Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

A veces, sus pechos pueden dolerle cuando están demasiado llenos. La mayoría de madres ha experimentado dicha sensación en sus pechos alguna u otra vez mientras sus cuerpos se ajustan a las cambiantes exigencias de leche materna de su bebé. Una leve sensación de llenura durante los primeros días después de dar a luz es normal, pero la congestión de los senos excesiva, que puede ocurrir cuando omite una sesión de alimentación o un cambio en la frecuencia en que amamanta a su bebé, puede ser muy dolorosa.

Alimentarlo frecuentemente cuando lo pide ayuda a evitar la congestión de los senos, pero su bebé se está alimentando con la frecuencia que quiere y aumenta de peso, es posible que deba tomar medidas adicionales para aliviar la presión en sus pechos. Puede, por ejemplo, humedecer un paño en agua caliente y colocarlo sobre sus pechos o tomar una ducha de agua tibia antes de alimentar a su bebé. También puede ayudar extraer una pequeña cantidad de leche antes de amamantar, ya sea manualmente o con un extractor de leche. Para congestión de los <senos severa, utilice compresas frías, paquete de gel o de hielo entre una alimentación y otra para aliviar las molestias y reducir la inflamación.

Las molestias por la congestión de los senos también se pueden aliviar si alimenta a su bebé en más de una posición. Intente alternar estar sentada, acostarse y utilizar el abrazo de fútbol. De un masaje suave a sus pechos desde debajo del brazo y hacia el pezón para ayudar a reducir el dolor y promover el flujo de leche. Si tiene una eyección de leche enérgica que ocasiona que el bebé se atragante, intente alimentarlo acostada boca arriba y el bebé acostado sobre usted. Haga un receso a la mitad de la sesión para extraer un poco más de leche si su bebé comienza a atragantarse. Aún si no desea tomar medicamentos sin la aprobación de su médico, el acetaminofén o ibuprofeno pueden aliviar el dolor y es seguro tomarlos ocasionalmente mientras amamanta. Mientras tanto, la mejor solución para la congestión de los senos es amamantar. Pronto su suministro de leche coincidirá mejor con las exigencias de su bebé lactante y usted se sentirá más cómoda.

Por extraño que parezca, un tratamiento contra la congestión de los senos que muchas mujeres lactantes han comprobado que es efectivo es el repollo o col. Las hojas limpias y refrigeradas de repollo o col se pueden cortar en pedazos pequeños o aplicar enteras directamente sobre el pecho. Las hojas enteras se ajustan a la forma del pecho si primero retira la parte central del tallo. Sostenidas en su lugar por medio del sostén, puede dejar el repollo sobre su pecho todo lo que desee o hasta que se caliente y marchite. Puede reemplazar las hojas marchitas por hojas frescas. Puede usar col verde o morada, pero es más probable que la morada manche su sostén o ropa. Muchas madres experimentan alivio del dolor e inflamación de la congestión de los senos pocas horas después de utilizar el repollo. Hay poca investigación clínica sobre el uso del repollo para aliviar la congestión de los senos y la manera exacta en que el repollo disminuye la inflamación de los pechos se desconoce, pero aparentemente el tratamiento es inocuo. Para la congestión de los senos, puede utilizar el repollo sólo hasta que la inflamación y el dolor comiencen a disminuir. El uso continuo puede disminuir demasiado el suministro de leche. Algunas madres aplican regularmente repollo para acelerar el alivio de la inflamación y molestias que ocurren con el destete, sobre todo si este ocurre en un período relativamente breve.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.