Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

En la UCIN abundan los estímulos sensoriales. Durante los primeros días que pasa en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), es posible que se sienta agobiada por la cantidad de equipo y aparatos. Muchas de estas máquinas tienen ruidos y alarmas de funcionamiento muy singulares que pueden asustarle o hacerle sentir que algo no está bien con su bebé. El personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales está especialmente entrenado para interpretar y responder a cualquier alarma y explicar lo que significa. A medida que pasa más tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales, también comenzará a distinguir entre los diversos sonidos de alarma.

Según la hora del día, la unidad puede ser un remolino de actividad. Más personas tienden a estar en la unidad de cuidados intensivos neonatales durante el día porque es cuando la mayoría de médicos, enfermeros y asistentes médicos hacen sus rondas (visitan a cada paciente) y cuando se realiza la mayoría de pruebas de diagnóstico. Se presentarán con usted varios proveedores de atención médica que participan en la atención a su bebé. No se preocupe en recordar sus nombres o lo que hacen.

El personal comprende que usted está asimilando mucha información nueva y continuará presentándose con usted hasta que lleguen a conocerse y entablar una mutua colaboración.

Los padres tienen variadas reacciones y emociones luego de sus primeros momentos en la unidad de cuidados intensivos neonatales. La forma en que usted se sienta dependerá de si esperaba que su bebé necesitara atención en la unidad de cuidados intensivos neonatales después del nacimiento, de su propia condición y de si ha tenido experiencia alguna experiencia mala en el pasado.

Miedo

El miedo es una reacción normal a lo desconocido. La mayoría de padres tienen poca experiencia previa con recién nacidos enfermos; muchos se sienten incómodos en el entorno de la unidad de cuidados intensivos neonatales y están preocupados por sus bebés. Es posible que también teman la posibilidad de una enfermedad grave, una discapacidad o hasta la muerte. También es posible que comiencen a cuestionar sus propias habilidades de cuidar de este bebé enfermo o prematuro.

Algunos padres también temen a las reacciones de sus amigos y parientes ante el nacimiento. Las madres a veces temen que su pareja las culpe por un parto complicado y temen la pérdida de la relación. A menudo, las madres sienten que su madre o la madre de su pareja las juzga como responsables de los problemas del bebé. Es bueno saber que la mayoría de complicaciones en el embarazo o al momento del parto no son culpa de “nadie” y muchas admisiones a la unidad de cuidados intensivos neonatales son imprevistas. Los miedos y dudas usualmente disminuyen con el tiempo, pero la mayoría de padres de la unidad de cuidados intensivos neonatales se sienten aprensivos al inicio de su estadía en la unidad.

Ira

La ira también es una reacción común a la experiencia inicial en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Muchos padres se sienten enojados con el personal del hospital, tanto el personal de la sala de partos como de la unidad de cuidados intensivos neonatales. Es posible que se sienta enojada de que su experiencia de parto no salió como esperaba o puede sentirse enojada por no poder controlar los eventos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (“Simplemente no saben lo que están haciendo”), con su familia y amigos (“Es que no entienden”) e incluso con su pareja (“¿Cómo se puede ir a trabajar y sencillamente olvidarse del bebé?”). Hasta puede sentirse enojada consigo misma (“¿Por qué no pude llevar a término este embarazo?” o “¿Qué hice/qué no hice para que esto le pasara a mi bebé?”). Aunque sea difícil de aceptar, es posible que también se sienta enojada con su bebé (“¿Por qué no pudiste haber esperado tan solo unas cuantas semanas más?”).

La mayoría de padres de los bebés de la unidad de cuidados intensivos neonatales sienten algo de ira y la expresan de diferentes maneras. Algunos se muestran abiertamente enojados, exigentes y tratan de culpar a otros. Algunos quieren irse o correr y mantener su enojo oculto en su interior. Puede ser difícil aceptar cualquier ira, especialmente si esta se dirige a su bebé o a la pareja.

Para lidiar con la ira, comience por aceptarla y comunicar sus sentimientos a su pareja y los que la rodean. Dese cuenta que la ira es una emoción normal y esperada, común para la mayoría de padres de la unidad de cuidados intensivos neonatales. Al comentar sus sentimientos con el personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales, es posible que empiece a comprender por qué se siente de esa manera. ¿Está molesto con alguien en particular o la situación en sí es el problema? Al hablar sobre sus sentimientos, puede comenzar a elaborar un plan para abordar los problemas que desea enfrentar o los aspectos que desea tratar de cambiar.

La ira requiere mucha energía. Los padres de la unidad de cuidados intensivos neonatales, gastarán gran cantidad de energía solo en pasar cada día: ir y regresar del hospital, absorber la enorme cantidad de información que se reciben, pasar tiempo con su bebé, cuidar de usted misma y de sus quehaceres domésticos y lidiar con las altas y bajas emocionales comunes de tener un bebé enfermo o prematuro. Lidiar con su ira puede darle más energía para cuidar de usted misma y de su bebé.

Culpa

“Nos llevó mucho tiempo resolver nuestra sentimiento de culpa. Nos preguntamos ‘qué sucede si’ y ‘por qué nosotros’ durante meses. Pero no hicimos nada mal. Tuvimos buena atención prenatal. Lo que nos sucedió no fue error de nadie”.

La mayoría de padres expresan sentimientos de culpa después del nacimiento de un bebé enfermo o prematuro. Es posible que se pregunte, “¿Qué hice para haber causado esto?” o “¿Qué podría haber hecho para impedirlo?” Y casi todos los padres se lamentan innecesariamente, “Si tan solo no hubiera...” Las madres, especialmente, examinan sus vidas desde el día en que quedaron embarazadas, al preguntarse si pudieron haber cambiado el resultado al tomar decisiones distintas o si sus circunstancias hubieran sido diferentes.

Para la mayoría de bebés en la unidad de cuidados intensivos neonatales, se desconocen las razones por las que nacieron enfermos o prematuros. De ser necesario, despójese de los sentimientos de culpa, lo cual le dejará más energía para cuidar de usted misma y de su nuevo bebé. También es importante intentar y compartir estos sentimientos con el equipo de la unidad de cuidados intensivos neonatales. A menudo, el equipo de la UCIN puede proporcionar respuestas y consuelo.

Pérdida

A lo largo de su embarazo, probablemente tuvo una imagen de su bebé. Para la mayoría de padres, esta imagen era la de un bebé saludable de término completo. Ver a su bebé prematuro o enfermo por primera vez puede ocasionar sentimientos de pérdida de lo que había esperado. La mayoría de madres de bebés a término comunican que están complacidas de que su embarazo haya terminado; sin embargo, las madres de bebés prematuros a menudo se lamentan por el final de su embarazo. Las madres de bebés prematuros a menudo descubren que extrañan sentir al bebé adentro de ellas y que no estaban listas para dar a luz. Las madres de la unidad de cuidados intensivos neonatales también pueden sentirse celosas de las mujeres que aún estén embarazadas o de las madres que han dado a luz a bebés saludables a término.

Si su parto no ocurrió como lo había planificado, usted y su pareja también pueden lamentarse de la pérdida de esa experiencia de parto planificado. Muchas parejas hoy en día planifican quién atenderá el parto, la forma en que lucirá el entorno, cómo manejarán el proceso del trabajo de parto y cuánta intervención médica desean. Algunos escriben planes de parto detallados para comunicar sus deseos a los proveedores de atención médica. Desafortunadamente, su parto prematuro o complicado pueda requerir de un cambio abrupto y no planificado a su experiencia.

