Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Consejos y Herramientas
Tamaño del texto

Pregunta

¿Pueden los probióticos ayudar a prevenir los problemas de estómago cuando mi hijo tiene que tomar antibióticos?

Christine Waasdorp Hurtado, MD, FAAP

Respuesta

​​Los antibióticos pueden matar las bacterias buenas y malas del intestino de su hijo. Esto puede desequilibrar el "microbioma" intestinal de su hijo. El microbioma está formado por organismos microscópicos (bacterias, hongos, virus y parásitos) que viven en nuestro cuerpo. Por eso es importante usar antibióticos solo cuando sean realmente necesarios.

Si el microbioma intestinal de su hijo está alterado por los antibióticos, su médico puede recomendar aumentar los probióticos en su dieta. Los signos de que el microbioma de su hijo está desequilibrado incluyen:

  • Diarrea

  • Calambres abdominales

  • Náuseas

  • Gases

  • Vómitos

¿Cómo pueden ayudar los probióticos?

Los probióticos están formados por bacterias buenas que viven en nuestro cuerpo. Después de que su hijo haya tomado antibióticos, los probióticos pueden ayudar a que el microbioma intestinal recupere un equilibrio saludable al devolver las bacterias beneficiosas. Los estudios también sugieren que los probióticos pueden ayudar a aliviar la diarrea, los gases y los calambres causados por los antibióticos.

Hay cientos de bacterias que se consideran probióticos. Algunas de las cepas más utilizadas son Lactobacillus, Bifidobacterium y Saccharomyces.

Es posible que también haya oído hablar de los prebióticos. Estos alimentos o suplementos contienen carbohidratos complejos que no se pueden digerir. Los carbohidratos fermentan en el sistema digestivo, alimentando a las bacterias buenas del intestino y ayudándolas a crecer y prosperar. Los prebióticos son como un fertilizante para el microbioma.

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Muchos alimentos fermentados contienen probióticos. Algunos ejemplos:

  • Yogur

  • Kéfir (una bebida similar al yogur)

  • Chucrut y encurtidos (crudos y refrigerados)

  • Kimchi (hecho de repollo fermentado)

  • Tempeh y miso (hechos de soja fermentada)

  • Suero de leche

  • Pan de masa madre

¿La kombucha es segura para los niños?

Los probióticos también se encuentran en la kombucha, una bebida carbonatada hecha con té endulzado fermentado. Pero beber kombucha puede ser peligroso para los niños, ya que puede contener alcohol. Los niños no deben beber kombucha casera porque puede contener bacterias dañinas. Esto es especialmente cierto si su hijo tiene una afección de salud que debilita su sistema inmunitario. Es una buena idea hablar con su pediatra antes de darle kombucha a su hijo. Después, comience con no más de 4 onzas (media taza) al día.

¿Qué alimentos contienen prebióticos?

Los prebióticos se encuentran en muchos alimentos, especialmente aquellos con un alto contenido de fibra. Algunos ejemplos:

  • Espárragos

  • Arvejas

  • Granos enteros

  • Bananas

  • Cebollas

  • Soja

  • Ajo

¿Y los suplementos?

Los probióticos y los prebióticos también se venden como suplementos, en forma de cápsulas, comprimidos, polvo y líquido. Pero tenga en cuenta que los suplementos no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés). Eso significa que no hay pautas oficiales sobre la cantidad que hay que tomar o durante cuánto tiempo. Asegúrese de hablar con su pediatra antes de darle a su hijo cualquier suplemento, incluidos probióticos o prebióticos.

¿Cuándo debo agregar probióticos a la dieta de mi hijo y durante cuánto tiempo?

El microbioma de su hijo debería recuperarse por sí solo después de tomar antibióticos, siempre que coma alimentos saludables. También puede agregar alimentos con prebióticos o probióticos para ayudar a recuperar ese equilibrio.

Es posible que desee esperar para introducir más prebióticos o probióticos en la dieta de su hijo hasta que termine de tomar los antibióticos. Esto se debe a que los antibióticos pueden eliminar rápidamente las bacterias saludables que usted está tratando de introducir.

Sin embargo, si su hijo ha tenido diarrea asociada a los antibióticos (AAD, por sus siglas en inglés) antes o la tiene ahora, no le hará daño asegurarse de que esté recibiendo probióticos adicionales en su dieta mientras toma antibióticos. De hecho, algunas investigaciones muestran que los probióticos pueden ayudar a prevenir la AAD en los niños cuando se consumen junto con los antibióticos.

Si elige esperar, comience a agregar prebióticos o probióticos el último día de los antibióticos de su hijo. Ya sea que los comience de inmediato o espere hasta que su hijo termine, continúe con prebióticos o probióticos adicionales en la dieta de su hijo durante dos a cuatro semanas. Esto le dará al microbioma de su hijo tiempo para recuperarse.

¿Existe el exceso de prebióticos o probióticos?

En realidad, no. Cuando hay prebióticos en su dieta, las bacterias consumen la cantidad que necesitan para mantenerse saludables y activas. El resto pasa a través del sistema digestivo hacia las heces.

Lo mismo sucede con los probióticos. Si consume demasiados, no tienen a dónde ir, así que también pasan a las heces.

Más información

Christine Waasdorp Hurtado, MD, FAAP

Christine Waasdorp Hurtado, MD, FAAP, es miembro de la Sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición de la American Academy of Pediatrics (AAP) y del Capítulo de la AAP de Colorado. Es la directora médica del equipo de gastroenterología del Children's Hospital Colorado en Colorado Springs. Ha recibido varios premios de satisfacción del paciente, incluido el premio Colorado Springs Top Docs. También desarrolló un programa a nivel nacional para becarios de gastroenterología pediátrica sobre fisiología gastrointestinal y le apasiona educar a los pacientes, los padres y los futuros proveedores.​

Última actualización
12/24/2021
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos