Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Pezones planos o invertidos

Una característica de los senos que definitivamente debería consultar con su médico obstetra y con el pediatra es respecto a los pezones planos o invertidos. Los pezones invertidos se retractan hacia adentro del seno en vez de sobresalir cuando se aprieta la aureola con suavidad. Los pezones planos ni se retractan ni sobresalen sino permanecen más o menos planos. Cuando no se comprimen, algunos pezones invertidos parecen normales. Otros tienen un pequeño hoyuelo y pueden tener una clara hendidura todo el tiempo. Puede hacer una prueba con sus pezones al comprimir cuidadosamente la aureola a una o dos pulgadas detrás del pezón. Si sus pezones se hacen hacia adentro o permanecen planos, consulte con su médico obstetra o su pediatra.

Los pezones invertidos y, en una menor medida los pezones planos, pueden ser un problema durante la lactancia materna al hacer que sea más difícil para el bebé agarrar adecuadamente el pezón. En algunos casos, los pezones invertidos pueden impedir el flujo de leche. Además son más propensos a que la superficie del pezón se lesione. Afortunadamente, una mujer con pezones invertidos o planos puede amamantar si logra que sus pezones sobresalgan con estimulación Además, los pezones invertidos o planos en ocasiones se vuelven lo suficientemente normales o sobresalen lo suficiente por sí solos durante el embarazo, que al momento de que el bebé nace, la lactancia materna se puede realizar sin problemas. Aún cuando los pezones no sobresalgan por sí solos, esta característica no debe evitar que la mayoría de mujeres amamanten a sus hijos con éxito

Algunos métodos que se utilizaban en el pasado para corregir los pezones invertidos durante el embarazo en realidad pueden reducir el éxito de la lactancia materna y rutinariamente ya no se recomiendan. Esos métodos incluyen utilizar conchas protectoras, que son copas plásticas con un agujero en el centro que se presionan contra los senos, dejando los pezones expuestos. (Las conchas protectoras pueden ser útiles después del nacimiento de su bebé, aunque su beneficio no se ha comprobado con estudios). Los ejercicios manuales para hacer que los pezones sobresalgan, llamado frotamiento de los pezones, no hacen efecto. Los expertos ahora acuerdan que es mejor esperar hasta después del nacimiento para tratar los pezones invertidos, pero su equipo de apoyo médico debe estar informado acerca de su situación para brindarle una mejor guía.

Pezones perforados

En la mayoría de los casos, los pezones con perforaciones no interfieren con la lactancia materna, aunque debe quitarse cualquier arete o broche antes de una sesión de lactancia materna para evitar ahogo. Si sus perforaciones se infectan al momento de hacérselas o posteriormente, informe a su médico. Las infecciones, así como cualquier cicatriz que tenga en sus senos, puede hacer que amamantar a su bebé sea más difícil. Al amamantar, parte de su leche puede gotear a través del agujero de la perforación. Esto por lo general no es un problema, pero si tiene alguna duda, asegúrese de preguntarle a su pediatra o a un especialista en lactancia materna para verificar que esté alimentando bien a su bebé.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.