Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Consejos y Herramientas
Tamaño del texto

Pregunta

¿Está bien preparar mi propia comida para bebés?

Jaclyn Lewis Albin, MD, FAAP

Respuesta

Is it OK to make my own baby food?

​​​​Sí, puede encontrar varios beneficios al alimentar a su bebé con alimentos caseros. Puede ser menos costoso que comprar en la tienda, por ejemplo. Puede permitir que su hijo disfrute de versiones para bebés de los alimentos que ve comer al resto de la familia. Y puede ser más fácil de lo que piensa. Todo lo que necesita es una licuadora, un procesador de alimentos o incluso una batidora de mano.

Tenga en cuenta estos consejos para asegurarse de que la comida casera sea nutritiva y segura para su bebé:

¿Cuándo estará mi hijo listo para probar comida para bebés?

La Academia Americana de Pediatría recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses. Antes de que su hijo comience a comer alimentos sólidos, asegúrese de que esté listo en cuanto al desarrollo. Debe poder sentarse en una silla alta o asiento para comer con un buen control de la cabeza, por ejemplo, y debe mostrar interés en la comida, abriendo la boca por sí mismos. Su pediatra puede guiarlo para comenzar.

¿Cuál es la mejor manera de empezar a preparar mi propia comida para bebés?

Primero, piense en los alimentos que ya están en su menú. Probablemente no sea necesario hacer una comida especial. Después de incorporar alimentos individuales, es posible que desee probar combinaciones. No se preocupe demasiado por las proporciones, no existe una fórmula mágica. Y trate de no pensar demasiado en qué sólidos y cuánto de cada uno darle a su bebé. (Recuerde que la leche materna o la leche de fórmula infantil todavía proporcionan la gran mayoría de calorías y nutrientes para los bebés menores de 1 año).

En su lugar, considere equilibrar varios tipos de alimentos para ofrecer diferentes nutrientes. Es posible que su bebé solo coma unos pocos bocados de algo nuevo, así que planifique guardar las sobras para más tarde. Es posible que sea necesario ofrecer algunos alimentos de 8 a 10 veces antes de que un bebé o un niño pequeño los coma bien.

Equilibrio, moderación y variedad

Las últimas pautas dietéticas de la USDA para estadounidenses alientan a los padres a “hacer que cada bocado cuente" haciendo que cada alimento en la dieta de un bebé responda a las necesidades de nutrición y crecimiento. Piense en cada bocado como una oportunidad para que su hijo explore el color, el sabor y la textura de un alimento nutritivo.

Cuando le ofrezca a su bebé alimentos nuevos, intente incluir frutas y verduras de cada color del arco iris. También ofrezca buenas fuentes de proteínas (como frijoles, pollo, pescado y yogur), grasas y hierro (por ejemplo, cereales de avena fortificados con hierro o carnes). Servir una variedad de alimentos también es clave para ayudar a reducir el riesgo de exposición a elementos tóxicos para su bebé. (Ver Metales pesados en la comida para bebés.)​

Ideas de muestra de comida casera para bebés

¿No se siente con ganas de cocinar? Intente combinar 1 banana, ½ aguacate y un puñado pequeño de espinacas. Esto proporciona muchos nutrientes, fibra y grasas saludables.

¿Quiere alimentar al bebé con una cena sencilla que todos los demás también puedan comer? Licue ½ pechuga o muslo de pollo a la parrilla, una porción pequeña de judías verdes cocidas y 1/4 taza de quinoa cocida (u otro grano integral). Esta comida proporciona proteínas, fibra y muchos otros nutrientes.

Para obtener más ideas, consulte Menú de muestra para un niño de 8 a 12 meses.

¡Consiga esos alimentos alérgenos!

La exposición temprana a las causas comunes de alergia a los alimentos, tales como el huevo, la soja, el gluten, los lácteos, las nueces y el pescado, puede reducir el riesgo de que los bebés desarrollen alergias a ellos. Intente mezclar una pequeña cantidad de mantequilla de maní con cereal de avena, por ejemplo, u ofrezca bocados de huevos revueltos. También puede incorporar yogur o queso rallado una vez que su bebé esté comiendo sólidos, junto con pequeños bocados de un pescado blanco bien cocido como tilapia o bacalao. Si su hijo tiene eczema grave o alergia al huevo, asegúrese de hablar con su pediatra sobre la incorporación de estos alimentos.

¿Qué debo evitar?

No alimente a los bebés menores de 1 año con miel, ya que puede contener bacterias que podrían enfermarlos. También tenga cuidado con los alimentos que pueden presentar un peligro de ahogo, como nueces o zanahorias crudas. Usted puede ofrecerle a su bebé agua con las comidas, pero es mejor evitar todas las demás bebidas excepto la leche materna o la leche de fórmula. Los alimentos caseros no deben reemplazar la leche materna o la leche de fórmula infantil, y recuerde que no debe preparar leche de fórmula infantil en casa. (Consulte ¿Es segura la leche de fórmula casera para bebés?).

Almacenamiento de comida casera para bebés

A algunos padres les gusta preparar con anticipación cocinando en lotes y almacenando la comida para bebés hecha con anticipación. Esto puede hacer la vida más fácil durante los días ocupados. Considere congelar las sobras para usarlas en otro momento. Después de cocinar, una cubetera de hielo es una manera maravillosa de congelar los restos de comida. Cada cubo contiene aproximadamente 1 onza de comida y puede transferirlo a una bolsa de plástico con cremallera u otro recipiente de almacenamiento después de congelarlo. Asegúrese de etiquetar el tipo de alimento y la fecha. Planifique comer comida para bebés congelada dentro de los 3 meses recalentando en la cocina o en el microondas.

¿Qué ocurre con el destete de ​​bebés?

Algunas familias optan por omitir los alimentos hechos puré y ofrecen a los bebés bocados pequeños de alimentos de mesa, generalmente sin utensilios. Esto permite que los bebés que rechazan los purés o prefieren la textura se alimenten solos, incluso eligiendo qué y cuánto comen.

Es una buena idea hablar con su pediatra antes de comenzar. Su hijo debe mostrar signos de estar preparado en cuanto al desarrollo general para consumir sólidos, además de tener la capacidad de llevarse las manos a la boca. Comience primero con bocados pequeños de alimentos blandos o triturados, como batatas horneadas, huevos revueltos, trozos pequeños de plátano o mango maduro o guisantes. Recuerde evitar las verduras crudas, nueces y semillas, palomitas de maíz, uvas enteras y otros alimentos que pueden aumentar el riesgo de asfixia.

Recuerde

Es posible que lo que sea adecuado para su familia no lo sea para sus amigos, así que trate de evitar las comparaciones. Todas las familias son diferentes y se esfuerzan por hacer todo lo posible. Preparar comida casera para bebés es una excelente opción, pero no se sienta mal si también necesita usar alimentos comprados en la tienda. El tamaño de la familia, el presupuesto y los horarios contribuyen a la toma de estas decisiones. ¡Solo recuerde ofrecerle una variedad de alimentos a su bebé y haga que cada bocado cuente!​

Más información:​

Jaclyn Lewis Albin, MD, FAAP

Jaclyn Lewis Albin, MD, FAAP, FACP es Profesora Asistente de Pediatría y Medicina Interna en la University of Texas Southwestern (UTSW) Medical Center en Dallas, Texas. Atiende a pacientes a lo largo de su vida en una práctica de atención primaria combinada de Pediatría y Medicina interna (Med-Peds), y se desempeña como Directora del programa asociada en el Programa de residencia combinado de Medicina interna y Pediatría en UTSW. Es una especialista certificada en medicina culinaria y se asocia con dietistas y chefs registrados para impartir clases de cocina en vivo y virtuales a pacientes, familias y profesionales de la salud. También estudia el papel del cambio dietético en los resultados para la salud. Dentro de la Academia Americana de Pediatría, es miembro del capítulo de Texas, la Sección de Med-Peds, la Sección de Médicos de Carrera Temprana y el Consejo de Salud Ambiental. Sígala para obtener ideas sobre comida en Instagram @jlalbin y en Twitter @JaclynAlbin.​​

Última actualización
3/22/2021
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos