Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Seremos los primeros en admitir que dormir boca arriba no siempre parece ser la forma preferida de todos los bebés. Aunque esto no es cierto para todos los bebés, hemos visto que unos cuantos son propensos a despertarse sobresaltados de un apacible sueño. Eso es porque todos los bebés están sujetos al capricho de sus propios reflejos -que, por definición, no pueden controlar- y nacen con un reflejo particularmente inconveniente (el reflejo de sobresalto, o Moro). Este reflejo hace que los bebés se sacudan súbitamente, agiten los brazos y las piernas e incluso lloren en respuesta al sobresalto; de donde se deriva el nombre. Y sí, aun cuando usted se ha esforzado por crear un entorno libre de sobresaltos para su bebé cuando duerme, es probable que él se encargue del asunto con sus propias manos (y pies), se despierte sobresaltado y luego proceda a agitarse como bicho sobre su espalda hasta que alguien llegue a su rescate. Pero no se dé por vencido en el tema del sueño ininterrumpido todavía, porque hay algo rápido y simple que puede hacer: una simple y práctica técnica a la que llamamos el “envoltorio de burrito”.

El envoltorio de burrito

En otras palabras, sugerimos que envuelva a su bebé cómodo y ajustado en una frazada para bebé antes de acostarlo a dormir. Indiscutiblemente, a las personas más talentosas que hemos visto en esta técnica salvadora del sueño son los enfermeros de la sala cuna. Estas expertas en empacar a los bebés toman a los incómodamente libres y expuestos bebés y casi sin esfuerzo los envuelven en un paradisíaco sueño, en donde no pueden agitarse, en un abrir y cerrar de ojos. Si tiene la oportunidad, le recomendamos que observe a estas profesionales en acción. Para quienes ya están en casa y se perdieron la demostración en el hospital o les caería bien un pequeño curso de recordatorio, les presentamos los detalles de la mejor manera posible sin estar presente físicamente para poder demostrarlo en persona.

  1. Coloque una frazada de bebé delgada frente a usted como que fuera un diamante.
  2. Doble la esquina superior de la frazada un poco de modo que la esquina doblada casi llegue a la mitad de la frazada.
  3. Coloque al bebé sobre su espalda, en el centro de la frazada con los brazos a los lados y la cabeza justo arriba del borde doblado y los hombros justo abajo del borde.
  4. Tome una de las esquinas de los lados de la frazada y dóblela sobre el hombro de su bebé y sobre su cuerpo, al asegurarse de meter la esquina debajo del bebé en el lado opuesto. 
  5. Luego tome la esquina inferior de la frazada (debajo de los pies de su bebé) y dóblela sobre su bebé. Si la frazada es lo suficientemente grande que la esquina inferior llegue hasta (y sobre) el rostro de su bebé, puede simplemente doblarla hacia abajo hasta que ya no le cubra el rostro o ponerla sobre uno u otro hombro y meterla debajo de su bebé.
  6. Por último, tome la única esquina restante y jálela sobre el otro hombro de su bebé pasando sobre su cuerpo. De nuevo, meta esta esquina debajo del lado opuesto de su bebé.

Una vez capte la idea general, recuerde que perfectamente se aceptan variaciones. Siéntase libre de experimentar con lo que funcione mejor para usted y su bebé. Aunque los detalles exactos y el orden en que lo hace no sean tan importantes para el resultado final, queremos enfatizar que hay un buen motivo por el cual recomendamos doblar la parte inferior de la frazada hacia arriba antes de doblar la última esquina (es decir, el paso 5 antes del paso 6) y siempre meter las esquinas debajo de su bebé: Hacer esto ayuda a que su trabajo no se deshaga tan fácilmente.

Envoltura manos libres

Algunos de nuestros respetados colegas de educación para padres sugieren hacer lo que sea necesario (en cuanto a envolver a su bebé) para asegurarse de que los brazos y las piernas de su bebé se mantengan protegidos dentro de la frazada. Otros expertos igual de convincentes y respetables recomiendan nunca restringir los brazos de su bebé, al enfocar su atención solo en las piernas y dando rienda suelta a los brazos. Personalmente, hemos probado envolver bebés de ambas formas con buenos resultados. Si observa que su bebé no parece contento con los brazos “restringidos” a los lados en lugar de hacia arriba junto a la cabeza, entonces simplemente haga el envoltorio de burrito sin colocarle los brazos adentro. Sin embargo, una cosa en la que la mayoría de los expertos en salud infantil están de acuerdo es que las caderas de los bebés no se deben envolver demasiado apretadas. En cambio, hay que dejar que se relajen en la posición natural de patas de rana para permitir el crecimiento adecuado y el desarrollo de las articulaciones.

 

Autor
Laura A. Jana, MD, FAAP and Jennifer Shu, MD, FAAP
Última actualización
6/27/2014
Fuente
Heading Home With Your Newborn, 2nd Edition (Copyright © 2010 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.