:(llame al 911, comience  RCP, aplique DEA- desfibrilador externo automatizado). Las personas que han sido alcanzadas por un rayo no están cargadas de electricidad y se pueden manipular con seguridad.
  • Recuerde que las tormentas y los rayos no son los únicos riesgos climáticos. El calor extremo puede ser casi tan peligroso ya que supone un riesgo innecesario y alto de enfermedades por calor, tales como el golpe de calor (insolación), así que el equipo del niño debe establecer una política para cancelar o modificar las prácticas o los juegos si el índice de calor es demasiado alto.

Nota importante: Los teléfonos celulares o los correos electrónicos pueden transmitir notificaciones a los padres y las familias, pero sólo deben completar los procedimientos de seguridad enunciados anteriormente.  

Información adicional:

 

Sobre el Dr. Diamond:

 https://healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/Alex_Diamond_headshot.jpgAlex Diamond DO, MPH, FAAP es un miembro del comité ejecutivo de la AAP: Consejo de la Medicina Deportiva y el Estado Físico. El Dr. Diamond es un profesor auxiliar de Pediatría y Ortopedia en el Centro Médico de la Universidad en Vanderbilt y en el Hospital Infantil Monroe Carell Jr. en Vanderbilt donde se especializa en medicina deportiva pediátrica. El Dr. Diamond también es miembro del equipo de médicos de la Universidad Vanderbilt, del equipo de hockey del hielo, Nashville Predators, y el de béisbol, Nasville Sounds y de varios equipos de escuelas secundarias y medias de la localidad. Además, es el cofundador y director del Programa de Prevención de Lesiones en Deportes Juveniles (PIPYS, por sus siglas en inglés) y un afortunado esposo y padre de dos hijos. Siga al Dr. Diamond en Twitter  @VandyPedsSports

Autor
Alex B. Diamond, DO, MPH, FAAP
Última actualización
6/21/2016
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2016)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos