Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

American Academy of Pediatrics recomienda que los bebés saludables sean colocados sobre su espalda para dormir, ya que esta es la posición más segura para poner a dormir a un bebé. Poner a su bebé a dormir sobre su espalda disminuye las probabilidades de sufrir del síndrome de muerte infantil súbita (SMIS), el cual es responsable de más muertes infantiles en los Estados Unidos que cualquier otra causa durante el primer año de vida (más allá del período de recién nacido). La razón exacta de este hallazgo no se ha comprobado, peor podría estar relacionada con hallazgos que sugieren que un bebé que duerme sobre su estómago inhala menos oxígeno o exhala menos dióxido de carbono debido a que está “respirando de nuevo” el aire de una pequeña bolsa formada por la ropa de cama alrededor de la nariz.

Además, algunos hallazgos recientes sugieren que ciertas regiones del cerebro pueden estar menos desarrolladas en los bebés que mueren de SMIS. Cuando estos bebés durmientes se enfrentan a una situación desafiante para su bienestar, es posible que no se despierten para alejarse del peligro. Debido a que es imposible identificar qué bebés no se despertarán normalmente y debido a que la relación entre el SMIS y la posición para dormir es tan fuerte, la Academia recomienda que todos los bebés sean colocados sobre su espalda para dormir. Algunos médicos alguna vez pensaron que dormir de lado podría ser una alternativa razonable a dormir sobre su espalda, pero la evidencia reciente ha demostrado que también se debe evitar dormir de lado por razones de seguridad. (Tenga en cuenta que hay pocas excepciones para esta recomendación, incluyendo algunas condiciones médicas que su pediatra puede tratar con usted).

Esta recomendación de acostar al bebé sobre su espalda aplica a todos los bebés durante el primer año de vida. Sin embargo, es de particular importancia durante los primeros seis meses, cuando la incidencia de SMIS es más alta.

Incluso cuando está seguro que su bebé está acostado sobre su espalda al ir a dormir, también es importante evitar colocarlo sobre superficies suaves y porosas como almohadas, edredones, colchas, frazadas o cojines, incluso materiales suaves para los juguetes de peluche, los cuales pueden bloquear sus vías respiratorias si hunde su cara en ellos. Además debe evitar que duerma en camas de agua, sillones o colchones suaves. Un colchón firme para la cuna cubierto con una sábana es la ropa de cama más segura. Mantenga todos los juguetes suaves y animales de peluche fuera de la cuna de su hijo durante la infancia. Mantenga la temperatura de la habitación de su bebé cómoda y no lo coloque cerca de las ventilas del aire acondicionado o calefacción, ventanas abiertas u otras fuentes de corrientes de aire. Utilice ropa de cama (como una frazada de una pieza) sin otra cubierta, como una alternativa a las sábanas. Para tener una capa adicional, una sábana donde puede meter al bebé o un saco para dormir es una alternativa segura.

Los chupetes también pueden reducir el riesgo de SMIS. Sin embargo, si su bebé no quiere recibir el chupete o si se le sale de la boca, no lo obligue. Si está amamantando, espere hasta que la lactancia vaya bien, usualmente alrededor de tres o cuatro semanas de edad, antes de ofrecerle un chupete. Aunque dormir sobre su espalda es importante, su bebé también debe pasar algún tiempo sobre su estómago cuando está despierto y lo está vigilando. Esto ayudará a desarrollar los músculos de sus hombros y su control de la cabeza, y evitará que se desarrollen puntos planos en la parte trasera de su cabeza.

A medida que crece y su estómago crece, su bebé podrá pasar más tiempo entre comidas. De hecho, le motivará saber que más de 90 por ciento de los bebés duermen toda la noche (de seis a ocho horas sin despertarse) a los tres meses. La mayoría de bebés pueden pasar este tiempo entre comidas cuando llegan a las 12 o 13 libras (5.44 a 5.89 kg), así que si su bebé es muy grande, es posible que empiece a dormir durante la noche incluso antes de los tres meses. Aunque esto suena alentador, no espere que la lucha por dormir termine de una sola vez. La mayoría de niños avanzan y retroceden, duermen de maravilla por unas semanas o incluso meses, luego regresan abruptamente al itinerario de estar despiertos hasta tarde en la noche. Esto puede estar relacionado con que los estirones aumentan la necesidad de alimentos, o más adelante puede estar relacionado con la dentición o cambios en el desarrollo.

De vez en cuando deberá ayudar a su bebé a conciliar el sueño o a volver a dormirse. Especialmente cuando es recién nacido, probablemente descansará con más facilidad si le brinda estimulación continua y gentil. A algunos bebés les ayuda mecerlos, caminar, darles palmaditas en la espalda o tener un chupete en la boca. Para otros, la música del radio o un reproductor de CD puede ser muy relajante si se pone a un volumen moderado. Sin embargo, cierta estimulación es irritante para cualquier bebé; por ejemplo, el timbre del teléfono, el ladrido de los perros y el zumbido de las aspiradoras.

No hay ningún motivo para limitar el tiempo que su bebé duerme en su cuna. Si, por cualquier razón, desea que esté cerca de usted mientras duerme, utilice el moisés como una cuna temporal y muévala alrededor de la casa con usted. 

Basándose en una evaluación de los datos del síndrome de muerte infantil súbita (SMIS), American Academy of Pediatrics recomienda que los bebés saludables, al ponerlos a dormir, sean colocados sobre su espalda. A pesar de las creencias comunes, no existe evidencia de que el ahogamiento es más frecuente entre los bebés que se acuestan sobre su espalda (la posición supina) en comparación con otras posiciones, ni tampoco existe evidencia de que dormir sobre su espalda es dañino para los bebés saludables. En algunas circunstancias, aún existen buenas razones para poner a algunos bebés sobre su estómago para dormir. Hable sobre sus circunstancias individuales con su pediatra.

Desde 1992, cuando American Academy of Pediatrics empezó a recomendar esta posición para dormir, la tasa anual de SMIS ha disminuido más de 50 por ciento.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Adapted from Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.