Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Uno de los viajes más cuidadosos que jamás haga será el de llevar a su bebé al hogar con usted. Los recién nacidos se ven y se sienten frágiles, y representan un nuevo mundo de incertidumbre. A continuación se menciona lo que necesita saber para que su transición a ser padre sea más fácil.

Es verdad: No hay un manual de instrucciones oficial para ser padre.

Pero relájese. Usted no es el primer padre que se pregunta por qué le han confiado el cuidado de una personita sin un manual de instrucciones. Las 40 semanas (aproximadas) de embarazo le dan tiempo para algo más que elegir nombres. Es su oportunidad para hacer planes y prepararse. Cuánto más sepa sobre su recién nacido, mejor equipado estará para cuando llegue.

Una vez que nazca su bebé, los médicos buscarán algunos signos claves de que está sano y listo para ir a su hogar, de acuerdo con Vinod K. Bhutani, M.D., Miembro de la American Academy of Pediatrics (Fellow of the American Academy of Pediatrics, FAAP), profesor de pediatría de Lucile Packard Children’s Hospital en Stanford University School of Medicine. “Primero, querrán ver si el bebé puede respirar bien y mantener su temperatura corporal”, afirma el Dr. Bhutani, que también es un miembro del Comité de Bebés en Gestación y Recién Nacidos de la American Academy of Pediatrics (AAP).

Los recién nacidos también deben demostrar que pueden alimentarse correctamente. Independientemente de si están tomando el pecho o leche de fórmula, todos los bebés deben mojar, al menos, tres o cuatro pañales en un período de 24 horas, de acuerdo con el Dr. Bhutani. Además, si bien muchos recién nacidos tienen un poco de ictericia, un tinte amarillento en la piel, la ictericia será evaluada antes de que los envíen a su hogar desde el hospital. Si fuera necesario, su pediatra analizará un plan de seguimiento para monitorear la ictericia de su bebé.

Sano en su hogar

La mayoría de los recién nacidos sanos van a su hogar después de dos o tres días, pero la transición para los padres recién comienza. “Está bien estar un poco asustado. La primera semana después del nacimiento es cuando son más vulnerables”, afirma el Dr. Bhutani. “Los recién nacidos pueden tener problemas médicos múltiples que, si no se tratan, pueden volverse graves”.

A veces, la deshidratación es un factor de preocupación en los bebés recién nacidos y puede continuar después de que hayan abandonado el hospital. Su pediatra analizará la deshidratación con usted así sabrá qué buscar, cómo responder, etc.

Los padres también deben estar atentos a los signos de infección en sus recién nacidos. Las infecciones pueden contraerse durante el nacimiento o de personas que no son los padres que sostengan al bebé, como los visitantes. “La mayoría de las personas solo piensan en la fiebre, pero las temperaturas bajas o la disminución de la temperatura en los recién nacidos puede ser motivo de preocupación”, señala el Dr. Bhutani. Siempre es prudente prestar atención a los signos de infección alrededor del ombligo o el prepucio circuncidado, como succión débil durante el amamantamiento, falta de apetito, poco aumento de peso, llanto débil y aumento de la irritabilidad.

La ictericia se presenta en la mayoría de los bebés y alcanza su punto máximo en la primera semana, a medida que los recién nacidos aprenden a excretar un pigmento amarillo, llamado bilirrubina, a través de las deposiciones. “Al principio, los bebés tienden a tener una función hepática lenta y pueden presentar alguna evidencia de ictericia a medida que el hígado madura rápidamente durante los primeros días”, escriben las Dras. Laura Jana y Jennifer Shu en Heading Home With Your Newborn. “Por lo general, el nivel de bilirrubina alcanza su punto máximo en alrededor de 5 días en los bebés que nacen a término y en alrededor de 1 semana en los que nacen de forma prematura”. Si su bebé continúa teniendo signos de ictericia —un color muy amarillento en la piel y en los ojos— después del cuarto día, consulte con su pediatra.

Aunque la mayoría de los bebés siguen estando perfectamente sanos después de que les dan el alta del hospital, es importante prestar atención a cualquier signo de enfermedad y llevar a su hijo al pediatra para hacer una evaluación dentro de uno o dos días de abandonar el hospital. “Todos los bebés necesitan ser revisados por un pediatra a los tres, cuatro o cinco días”, afirma el Dr. Bhutani. “Es una obligación”.

Cómo encontrar un pediatra

Como padre primerizo, es importante encontrar un pediatra con el que se sienta cómodo. Si su hijo se enferma, querrá tener una buena relación de trabajo con un médico en el que confíe y a quién respete, y que esté allí para apoyarlo.

Comience evaluando los consultorios pediátricos en su área local. Determine si es importante para usted que el pediatra sea hombre o mujer. Tenga en cuenta que, si bien es lo mismo para los bebés, algunos niños se sienten más cómodos con un médico del mismo sexo a medida que van creciendo. Si fuera posible, visite los consultorios y conozca a los médicos personalmente. O averigüe si su hospital organiza una noche de “Reunión con los médicos”, a la que asistan los pediatras del área.

Dado que usted visitará a un pediatra poco después de llevar a su hijo a su hogar, no deje esta tarea para último momento. “Tiene nueve meses para planificar. Siempre debe elegir a su pediatra con anticipación”, afirma el Dr. Bhutani.

Consejos prácticos: Hora de llamar al médico

Preste atención a estos signos que indican que es hora de llamar a su pediatra:

  • Su recién nacido está respirando más rápido o de forma irregular.
  • Usted nota un color azulado u oscuro en los labios o en la cara. 
  • Su recién nacido tiene fiebre. 
  • A su recién nacido le ha bajado la temperatura corporal.
  • Usted observa signos de deshidratación (menos de 3 a 4 pañales mojados en un período de 24 horas).
  • El área del ombligo o de la circuncisión de su bebé parece infectada.
  • La ictericia de su recién nacido no disminuye al quinto día. 
  • Su bebé llora mucho o parece poco activo.
  • Usted piensa que su bebé no tiene una buena apariencia o no se siente bien.

Consejos prácticos: Cómo elegir un pediatra

Las siguientes son algunas preguntas de la AAP para ayudarlo a elegir un pediatra:

  • ¿Cuáles son los horarios de atención del consultorio? ¿Está la cobertura de emergencia disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana?
  • ¿Qué hospital usa el pediatra?
  • ¿Aceptan su plan de seguro? ¿Cómo procesa el consultorio las facturas y las reclamaciones?
  • ¿Cuáles son las calificaciones del pediatra? ¿Es un miembro de la AAP (es decir, “FAAP”, Miembro de la American Academy of Pediatrics)?

Este artículo fue publicado en Healthy Children Magazine. Para ver el ejemplar completo, haga clic aquí.

 

Última actualización
6/27/2014
Fuente
Healthy Children Magazine, Back to School 2008
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.