También es posible que sienta la pérdida de su rol de maternidad. Durante todo el embarazo, usted se concibió como madre. Se visualizó con su pareja jugando con el bebé y brindándole cuidados. Ahora debe pasar tiempo con su bebé en un entorno extraño, tocarlo por medio de un agujero de la incubadora y esperar a que alguien más le indique cuándo es el momento apropiado para sostenerlo o alimentarlo. Liberarse de lo que pudo haber sido forma parte importante de su transición a la maternidad. Ahora debe construir un nuevo sueño para su familia en crecimiento y metas diferentes para marcar un avance. Estas nuevas metas pueden ser muy diferentes (tales como poco a poco prescindir del aparato de oxígeno o amamantar por primera vez) y los padres no pueden fijar estas nuevas metas hasta que se deshagan del viejo sueño de un bebé saludable a término completo.

Puede tomar algún tiempo superar estos sentimientos de pérdida. Muchos reviven estos sentimientos con frecuencia -algunas veces, por años- a menudo cerca de la fecha de nacimiento de su bebé. Una vez más, se trata de una reacción normal para muchas familias de la unidad de cuidados intensivos neonatales. Al igual que con la ira, a menudo ayuda confrontar y aceptar estos sentimientos de pérdida. Es posible que encuentre útil hablar con otros padres que han tenido a algún bebé en la unidad de cuidados intensivos neonatales. El personal de la UCIN puede ayudarle a identificar un posible grupo apoyo en su localidad.

Impotencia

Se encuentra en un entorno extraño, rodeada de equipo de alta tecnología y una multitud de personas que atienden a su bebé. Quiere consolar a su bebé, pero es posible que no sepa qué hacer. Estos sentimientos de impotencia son comunes en la Unidad de cuidados intensivos neonatales.

Comience por comprender que la mayoría de padres de la unidad de cuidados intensivos neonatales se sienten impotentes y acepte estos sentimientos: “Siento que no puedo hacer nada por mi bebé”. Si no se siente cómoda con los enfermeros de su bebé, podría comenzar por hacer observaciones y formular preguntas: “Mi bebé se ve incómoda. ¿Qué puedo hacer para ayudarla?” o “Mi bebé tiene los labios secos. ¿Qué puedo hacer para humedecerlos?” A medida que se siente más aclimatada con el entorno de la unidad de cuidados intensivos neonatales y adquiere experiencia en tocar e interactuar con su bebé, la confianza en sí misma comenzarán a reemplazar a sus sentimientos iniciales de impotencia.

Discuta sus sentimientos con el personal de enfermería de su bebé. Ahí le pueden sugerir formas de comunicarse con el equipo de la unidad de cuidados intensivos neonatales y participar en el cuidado de su bebé. Por ejemplo, proporcionar leche materna para su bebé constituye un aporte importante al cuidado del mismo. Aún si había planificado alimentarlo con leche de fórmula posteriormente, es posible que ahora desee considerar la lactancia materna. La leche materna es especialmente importante para bebés enfermos o prematuros debido a que proporciona la nutrición ideal y otros beneficios que ayudan a su bebé a sanar y crecer.

Sensación de “estar en una vitrina”

A diferencia de la mayoría de habitaciones de hospital para niños y adultos, algunos bebés de la unidad de cuidados intensivos neonatales y sus padres comparten espacio en la misma sala amplia. Muchos padres indican que esto los hace sentirse como “peces en estanque” durante sus vivencias iniciales en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Es posible que sienta que otros lo están observando cada movimiento que haga y la falta de privacidad puede resultar estresante. El personal de la unidad de cuidados intensivos neonatales está observándola para ayudarle en aprender cómo atender a su bebé. Cuentan con entrenamiento especial con bebés prematuros y enfermos y pueden observar al bebé para determinar signos de estrés que posiblemente usted no comprenda todavía. Además, otros padres de la unidad de cuidados intensivos neonatales pueden estar observándole para identificarlo con su bebé y comparar sus circunstancias con las de ellos. Esta socialización forma parte del proceso de llegar a conocerse en la UCIN. Cuanto más se familiarice con el entorno, más cómoda estará con el persona, las rutinas y su habilidad de atender al bebé. Su bebé se da cuenta de su atención y de su presencia y estos factores son vitales para el crecimiento y restablecimiento.

 

Última actualización
10/17/2014
Fuente
Newborn Intensive Care: What Every Parent Needs to Know, 3rd Edition (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.