Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Los bebés que toman el pecho generalmente comen con más frecuencia que los que toman leche de fórmula. Los recién nacidos generalmente toman el pecho de su madre cada 2 a 3 horas. Cuando crecen, el tiempo entre tomas aumentará, a medida que la capacidad del estómago aumenta. En contraste, los recién nacidos alimentados con leche de fórmula empezarán comiendo, aproximadamente, cada 3 a 4 horas durante las primeras semanas de vida.

Cuando tenga a su bebé en brazos para alimentarlo con biberón, preste atención a las señales de que está satisfecho, en vez de usar el reloj como guía. Es más importante que preste atención a las pistas o señales de su bebé que indiquen que tiene hambre. Estas se llaman señales de hambre. Cuando quiera comer, es posible que se vuelva más alerta, se ponga las manos o los dedos en la boca, haga movimientos de succión, saque la lengua, se relama, patee o se mueva de un lado a otro, o empiece a hociquear (mover la mandíbula y la boca o la cabeza en busca del pecho). Si empieza a llorar, esto es generalmente una señal tardía de que quiere comer.

Ya sea que los bebés estén tomando el pecho o tomando leche de fórmula, a la mayoría de los padres les preocupa saber si están comiendo lo suficiente. Debido a que los bebés succionan no solo por hambre, sino también para sentirse bien, esto puede ser difícil de saber al principio. Incluso cuando los bebés ya no se comportan como si tuvieran hambre, a algunos padres les preocupa saber si se están cubriendo todas sus necesidades nutricionales.

Una vez más, no se alarme. Su bebé le hará saber cuando esté satisfecho o cuando quiera más. En la mayoría de los casos, consumirá alrededor del 90% de la leche materna disponible durante los primeros 10 minutos de la toma de cada pecho. Luego, es posible que se aleje del pecho o simplemente se quede dormido. Una de las muchas ventajas de la lactancia materna es que tiende a ser una toma en función de señales o a demanda. Esto significa que, en un sentido, su bebé se encargará de sus propias tomas. Si usted observa las respuestas de su bebé, debería ser capaz de darse cuenta cuándo está satisfecho. Es posible que voltee la cabeza o dé otras señales que indiquen que ya no está interesado en comer. El bebé que toma leche de fórmula también le hará saber cuando esté satisfecho. Es posible que note que empieza a distraerse mientras bebe del biberón, o podría empezar a inquietarse o voltear la cabeza. Es posible que cierre fuerte la boca. A medida que su bebé crece un poco más y mejora su coordinación mano-ojo, puede intentar sacarle el biberón o la cuchara de la mano.

Por otro lado, si su bebé termina un biberón y empieza a relamerse o empieza a llorar, es probable que quiera más. En promedio, hacia el final del primer mes, debería estar tomando, al menos, 4 onzas de leche de fórmula por toma. A los 6 meses de edad, estará consumiendo de 6 a 8 onzas por toma.

También puede confiar en los pañales de su bebé para que le den pistas de si está comiendo lo suficiente. Durante el primer mes de la vida de su bebé recién nacido, debería mojar el pañal 6 o más veces al día y tener de 3 a 4 (a menudo, más) deposiciones cada día. También, su bebé debe verse satisfecho por un par de horas después de cada toma si está consumiendo cantidades adecuadas de alimento.

¿Qué sucede si su bebé casi siempre parece tener hambre? ¿O qué sucede si no parece tener tanto apetito como usted piensa que debería tener? Si ese es el caso, hable con su pediatra. El médico podrá responder preguntas específicas o responder a sus preocupaciones sobre si su bebé está recibiendo la cantidad suficiente de nutrición y si está creciendo en forma normal. Durante cada visita al consultorio, el pediatra ya lleva un registro del aumento de peso de su bebé y controla si su peso continúa aumentando en forma constante. Por ejemplo:

  • Desde el mes 1 hasta el mes 4 de vida, su bebé debe aumentar alrededor de 1 1 2 libra a 2 libras cada mes, y crecer, a la vez, alrededor de 1 a 1 12 pulgadas.
  • Entre los 4 y los 7 meses de edad, aumentará de 1 libra a 1 12 libras por mes y crecerá alrededor de 2 a 3 pulgadas.
  • A los 8 meses de vida, el niño promedio pesará entre 14 12 libras y 17 12 libras, mientras que las niñas probablemente pesaran alrededor de media libra menos.
  • Al año de vida, el niño típico tiene alrededor de 3 veces el peso que tenía al nacer.
  • Los bebés que toman el pecho tienden a ser más rellenitos que los bebés alimentados con leche de fórmula durante los primeros 4 a 6 meses de vida. Luego, entre los 9 meses y el primer año, generalmente se vuelven más delgados que los bebés alimentados con leche de fórmula.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.