Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Existe una amplia variación en los servicios de salud que ofrecen las escuelas. Por ejemplo:
  • En algunas escuelas hay un enfermero(a) certificado(a) de tiempo completo que pasa la mayor parte de su día atendiendo las necesidades de salud agudas y crónicas de los estudiantes. Él o ella manejan los problemas de salud agudos, administran medicamentos y realizan evaluaciones de salud y pruebas de detección así como procedimientos especiales ordenados por el médico personal de un niño; él o ella también remiten a los niños con sus médicos para que les hagan exámenes físicos, diagnósticos y tratamiento. Los enfermeros escolares también pueden tener un rol central en promover un ambiente escolar seguro y saludable.
  • En algunas comunidades, un enfermero escolar de tiempo completo es responsable de varias escuelas y por lo tanto pasa solo un tiempo limitado en cada escuela. Él o ella son responsables de capacitar a otros miembros del personal (maestros, administradores, secretarias, asistentes en salud) para manejar las situaciones de salud agudas cuando el enfermero(a) no está en el lugar.
  • Un enfermero(a) de tiempo completo o de medio tiempo está disponible en algunas escuelas, trabajando con médicos consultores, enfermeros escolares, trabajadores sociales o educadores en salud en un centro de salud dentro de las escuelas en donde se brinda atención médica de rutina en la escuela. Esta puede ser una manera importante y exitosa de brindar atención a los estudiantes en áreas en donde la atención ha sido limitada debido a una carencia de proveedores de atención médica, una ausencia de seguro médico o problemas de transporte. American Academy of Pediatrics cree que todos los niños se merecen un "hogar médico" y apoya la implementación de clínicas dentro de las escuelas, especialmente en áreas en donde los niños no tienen acceso a la atención médica.

Problemas de salud agudos

La mayoría de enfermedades y lesiones que surgen durante la escuela son menores (chichones, raspones, dolores de cabeza) y los puede atender el enfermero(a) de la escuela. En varios casos el niño puede regresar a clases. Cuando el problema es más serio, se llamará a uno de los padres para que recoja al niño y lo lleve a casa. Si la situación es extremadamente grave o pone en peligro la vida, se trasladará al niño en ambulancia a la sala de emergencia del hospital o al médico más cercano. En varias pero no en todas las escuelas, uno o más miembros del personal han recibido capacitación en reanimación cardiopulmonar (RCP) y primeros auxilios. Los padres deben saber cómo se manejan estas situaciones en la escuela de su hijo.

Consultar al enfermero(a)

La mayoría de estudiantes van a la enfermería de la escuela y hablan con el enfermero(a) cuando lo necesitan durante el día, normalmente simplemente al pedírselo a su maestro. Si quisiera que su hijo consulte con el enfermero(a), envíe una nota a la escuela con su hijo o llame a la escuela temprano por la mañana. Infórmele a su hijo la razón de la visita de manera que no esté confundido o sorprendido cuando lo llamen a la enfermería.

Problemas de salud de corto plazo

Algunas veces es posible que su hijo tenga una condición de salud que no dura mucho pero que aún así, interfiere con su desempeño en la escuela. Este tipo de problemas se le debe plantear al enfermero(a) de la escuela, al maestro o al director. Por ejemplo:

  • La pérdida auditiva relacionada con una infección de oído podría requerir un cambio temporal de lugar a la parte de enfrente del salón de clases.
  • Algunas infecciones, especialmente una infección de oído, estreptococo en la garganta, bronquitis y sinusitis, pueden requerir que se le administre un medicamento durante una semana después de que su hijo esté lo suficientemente bien como para regresar a la escuela. Pregúntele a su pediatra si le puede recetar un medicamento que se le pueda dar antes y después de la escuela y luego antes de dormir, para que así no sea necesario que lo tome en la escuela. Pregunte sobre la política de su escuela sobre el medicamento antes de que ocurra la primera enfermedad de su hijo. Es posible que su escuela solicite una orden escrita del médico antes de administrarle el medicamento, además que requiera que el medicamento esté en su recipiente original, rotulado. Será más fácil encargarse de esto durante la visita al consultorio médico.
  • Si su hijo tiene un problema que se detecte a simple vista, como un salpullido, conjuntivitis (ojo rojo) o moretones inusuales, que ya haya sido evaluado por su pediatra, infórmele al personal de la escuela cuál es el diagnóstico y tratamiento recomendado por el médico. De esa manera, el personal de la escuela no tendrá que hacer una evaluación adicional de su hijo, lo cual puede interrumpir su trabajo en el salón de clases y preocuparlo sin necesidad.
  • Si su hijo tiene una lesión o enfermedad que requiere inmovilización o limitaciones de la actividad física, pregunte en la escuela sobre actividades alternativas disponibles durante las clases de educación física y recreo. Cuando el niño no puede participar en Educación física por varios meses o incluso años, es necesario diseñar un programa adaptivo de Educación física; uno que sea apropiado y seguro para él. Hable sobre esto con el director de la escuela.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.