Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

COVID-19: El cuidado de niños y jóvenes con necesidades médicas especiales

COVID-19: Information for Families of Children and Youth with Special Health Care Needs COVID-19: Information for Families of Children and Youth with Special Health Care Needs

Por Dennis Z. Kuo, MD, MHS, FAAP y Cara Coleman, JD, MPH

Si su hijo tiene necesidades especiales de salud, su familia aún puede estar recuperándose de las demoras, las cancelaciones y los cambios en las rutinas diarias y los sistemas de apoyo durante la pandemia de COVID-19.

Actualmente, mientras algunas comunidades flexibilizan medidas tales como el uso de mascarilla para protegerse contra el COVID-19, puede preguntarse cuál es la mejor manera de mantener seguro a su niño o adolescente con necesidades especiales de salud.

Los niños y jóvenes con necesidades especiales de salud tienen afecciones emocionales, conductuales, del desarrollo o físicas crónicas, discapacidades y afecciones médicas complejas. Estas pueden ponerlos en riesgo de contraer enfermedades más graves y complicaciones por COVID-19.

Es importante continuar hablando sobre los apoyos, los servicios y las soluciones que necesita para su hijo y familia a medida que avancemos.

Uso de herramientas de protección y formas flexibles y creativas para satisfacer sus necesidades de manera segura

El nivel de transmisión comunitaria es aún el mayor impulsor de riesgo para niños con necesidades especiales de salud. Deben aplicarse más herramientas de protección cuando existan niveles más altos de transmisión comunitaria. Estas herramientas de protección incluyen las siguientes:

  • Vacunas contra el COVID-19 (y refuerzos) para todos los niños y adultos que son elegibles, especialmente todas las personas que tienen contacto con niños con necesidades especiales de salud. Esto incluye miembros de la familia, contactos domésticos, trabajadores de la salud y trabajadores educativos. Algunos niños de 5 años y más que recibieron dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 y tienen sistemas inmunitarios debilitados deben recibir una tercera dosis de la vacuna. Algunos niños de 12 a 17 años con sistemas inmunitarios debilitados deben recibir dosis de refuerzo adicionales.

  • Todas las vacunas recomendadas. Los niños y jóvenes con necesidades especiales de salud también necesitan mantenerse al día con todas las vacunas recomendadas. La vacuna contra la gripe para todos los niños de 6 meses y más es particularmente importante durante la pandemia para proteger a los niños que tienen un mayor riesgo de complicaciones por la influenza. Es importante reconocer la necesidad de detener la propagación de todas las enfermedades respiratorias.

  • Mascarillas y otros equipos de protección personal. Es posible que algunos niños con necesidades especiales de salud con afecciones conocidas por ponerlos en mayor riesgo de enfermarse gravemente con la infección por SARS-CoV-2, así como sus familias y cuidadores, necesiten el tipo de equipo de protección personal utilizado por los trabajadores de la salud, tales como máscaras respiratorias N95 y protección para los ojos. Hable con su pediatra acerca de la necesidad de utilizar equipo de protección especial. Tenga en cuenta lo siguiente:

    • Existen muy pocas afecciones médicas que evitarían que los niños de 2 años y más utilicen mascarillas que le cubran completamente la nariz y boca. Las mascarillas N95/K95/KF94 bien colocadas, seguidas de las mascarillas quirúrgicas/sanitarias bien colocadas, ofrecen la mejor protección. Las mascarillas de tela son menos eficaces contra la variante ómicron.

    • Para obtener mejor cobertura de una mascarilla, hay que prestar más atención al colocársela a un niño o adolescente con una afección craneofacial. Encuentre consejos aquí para ayudar a su hijo a acostumbrarse a usar una mascarilla, y cómo hacer que calcen correctamente.

    • Es posible que algunos niños con un diagnóstico de salud mental, emocional o de desarrollo también necesiten tiempo de concentración y planificación creativa para alentarles a continuar usando una mascarilla.

    • Considere utilizar actividades sociales para ayudar a su hijo a familiarizarse con las mascarillas o lentamente construya la tolerancia con el tiempo a través de un cronograma de uso. Para aquellos niños que dependen de la lectura de labios, las personas que tienen contacto estrecho pueden utilizar mascarillas con ventanas transparentes. Otras formas de comunicación, tales como las aplicaciones móviles de voz a texto, también pueden ser útiles. Los protectores faciales no sustituyen a los tapabocas de tela, pero pueden brindar protección adicional.

  • Espacios más seguros. Evite lo siguiente: espacios cerrados, lugares donde haya mucha gente (interiores y exteriores) y contacto estrecho. Estos pueden propagar gotitas y virus respiratorios.

  • Controles. Las pruebas de COVID pueden ser una herramienta útil para los proveedores de cuidados que están en contacto estrecho con su hijo y pueden ofrecer otra forma de protección. Las personas que pueden necesitar realizarse un control más seguido incluyen proveedores de cuidados domiciliarios, proveedores de cuidados infantiles, maestros y terapeutas. Asóciese con su pediatra para ayudar a tener conversaciones con los proveedores de cuidados sobre el estado de vacunación contra el COVID-19 y el uso de mascarillas.

  • Manos y superficies. Lavarse las manos y limpiar las superficies, especialmente en espacios compartidos y objetos compartidos, aún es importante. Si su hijo asiste a la escuela, terapias u otras actividades de manera presencial, converse con ellos para asegurarse de que la limpieza de superficies y el lavado de manos sean parte del proceso. Puede preguntar qué tipo de suministros están a disposición (ya sea por parte de la escuela o del estudiante).

