Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto
Facebook Twitter Google + Pinterest

Cómo elegir una cuna

El dormitorio, al igual que la cuna o la cama de su bebé deben ser muy seguros. Su cuna, una vez que pueda moverse, y su habitación son los lugares donde tratará primero de explorar sin supervisión directa la mayor parte del tiempo. Para que se pueda mover con libertad, su entorno debe estar libre de trampas y peligros tanto como sea posible.

Control de seguridad para todos los muebles del bebé

Verifique que todos los muebles estén al día con los requisitos de seguridad  y que sean adecuados para la edad de su bebé. Esto es de especial importancia con muebles usados previamente, comprados o regalados. Las cunas antiguas, por ejemplo, pueden parecer hermosas, pero el espacio entre los barrotes rara vez cumple con el estándar actual de 2 ⅜ pulgadas (6 cm) o menos, cuya finalidad es impedir que la cabeza de un bebé quede atrapada. Además, el acabado puede tener capas antiguas de pintura a base de plomo. Puede confiar en los muebles nuevos si llevan el sello de certificación de seguridad de Juvenile Products Manufacturers Association. Todas las telas utilizadas en la habitación de su bebé (por ejemplo, ropa de cama, sábanas y cortinas) deben ser resistentes al fuego.

Cómo elegir una cuna segura

  • Los barrotes de la cuna no deben estar a más de 2 ⅜ pulgadas (6 cm) de distancia.
  • El colchón debe ser muy firme y no debe hundirse con el peso de su bebé. Debe entrar de manera ajustada, sin espacio entre este y las paredes de la cuna.
  • La parte superior de la baranda de la cuna debe estar al menos a 26 pulgadas (66 cm) de la parte superior del colchón. Periódicamente baje el colchón a medida que su hijo sea más alto.
  • La cabecera y los pies de la cama deben ser sólidos, sin recortes decorativos. Se deben quitar los barrotes de las esquinas que pueden causar lesiones o enganchar la ropa.
  • No utilice cunas con barandas que se puedan bajar. No son seguras.
  • Puede parecer que los protectores acolchados para cunas ayudan a proteger a los bebés de las corrientes de aire y los golpes, pero no se deben usar en las cunas. No existen pruebas de estos protectores acolchados (protectores almohadillados) puedan evitar lesiones graves y representan un riesgo de asfixia, estrangulamiento o aprisionamiento. Además, los bebés más grandes pueden utilizarlos para trepar y salirse de la cuna.
  • Mantenga los juguetes y los animales de peluche grandes fuera de la cuna, ya que el bebé puede usarlos para levantar una pierna y pasarla por encima de la baranda. No debe haber almohadas, edredones gruesos y mantas pesadas en una cuna; un bebé se puede asfixiar debajo de ellos.
  • Coloque la cuna lejos de las ventanas, donde la luz solar directa y las corrientes de aire pueden incomodar al bebé. Una cuna puede resultar incómoda por el calor si se coloca demasiado cerca de un radiador. Asegúrese además de que no haya cordones de persianas o cortinas cerca que puedan enrollarse alrededor del cuello del bebé.
  • Una vez que su hijo tenga una estatura aproximada de 3 pies (91 cm) debe empezar a dormir en una cama. Si le preocupa que se caiga de la cama, puede comenzar colocando el colchón en el suelo.
  • Coloque un colchón firme en la cuna de su bebé y asegúrese de que no haya espacio entre el colchón y las paredes de la cuna. Su bebé nunca debe dormir sobre una cama de agua, manta de piel de oveja, almohada, sofá, sillón u otra superficie blanda. Las mantas gruesas, los edredones de plumas, los acolchados, las almohadas y los juguetes de peluche grandes y suaves nunca se deben usar en las cunas de los bebés; un bebé puede asfixiarse fácilmente si queda atrapado debajo de ropa de cama gruesa o cuando su rostro es presionado contra una almohada.
  • Los bebés no necesitan un apoyo adicional, como mantas enrolladas o dispositivos comerciales, para mantenerlos de espaldas. Los materiales voluminosos como estos ocuparán espacio en la cuna y pueden ser peligrosos para un bebé.
Última actualización
5/20/2016
Fuente
Sleep: What Every Parent Needs to Know (Copyright © 2013 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Facebook Twitter Google + Pinterest