Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Buenas razones para amamantar: beneficios para usted y su bebé

Prepararse para el nacimiento de su bebé es un momento emocionante y ajetreado. Una de las decisiones más importantes que tendrá que tomar es cómo alimentar a su bebé. Lo más importante es tener la información, las opciones y el apoyo que necesita para elegir lo que realmente funciona para usted y su familia.

La lactancia materna es un don natural

La lactancia materna es muy beneficiosa para los bebés y las madres lactantes. Por eso, la American Academy of Pediatrics recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de un recién nacido, y la lactancia materna continua por todo el tiempo que la madre y su bebé lo deseen después de que comience a ingerir alimentos sólidos. Sin embargo, la situación de cada familia es diferente. No todas pueden amamantar o continuar con la lactancia materna durante todo el tiempo que desean por diversos motivos. Puede optar por amamantar por un tiempo más corto o combinar la lactancia materna con fórmula para bebés. Otras pueden amamantar a sus pequeños durante dos años o más.

No es una elección de todo o nada

Darle a su hijo, al menos, un poco de leche materna ofrece beneficios reales. Y, aunque la lactancia materna exclusiva es mejor al principio, no se trata de una elección de todo o nada. En general, cuanto más tiempo amamante a su bebé, mayores serán los beneficios que recibirán tanto usted como su bebé, y mayor será la duración de estos beneficios.

¿Por qué la lactancia es tan buena para mi bebé?

Estas son algunas de las razones por las que la lactancia materna es buena para los bebés:

La leche humana es un superalimento para los bebés

La leche humana proporciona todos los nutrientes, las calorías y los líquidos necesarios para la salud de su bebé. Apoya el desarrollo y el crecimiento del cerebro de su bebé, y es más fácil de digerir para su pequeño. La lactancia materna continúa proporcionando los anticuerpos saludables que su bebé recibió naturalmente en el útero. Esto aumenta la inmunidad de su bebé a todo, desde el resfriado común hasta afecciones más graves. De hecho, las investigaciones muestran que la lactancia materna ofrece protección contra el asma, eccema, diabetes, obesidad, leucemia, caries, infecciones de oído, diarrea persistente y mucho más. Los estudios también muestran que la lactancia materna reduce los riesgos de que su hijo contraiga el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), y previene también otras causas de muerte infantil, e incluso se la relaciona con un mayor CI.

Después de darle a su bebé solo leche materna durante los primeros seis meses, la lactancia puede continuar por todo el tiempo que usted y su bebé lo deseen. Los alimentos sólidos, nutritivos, aquellos con hierro y zinc, deben incorporarse, aproximadamente, a los seis meses. Lo único que tendrá que darle a su bebé es gotas de vitamina D desde poco después del nacimiento.

La lactancia materna fomenta el vínculo entre madres e hijos

Mientras alimenta a su bebé siempre habrá mimos. Sin embargo, el contacto físico piel con piel de la lactancia ayuda a crear un lazo especial entre usted y su bebé. Su bebé se sentirá reconfortado por el aroma de su piel, el sonido de sus latidos del corazón e incluso el sabor de su leche. La leche materna tiene un sabor naturalmente dulce, pero también cambia de sabor según lo que usted come. No hay dos comidas iguales para su bebé. Esto puede tener la ventaja adicional de hacerlos más propensos a disfrutar de nuevos alimentos una vez que comienzan a comer sólidos.

¿Por qué la lactancia es buena para mí?

Estas son algunas de las maneras en que la lactancia materna beneficia a las madres:

La lactancia materna beneficia la salud de las madres lactantes

Si es una madre que produce leche, su propia salud se beneficiará. Puede ayudarle a recuperarse del parto más rápida y fácilmente. Las hormonas que se liberan durante la lactancia materna ayudan a que el útero vuelva a su tamaño normal más rápidamente y pueden reducir el sangrado posparto.

Probablemente debido a los cambios hormonales, la lactancia materna la protege contra la diabetes, la presión arterial alta, y los cánceres de mama y ovarios. También puede ayudar a mantener los huesos fuertes, lo que ayuda a protegerle de fracturas óseas en una edad mayor. También provoca la liberación de oxitocina, una hormona vinculada con sentimientos de empatía, afecto, calma y comunicación positiva, todo lo cual puede ayudarle a ser la madre cálida y atenta que desea ser.

La lactancia materna puede ahorrar dinero y tiempo de preparación

A diferencia de la fórmula, la leche materna no se compra ni prepara. La lactancia materna también es buena para el medio ambiente, ya que no se lavan biberones ni se tiran latas de fórmula. También es maravilloso poder recoger al bebé y salir, ya sea por la ciudad o en viajes más largos, sin tener que empacar y llevar una bolsa repleta de equipo de alimentación.

Y, si bien es posible que desee invertir en una bomba de extracción de leche para que la alimentación sea más conveniente, el costo de comprar o alquilar una bomba probablemente será menor que el suministro de fórmula de un año. Además, los planes de seguro suelen reembolsarlo.

La lactancia materna es beneficiosa para la anticoncepción

A menudo, las madres que amamantan a sus hijos descubren que su período no regresa, en especial, durante los primeros seis meses después del nacimiento. Esto puede ayudar a que el hierro se mantenga en su cuerpo y puede ofrecer algunos beneficios anticonceptivos naturales. Si le está dando a su hijo solo leche materna durante este tiempo, el bebé aún no tiene seis meses, Y su período no volvió, es muy probable que no ovule (¡sin ovulación no hay embarazo!) De hecho, si se cumplen estas tres condiciones, el nivel de protección anticonceptiva es cerca del 98%.

Cómo superar los desafíos de la lactancia materna

Buscar apoyo de un experto

Para muchas madres lactantes y sus bebés, la lactancia se realiza sin inconvenientes desde el comienzo. Otros necesitan un poco más de tiempo y varios intentos para lograr que el proceso se realice con eficacia. El dolor en los pezones y los problemas de suministro de leche, eso sin mencionar la necesidad de estar quieta durante horas todos los días, son problemas muy reales. Puede ayudar hablar con una partera, un asesor de lactancia o un médico capacitado en lactancia materna después del parto. Pueden mostrarle técnicas útiles y posiciones para amamantar que pueden ayudar a aliviar el dolor en los pezones. Su pediatra o su obstetra y ginecólogo puede revisar sus senos durante su visita posparto y sugerir maneras de aliviar cualquier malestar que sienta.

Apoyo en la comunidad y el lugar de trabajo

Se necesita tiempo y espacio para amamantar o extraer leche. Puede ser difícil alejarse para hacerlo y, en algunos trabajos, puede ser casi imposible. Esta es una de las razones por las que es clave el apoyo de los socios, las familias, los empleadores y las comunidades. Cada vez más empleadores adoptan políticas favorables para la lactancia materna, y las leyes de los 50 Estados en EE. UU. protegen el derecho de las madres a amamantar en público. Cuando busca el apoyo que necesita, incluida la ayuda práctica en el hogar y el trabajo, es probable que encuentre tiempo y espacio para amamantar.

Más información:

Última actualización
10/17/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos