Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

¿Con qué frecuencia y qué cantidad debe comer su bebé?

Por: Sanjeev Jain, MD, FAAP

Una de las preguntas más comunes que tienen los nuevos padres es con qué frecuencia debe alimentarse su bebé. La mejor respuesta es sorprendentemente simple: en general, los bebés deben alimentarse cada vez que se muestren con hambre.

¿Cómo sé cuándo mi bebé tiene hambre?

En los casos de bebés nacidos prematuramente o con determinadas afecciones médicas, lo mejor es alimentarlo en los horarios de alimentación recomendados por su pediatra. Pero para la mayoría de los bebés sanos, nacidos a término, los padres pueden mirar al bebé en lugar de mirar el reloj para detectar signos de hambre. Esto se conoce como alimentación a demanda o alimentación en respuesta.

Señales de hambre

Un bebé con hambre a menudo llora. Pero es mejor estar atento a las señales de hambre antes de que el bebé empiece a llorar, que es una señal tardía de hambre y que puede hacer que le resulte difícil calmarse y comer.

Otras señales de hambre típicas incluyen:

  • Relamerse los labios

  • Sacar la lengua

  • Reflejo de búsqueda (mover la mandíbula y la boca o la cabeza en busca del pecho)

  • Poner su mano en la boca reiteradamente

  • Abrir la boca

  • Irritabilidad

  • Succionar todo lo que encuentra

No obstante, es importante darse cuenta de que cada vez que su bebé llora o succiona no es necesariamente porque tiene hambre. Los bebés succionan no solo por hambre, sino también para sentirse reconfortados; al principio puede resultarles difícil a los padres reconocer la diferencia. A veces su bebé solo necesita que lo abracen o le cambien los pañales.

Pautas generales para alimentar a su bebé:

Es importante tener en cuenta que todos los bebés son diferentes, algunos prefieren alimentarse más seguido, y otros toman más de una vez y pasan más tiempo entre cada comida. No obstante, la mayoría de los bebés toman más o pasan más tiempo ente comidas a medida que crecen y sus estómagos pueden retener más leche:

  • La mayoría de los recién nacidos comen cada 2 o 3 horas, o entre 8 y 12 veces cada 24 horas. Los bebés podrían tomar media onza (15 mL) por vez durante el primer o segundo día de vida, pero después por lo general tomarán de 1 a 2 onzas (30 a 60 mL) cada vez que se alimenten. Esta cantidad aumenta de 2 a 3 onzas (60 a 89 mL) a las 2 semanas de edad.

  • Aproximadamente a los 2 meses de edad, los bebés por lo general toman de 4 a 5 onzas (118 a 148 mL) cada vez de 3 a 4 horas.

  • A los 4 meses de edad, los bebés por lo general toman de 4 a 6 onzas (118 a 177 mL) cada vez.

  • A los 6 meses de edad, los bebés podrían estar tomando hasta 8 onzas (237 mL) de cada 4 a 5 horas.

La mayoría de los bebés aumentarán la cantidad de fórmula que toman en un promedio de 1 onza (30 mL) por mes antes de nivelarse en unas 7 a 8 onzas (207 a 237 mL) por comida Los alimentos sólidos deben comenzarse aproximadamente a partir de los 6 meses de edad.

Preocupaciones sobre la sobrealimentación o subalimentación:

¿Demasiado lleno?

Por lo general los bebés son muy buenos para comer la cantidad correcta, pero a veces pueden tomar más de lo que necesitan. Los bebés que se alimentan con biberón podrían tener mayores probabilidades de alimentarse en exceso, porque beber de un biberón requiere menos esfuerzo que alimentarse a pecho.

Los bebés sobrealimentados les da dolor de estómago, gases, regurgitan o vomitan y tienen mayor riesgo de sufrir de obesidad en el futuro. Es mejor ofrecer menos, ya que siempre puede darle más si su bebé lo desea. Esto también les da a los bebés tiempo para darse cuenta si están llenos (satisfechos).

Si le preocupa que su bebé quiera comer todo el tiempo, incluso cuando está lleno, hable con su pediatra. Los chupetes (chupos) se pueden usar después de la alimentación para ayudar a calmar a los bebés con un peso saludable que disfrutan de succionar para reconfortarse más que para alimentarse. Para los bebés alimentados a pecho, es mejor esperar para ofrecerles chupetes hasta que tengan de 3 a 4 semanas de edad, cuando la lactancia está bien establecida.

¿Problemas para aumentar de peso?

La mayoría de los bebés duplican el peso que tenían al nacer para los 5 meses de edad y lo triplican cuando cumplen su primer año. Si su bebé está teniendo problemas para aumentar de peso, no espere demasiado entre cada comida, incluso si esto significa despertar al bebé. Asegúrese de hablar con su pediatra sobre la frecuencia y la cantidad que debe alimentar a su bebé.

¿Cómo sé si mi bebé está comiendo lo suficiente?

Pañales diarios

El pañal de un recién nacido es un buen indicador de si está  o no recibiendo suficiente alimento. En los primeros días después del nacimiento, un bebé debería tener de 2 a 3 pañales mojados por día. Después de los primeros 4 a 5 días, un bebé debe tener al menos entre 5 y 6 pañales mojados por día. La frecuencia de las deposiciones es más variable y depende de si el bebé es alimentado a pecho o con fórmula.

Gráficas de crecimiento

Durante los chequeos de salud regulares, su pediatra controlará el peso de su bebé y lo registrará en una gráfica de crecimiento. El progreso de su bebé en la gráfica de crecimiento es una forma para saber si su bebé está recibiendo suficiente alimento o no. Los bebés que permanecen en rangos de percentil de crecimiento saludables probablemente están recibiendo la cantidad necesaria de alimento cada vez que comen.

Recuerde...

Hable con su pediatra si tiene alguna pregunta o si le preocupa que su bebé esté recibiendo la cantidad de alimentación correcta.

Información adicional:

Sobre el Dr. Jain:

Sa​njeev Jain, MD, FAAP, es profesor clínico adjunto de Medicina Pediátrica General y para Adolescentes en la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin. En la American Academy of Pediatrics, es miembro de la Sección sobre Salud Infantil Internacional y de la Sección del Estado de Wisconsin.

Última actualización
8/9/2018
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2018)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos