Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

Cómo proteger a los niños con autismo de la deambulación (irse a caminar sin rumbo): consejos de la AAP

Por: Susan Hyman, MD, FAAP y Lori McIlwain

Todos los somos padres conocemos el pánico que se siente, a menudo momentáneo, cuando un niño se aleja deambulando y lo perdemos de vista. Los niños pueden perderse en cualquier lado: en un parque de diversiones, en una tienda, en una multitud y, a veces, en su propio vecindario. Muchos padres de niños con trastornos del espectro autista (TEA) conocen muy bien a lo que nos referimos.

El alcance del problema:

El primer estudio que cuantifica el alcance del problema se publicó en Pediatrics en el 2012. Los resultados fueron significativos. De los 1218 niños con TEA que se estudiaron, casi la mitad de ellos se habían alejado deambulando de su casa, de la escuela o de otro lugar seguro al menos una vez después de los 4 años de edad. Muchos permanecieron desaparecidos por un tiempo lo suficientemente largo como para causar gran preocupación, y corrieron riesgo de ahogarse o de resultar lastimados en el tránsito.

Qué pueden hacer los padres:

Hay cosas que los padres pueden hacer para proteger a sus hijos con TEA de este peligro tan real y que produce tanto miedo.

Estos son los consejos de la American Academy of Pediatrics:

  • Conozca los disparadores de la deambulación. Los niños con TEA pueden ser impulsivos y suelen deambular o salir de un lugar seguro para ir tras algo que les interesa, como agua, el parque o las vías del tren, o para alejarse de una situación que les resulta estresante o les da miedo, como ruidos fuertes, alboroto o luces brillantes. 

  • Asegure su hogar, sin importar la edad de su hijo. Cierre y tranque las puertas que conducen al exterior. Considere la posibilidad de poner alarmas en las puertas que alerten cuando se abran.

  • Asegure su hogar, sin importar la edad de su hijo. Cierre y tranque las puertas que conducen al exterior. Considere la posibilidad de poner alarmas en las puertas que alerten cuando se abran

  • Refuerce las medidas de seguridad en el agua y al nadar. Las piscinas de las casas deben estar rodeadas por una cerca que impida que el niño llegue a ella desde la casa. Nada puede sustituir una cerca de al menos cuatro pies de altura (1,2 m), de cuatro lados, que no se pueda trepar y que tenga un portón que se cierre y tranque automáticamente. Las alarmas de piscinas y de puertas también son elementos de protección que podrían tener algún beneficio. Tengan en cuenta, no obstante, que las clases de natación no son suficientes para prevenir ahogamientos; en el caso de niños con TEA que tienden a deambular, se podría sugerir una clase de natación con ropa y zapatos mojados.

  • Planee estrategias de comunicación y conducta. Enseñar a su hijo estrategias para tranquilizarse cuando esté estresado y a responder "no" adecuadamente pueden marcar una gran diferencia. Asegúrese de que los maestros de su hijo y los demás miembros de la familia entiendan lo importante que es mantener al niño involucrado y ocupado para que no sienta la necesidad o busque la oportunidad de deambular.

  • Defina las expectativas. Antes de salir a un lugar público, comunique al niño y a los demás miembros de la familia cuál es el plan, incluyendo el itinerario y las reglas a seguir. Si el ruido fuera un disparador, tenga en cuenta la posibilidad de ofrecerle auriculares (audífonos) con cancelación de ruido y utilice la técnica de relevo (padres que alternan tareas) para asegurarse de que su hijo esté siempre bajo la supervisión de un adulto de confianza.

  • Considere el uso de tecnología de monitoreo e identificación. Más de ⅓ de los niños con TEA que se alejan deambulando nunca o casi nunca pueden decir su nombre, dirección o número de teléfono. Podría ser de ayuda contar con cosas tales como dispositivos GPS, etiquetas o brazaletes de alerta médica o incluso que lleve su nombre marcado en la ropa. Project Lifesaver y SafetyNet Tracking (en inglés) u otros programas podrían estar disponibles a través de las agencias locales de orden público.

  • Descanso. Los niños con TEA pueden ser menos hiperactivos y tender menos a deambular si se les controla el tiempo para dormir y tienen un horario de sueño regular. Además, los cuidadores que duermen lo suficiente están más alertas. 

El ahogamiento es la causa de muerte de casi 3 de cada 4 niños con autismo que deambulan solos.

​Refuerce las medidas de seguridad en el agua y al nadar. Las piscinas de las casas deben estar rodeadas por una cerca que impida que el niño llegue a ella desde la casa. Nada puede sustituir una cerca de al menos cuatro pies de altura (1,2 m), de cuatro lados, que no se pueda trepar y que tenga un portón que se cierre y tranque automáticamente; algunos estados requieren cercas de por lo menos cinco pies (1,5 m). 

Las alarmas de piscinas y de puertas también son elementos de protección que podrían tener algún beneficio. Tengan en cuenta, no obstante, que las clases de natación no son suficientes para prevenir ahogamientos; en el caso de niños con TEA que tienden a deambular, se podría sugerir una clase de natación de cómo nadar ropa y zapatos mojados.

La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda elaborar un plan para supervisar a los niños con autismo y otras necesidades especiales. Tenga una lista de todas lagunas, charcas, piscinas, pozos, etc. de su localidad para buscar al niño en caso de que el niño se salga solo a caminar.

Para encontrar clases de natación, contacte a las instalaciones del distrito de parques de su localidad o a un YMCA. Muchas comunidades ofrecen clases a bajos costos. Los programas están diseñados para cubrir necesidades de salud física y mental, así como de carácter cultural o religioso. Algunas organizaciones religiosas también ofrecen sugerencias sobre cómo satisfacer las necesidades basadas en sus creencias y valores familiares para tomar clases de natación.

¿Le preocupa que su hijo deambule?

Hable con el pediatra de su hijo para crear un plan de emergencia familiar para casos de deambulación (fuga). El código de diagnóstico para la deambulación es Z91.83. Su pediatra puede ofrecerle estrategias adicionales que podrían resultar útiles para mejorar la seguridad de su hijo, así como también proporcionarle información sobre los recursos locales.

Nota del editor: La deambulación no es una conducta exclusiva de los niños con TEA. Existen varios trastornos del desarrollo, como el trastorno de déficit por atención e hiperactividad (TDAH), que pueden ocasionar que los niños deambulen o que se aventuren a irse solos en cualquier momento dado. Además, los niños con autismo pueden tener otros problemas de salud que deben ser examinados y tratados. Estos pueden abarcar crisis convulsivas, problemas del sueño, problemas gastrointestinales (problemas para comer, dolor de estómago, estreñimiento, diarrea) y problemas del comportamiento (como ansiedad, TDAH, irritabilidad y agresividad).

Información adicional:

 Sobre la Dra. Hyman:

Susan Hyman, MD, FAAP La Dra. Susan Hyman, MD, FAAP es profesora adjunta en el Departamento de Pediatría del Hospital Infantil Golisano del Centro Médico de la Universidad de Rochester. Está certificada por la Junta Americana de Pediatría en Discapacidades del Desarrollo-Conductuales y del Neurodesarrollo. Dentro de la American Academy of Pediatrics (AAP), la Dra. Hyman es miembro del Comité Ejecutivo del Consejo sobre Niños con Discapacidades, la Sección de Pediatría Conductual y Desarrollo, y la Sección de Medicina Integral. Como ex presidenta del Subcomité sobre Autismo de la AAP, la Dra. Hyman fue la encargada de revisar la publicación de la AAP: Cómo cuidar a los niños con trastornos del espectro autista: un manual para los médicos clínicos, 2.a edición (en inglés).

Sobre la Sra.McIlwain:

Lori McIlwainLori McIlwain es madre de un adolescente que sufre del trastorno del espectro autista y es cofundadora de la Asociación Nacional para el Autismo. En 2007, comenzó a trabajar para obtener recursos federales para reducir y eliminar las lesiones y muertes asociadas con la deambulación vinculada con el autismo. Ha colaborado con The New York Times y su artículos fueron publicado en USA Today, Time, Education Week, la National Academy Associate Magazine del FBI y NPR. En 2012, la Sra. McIlwain colaboró con el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados en la creación de pautas federales para la búsqueda y el rescate de niños desaparecidos con necesidades especiales, y en 2017 hizo una presentación sobre el tema de la deambulación en niños con trastornos del espectro autista ante el Comité Federal de Coordinación entre Agencias para el Autismo.

 

Última actualización
12/27/2019
Fuente
Council on Children with Disabilities (Copyright © 2017 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos