Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

Peligros de la marihuana comestible: cómo pueden los padres evitar la intoxicación por marihuana

La legalización actual de la marihuana para uso medicinal y recreativo en más de la mitad de los estados de EE. UU. ha producido un aumento de la disponibilidad de productos de pastelería, caramelos y otras golosinas tentadoras que contienen tetrahidrocanabinol (THC), el ingrediente psicoactivo en la marihuana, por lo que también aumenta el riesgo de intoxicación accidental que estos productos representan para los niños que pudieran ingerirlos.

La marihuana puede ser peligrosa en todas las formas, tanto a corto como a largo plazo para los niños y los adolescentes. Es por eso que la American Academy of Pediatrics publicó un informe clínico titulado, "Asesoramiento para padres y adolescentes sobre el uso de la marihuana en la era de la legalización".

Es fundamental que los padres conozcan cómo se embalan (presentan) estos productos comestibles elaborados con marihuana, la cantidad de droga que contienen, cómo se absorbe la droga en el cuerpo y cuál es su disponibilidad para niños y adolescentes.

¿Qué son los productos comestibles elaborados con marihuana?

Los productos comestibles elaborados con marihuana, que se venden como alternativas "discretas" a fumar cigarrillos de marihuana, generalmente parecen dulces comunes. Algunos productos comunes son, entre otros:

  • Productos horneados, bocadillos o refrigerios y postres, como galletas, bizcochos de chocolate y nueces (brownies), magdalenas o pasteles glaseados, maíz caramelizado y helado.
  • Barras de chocolate, caramelos masticables, piruletas o chupetines, caramelos de dulce de leche y otros dulces.
  • Bebidas azucaradas como gaseosas o refrescos y limonada.

Efectos de la marihuana comestible en niños y adolescentes

A pesar de su aspecto común, una sola galleta o un solo caramelo con marihuana puede contener varias veces la dosis de THC recomendada para un adulto. Cualquiera que coma uno de estos productos comestibles, especialmente un niño, puede sentir los efectos de una sobredosis como intoxicación, alteraciones en la percepción, ansiedad, pánico, paranoia, mareos, debilidad, dificultades para hablar, falta de coordinación, apnea y problemas cardíacos.

En los adolescentes, la marihuana común puede afectar la memoria y la concentración, puede interferir en el aprendizaje y se vincula a menos probabilidades de completar la escuela secundaria u obtener un título universitario. El uso habitual también se relaciona con problemas psicológicos, problemas en los pulmones y una mayor probabilidad de drogadicción en la adultez. Su uso en una sola ocasión puede alterar el control de la motricidad, la coordinación y el sentido común, lo que puede producir muertes y lesiones no intencionales.

Efectos retardados de la marihuana comestible vinculados a una sobredosis:

Los productos comestibles elaborados con marihuana tardan más en hacer efecto que la marihuana que se fuma, generalmente de 30 a 60 minutos después de consumirlos y ser absorbidos por el aparato digestivo; con un efecto máximo de 3 a 4 horas después de su ingestión. Es probable que alguien que pruebe los productos comestibles elaborados con marihuana no sienta los efectos con la rapidez esperada y coma grandes cantidades para intentar drogarse. Esto provoca sobredosis.

En el 2014, un estudiante universitario de 19 años en vacaciones de primavera murió después de comer una galleta comprada en un local de marihuana recreativa en Colorado, donde la marihuana es legal. Los amigos le dijeron a la policía que comió una galleta completa, que contenía seis dosis de marihuana (10 mg de THC) antes de que comenzara a actuar de manera extraña y muriera al saltar del balcón del hotel.

¿Son suficientes las reglas de empaque?

Después de divulgarse un aumento en la cantidad de niños que consumen marihuana accidentalmente en estados donde ahora su uso es legal, Colorado, Washington, Oregón y Alaska promulgaron leyes destinadas a evitar la intoxicación por marihuana. Las reglamentaciones exigen que los productos que contienen marihuana tengan una etiqueta clara con tamaños de porciones estandarizados y envases o empaques a prueba de niños. ¿Pero eso es suficiente?

Los caramelos de marihuana, por ejemplo, generalmente se fabrican con un aspecto muy similar al de los caramelos y los productos alimenticios de las marcas conocidas. Por ejemplo, el paquete puede ser similar a un envoltorio de Kit Kat®, con una mínima alteración en el título que sería "Keef Kat". Al tener estos productos en el hogar, aumenta el riesgo de que los niños estén expuestos a la marihuana accidentalmente.

Además, incluso una porción estandarizada puede tener efectos graves, especialmente en los niños.

Un estudio publicado en JAMA Pediatrics examinó las exposiciones no intencionales a la marihuana en Colorado, donde la marihuana fue legalizada para uso medicinal en el año 2000 y para uso recreativo en 2012. El estudio determinó que las normas de embalaje como estas no son suficientes para mantener a los niños a salvo. Los casos de intoxicación accidental por marihuana en niños menores de 9 años siguieron aumentando después de que Colorado legalizó el uso de la marihuana, incluso con normas de empaque. Los productos comestibles elaborados con marihuana provocaron más de la mitad de los casos.

Cómo almacenar los productos comestibles elaborados con marihuana fuera del alcance de los niños

  • Almacenamiento: Si hay productos comestibles elaborados con marihuana en su hogar, guárdelos como lo haría con los medicamentos y otros productos potencialmente tóxicos. Asegúrese de que los productos estén fuera del alcance de los niños o bajo llave, en envases o recipientes a prueba de niños. Etiquete claramente los productos comestibles elaborados con marihuana y guárdelos en su envase original.

  • Uso y supervisión: Nunca consuma productos comestibles elaborados con marihuana delante de los niños, tanto si lo hace con fines médicos como recreativos. No solo puede resultar tentador ver los productos, sino que su uso puede afectar su capacidad para brindar un entorno seguro. Siempre coloque los productos comestibles elaborados con marihuana en su envase a prueba de niños y fuera de su alcance inmediatamente después de utilizarlos.

  • Hable con familiares, amigos y cuidadores: En el estudio de Colorado (que se mencionó anteriormente), los que originaron la exposición accidental a la marihuana con frecuencia fueron los padres, pero los abuelos, otros familiares, vecinos, amigos y niñeras también lo hicieron. Pregúnteles a aquellas personas en cuyos hogares se quedan sus hijos si utilizan productos comestibles elaborados con marihuana. Si un familiar, amigo o cuidador los utiliza, asegúrese de que los guarden de manera segura y no los usen delante de sus hijos o mientras ellos los estén observando.

  • Sepa qué debe hacer en caso de emergencia: Si su hijo come marihuana por accidente, llame a la línea directa gratuita de Control de Envenenamientos al 1-800-222-1222 lo antes posible para obtener ayuda rápidamente. Si los síntomas parecen graves, llame al 911 o vaya a una sala de emergencias inmediatamente.

Cómo hablar con los niños mayores y los adolescentes sobre los productos comestibles elaborados con marihuana

Las estadísticas federales muestran que a medida que más estados legalizan la marihuana, menos jóvenes la consideran dañina. Pero esta imagen no coincide con los riesgos comprobados, especialmente de la marihuana que se consume en la comida.

  • Hable con sus hijos sobre el daño potencial que produce la marihuana a sus mentes y cuerpos en desarrollo, y remarque los riesgos particulares de los productos comestibles elaborados con marihuana. El automóvil puede ser un lugar importante para conversar y recordarles esto antes de dejarlos en fiestas, bailes, a dormir en la casa de amigos, etc. Converse sobre estos temas del modo que hablaría sobre otras sustancias recreativas que son legales aunque potencialmente nocivas para los niños como el alcohol, el tabaco y los cigarrillos electrónicos.

  • Recuérdeles que nunca conduzcan ni se suban a un automóvil conducido por alguien que esté bajo los efectos de la marihuana. Los adultos y los adolescentes habitualmente protagonizan accidentes automovilísticos graves e incluso mortales mientras están bajo los efectos de la marihuana.

  • Pregúnteles a otros padres y autoridades escolares en su comunidad si están al tanto de los peligros que representan los productos comestibles elaborados con marihuana para los niños.

  • Hable con su pediatra para obtener más información y orientación.

Información adicional:

 ​

Última actualización
3/30/2017
Fuente
Committee on Substance Use and Prevention (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos