Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

En los días y semanas que preceden el nacimiento de su bebé, probablemente sentirá un poco de aprensión al igual que emoción, y se preguntará cuándo sucederá finalmente este suceso tan esperado. Luego, por lo general entre la semana treinta y siete y la cuarenta y dos de su embarazo, entrará en trabajo de parto. Aunque nadie sabe con certeza qué desencadena este proceso, se producen cambios en los niveles hormonales. Posiblemente su saco amniótico empiece el proceso al romperse, lo que comúnmente se llama "romper fuente". A medida que avanza en el trabajo de parto, su útero se contraerá de forma rítmica o comprimirá, lo que moverá a su bebé hacia el canal de parto. Al mismo tiempo, esas contracciones abrirán totalmente o dilatarán su cérvix a una abertura de aproximadamente 10 centímetros (4 pulg) por lo que el bebé podrá hacer su aparición a través de la vagina.

En un parto vaginal de rutina, la primera vista que usted tendrá de su hijo será la parte superior o coronilla de su cabeza, que se observa con la ayuda de un espejo. Después de que sale la cabeza, el médico obstetra succionará la nariz y la boca y su bebé respirará por primera vez. No es necesario que se le dé una cachetada o una nalgada para que empiece a respirar, ni necesariamente llorará; muchos recién nacidos respiran por primera vez de forma silenciosa.

Al finalizar la parte más difícil del nacimiento, por lo general hay una última pausa antes de que deba pujar para ver salir el resto del cuerpo de su bebé, el cual es más pequeño que la cabeza, deslizándose suavemente a los brazos del médico o enfermero que lo esperan. Después de succionar más meticulosamente la nariz y la boca de su bebé, posiblemente se lo lleven para que lo abrace y lo contemple.

Aún cuando haya visto fotos de recién nacidos, se sorprenderá la primera vez que vea a su propio bebé. Cuando él abra sus ojos, se encontrarán con los suyo con curiosidad. Toda la actividad del nacimiento hace que él esté muy alerta y receptivo a sus caricias, su voz y calidez. Aproveche esta atención, la cual puede durar las primeras pocas horas. Acarícielo, háblele y vea de cerca a ese niño que usted ha creado. En esos primeros momentos el médico obstetra o comadrona posiblemente coloquen al bebé en su abdomen o en la parte baja de su pecho. Observe cómo se mueve el bebé hacia sus senos, buscando que lo alimente por primera vez. Estos momentos son mágicos para usted y el bebé. Estos momentos no se deben impedir; debe permitir que esto suceda. La maravilla natural de su bebé viéndola, viendo sus senos y moviéndose hacia arriba, hará que se dé cuenta qué tan emocionantes e importantes son estos primeros minutos. Los asistentes no deben limpiarla, ni deben limpiar a su bebé ni interferir. El olor y la sensación del momento guiarán al bebé a su primera alimentación. Como muchas mamás, podrá observar que al poner a su bebé en su seno se creará un fuerte vínculo emocional entre usted y su recién nacido.

Al momento de nacer, su hijo estará cubierto con una sustancia lechosa y blanca llamada vérnix. Esta capa protectora la producen las glándulas sebáceas (productoras de grasa) en su piel al final del embarazo. También estará mojada con líquido amniótico. Si se le realizó una episiotomía (corte quirúrgico) o rompimiento de tejidos en el área vaginal, puede que él también tenga un poco de su sangre en su cuerpo. Su piel, especialmente en la cara, puede estar bastante arrugada debido a la humedad y presión del nacimiento.

La forma y tamaño de su bebé también le sorprenderá, especialmente si este es su primer hijo. Por un lado, es difícil creer que un ser humano pueda ser tan pequeño; por el otro lado, es increíble que esta "enorme" criatura pueda haber estado dentro de su cuerpo. El tamaño y forma de la cabeza en particular pueden alarmarla. ¿Cómo fue posible que la cabeza pasara por el canal de parto? La respuesta está en su forma ligeramente alargada. La cabeza se pudo adaptar al contorno del conducto a medida que se abría paso, comprimiéndose para encajar. Ahora que es libre, tomará algunos días para volver a su forma normal de óvalo. El color de piel de su bebé al principio puede ser un poco azul, pero gradualmente se tornará más rosada a medida que su respiración sea regular. Sus manos y pies pueden estar un poco azules y se sentirán fríos, es posible que se mantengan así de manera intermitente por varias semanas hasta que su cuerpo tenga más capacidad de adaptarse a la temperatura del ambiente que lo rodea.

También notará que la respiración de su recién nacido es irregular y muy rápida. Mientras usted respira de doce a catorce veces por minuto, es posible que su recién nacido respire de cuarenta a sesenta veces por minuto. Una respiración profunda esporádica puede alternar respiraciones cortas poco profundas seguidas de pausas. No permita que esto le produzca ansias. Es normal en los primeros días después del nacimiento.

 

Última actualización
11/25/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.