Uso continuo de herramientas de protección a pesar de que los compañeros dejen de usarlas

A medida que los distritos escolares, los equipos deportivos y los programas comunitarios cambian las políticas sobre las mascarillas y el distanciamiento físico, ayude a asegurarse de que su hijo pueda continuar usando las herramientas de protección que necesita. Trabaje con su pediatra y la escuela para crear planes que le permitan a su hijo continuar usando mascarillas en el aula, por ejemplo, de manera que se garantice su seguridad y no lo señalen por ello. Considere incluir estas estrategias es su Programa de Educación Personalizada (Individualized Education Program, IEP) o plan 504.

El uso universal de mascarillas aún es obligatorio en interiores en muchos lugares

Un plan familiar para usar mascarillas puede ser útil en su hogar. El uso de mascarillas debe ser una prioridad cuando haya personas no vacunadas presentes. Por ejemplo:

  • el uso de mascarillas protege a los niños que no son elegibles para recibir la vacuna o son demasiado jóvenes para usar una mascarilla

  • durante los momentos en que el riesgo de exposición es elevado

  • en el entorno de transmisión comunitaria alta

  • y para detener la propagación del virus a través de otras personas en su hogar

Tenga un plan a mano si su hijo se enferma

Pídale a su pediatra que ayude a desarrollar un plan en caso de que su hijo o un miembro de la familia se haya expuesto al COVID-19, o haya sido infectado u hospitalizado con COVID-19. El plan debe incluir información sobre el acceso al tratamiento antiviral o a los anticuerpos monoclonales si están disponibles y es elegible. Las familias deben compartir esta información con la escuela del niño o adolescente.

Considere opciones de telesalud para citas en clínicas y de terapia

Si su hijo tiene visitas regulares y con múltiples proveedores, hable con su pediatra y especialistas para planificar un cronograma de consultas regulares y revisar las necesidades. Pregúntele qué visitas pueden realizarse de forma virtual y cuáles deben ser presenciales, así como qué cubre su seguro.

  • Visitas virtuales. Su pediatra, especialistas, terapeutas y otros proveedores que atienden a su hijo pueden ofrecer citas de telesalud por teléfono, Skype, FaceTime u otras opciones de telesalud. Las extracciones de laboratorio y las pruebas de diagnóstico por imágenes domiciliarias también están disponibles. Hay herramientas disponibles para ayudar a los niños y cuidadores que necesitan asistencia auditiva o visual para participar en las visitas virtuales.

  • Citas presenciales. Programe la planificación de la atención y las visitas de salud y utilice la telesalud cuando sea necesario. Planifique el momento oportuno de las visitas presenciales, incluidas las vacunas. Garantice opciones de transporte seguro para las citas presenciales, especialmente para aquellas personas que dependen del transporte público. Los sitios receptivos, flexibles y creativos pueden ayudar a satisfacer las necesidades de su hijo para las visitas presenciales. Por ejemplo, las familias pueden preguntar acerca de horarios tempranos para las citas, áreas separadas para procedimientos que generen aerolización y salas de espera, o áreas de examinación separadas (en vehículos, por ejemplo).

Otorgue prioridad a las indicaciones en persona para los niños con necesidades especiales de salud

Las interrupciones de las clases presenciales afectan el aprendizaje de los niños con necesidades especiales de salud. Las clases presenciales deben ser la prioridad, inclusive y especialmente para los niños con necesidades especiales de salud.

Su pediatra puede ayudar a explicarle de qué manera las escuelas pueden continuar usando múltiples herramientas de protección, controlar las tasas de transmisión comunitaria, utilizar testeos, mascarillas y otro tipo de apoyo para que los niños sigan aprendiendo de forma presencial. También puede hablar con su pediatra acerca de los beneficios y riesgos del aprendizaje presencial y virtual, y las combinaciones de estos.

Las familias pueden buscar apoyo sobre los problemas educativos, incluido los IEP y Planes 504, a través de capacitación para los padres y centros de información. Los padres también pueden revisar los requisitos de la Ley de Educación para Personas con Discapacidades (Individuals with Disabilities Education Act, IDEA) en inglés. Las actualizaciones anuales del IEP de su hijo son obligatorias independientemente de su formato de aprendizaje o asistencia (virtual, híbrida, presencial). Los planes y objetivos del IEP del niño o adolescente pueden y deben ajustarse según sea necesario. Esto incluye cualquier necesidad de educación y servicios compensatorios, incluso si se produce con mayor frecuencia que una vez al año.

Recuerde

No todos los niños o adultos reaccionarán de la misma manera al estrés de la pandemia, pero es probable que todas las personas reaccionen de alguna manera. Es importante observar que estas emociones y reacciones probablemente afecten también a los niños con discapacidades cognitivas. Hable con su pediatra acerca de cualquier inquietud, signo o síntoma relacionado con la salud mental.

Las familias, los padres y los cuidadores que se encarguen de niños con necesidades especiales de salud son fuertes y resilientes. Pero para continuar ocupándose de su familia, también debe asegurarse de participar en actividades sobre cuidado personal para tomarse tiempo para usted mismo.

Información adicional:

Acerca los autores:


Dennis Z Kuo, MD, MHS, FAAP, es el presidente del Consejo sobre Niños con Discapacidades de la AAP. Es también el jefe de Pediatría General y jefe interino del Departamento de Pediatría del Desarrollo y Rehabilitación de UBMD Pediatrics en la Universidad en Buffalo, Universidad del estado de Nueva York.



Cara Coleman, JD, MPH, es el enlace entre Family Voices y el Consejo sobre Niños con Discapacidades de la AAP. Cara es administradora del programa en Family Voices e instructora de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Commonwealth.




Última actualización
5/2/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos