Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

¿Cómo contraen la hepatitis los niños?

Por Christine Waasdorp Hurtado, MD, MSCS, FAAP y Laurie A. McCann, DO

Cuando los niños tienen hepatitis, significa que tienen una "inflamación del hígado". La hepatitis suele estar causada por un virus. En los Estados Unidos, los virus más comunes que la causan son los de la hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis C. Otros virus pueden causar hepatitis. Los medicamentos, las toxinas, el consumo de alcohol, las drogas y otros problemas médicos también pueden causar hepatitis.

Esto es lo que los padres deben saber sobre los tipos de hepatitis, las causas, los síntomas y el tratamiento de la hepatitis.

Lo que hay que saber sobre el brote de hepatitis en niños

Recientemente, se han notificado casos de hepatitis grave (inflamación del hígado) entre los niños. Estos casos pueden estar asociados a un tipo común de virus llamado adenovirus. Se han visto afectados niños de varios estados de EE.UU. y de otros países. Estos casos son muy raros. Los padres deben consultar a su pediatra si están preocupados por los síntomas de su hijo.

Hepatitis aguda y crónica: ¿cuál es la diferencia?

La hepatitis aguda se produce en un niño previamente sano, sin lesión hepática preexistente. Las principales causas de hepatitis aguda en los niños se deben a los medicamentos y a las infecciones.

La hepatitis crónica se produce en niños con una enfermedad hepática subyacente. Los niños pueden presentar signos de enfermedad hepática avanzada, como cirrosis, hemorragias, acumulación de líquido y escaso aumento de peso.

Causas comunes de la hepatitis aguda

Virus

Cómo se propaga

Tiempo entre la exposición y la aparición de los síntomas

Pronóstico

¿Hay una vacuna disponible?

Hepatitis A

Alimentos/bebidas contaminadas

15-40 días

Se espera recuperación total


Hepatitis B

Sangre, agujas y relaciones sexuales

50-180 días

  • 90% de los recién nacidos desarrollan infección crónica

  • 10% de los niños mayores desarrollan infección crónica


Hepatitis C

Sangre, agujas

2-6 meses

  • 70-80% de las infecciones agudas se vuelven crónicas

  • Hay nuevas drogas efectivas para curar el virus en el 95%-98% de los niños.

No

Hepatitis D

Sangre, agujas y relaciones sexuales

No está claro, ya que es una coinfección con hepatitis B

  • Raro en los EE. UU.

  • Hace peor la infección por hepatitis B

No

Hepatitis E

Alimentos/bebidas contaminadas

5-60 días

  • Raro en los EE. UU.

  • Se espera recuperación total pero la infección puede ser severa en embarazadas

No

Virus de Epstein-Barr (EBV, por sus siglas en inglés)

Contacto con fluidos corporales, en especial saliva

Semanas-meses

  • Infección común que causa mononucleosis (también conocida como la enfermedad del beso)

  • En casos raros puede causar hepatitis

  • Se espera recuperación completa

No

Citomegalovirus (CMV, por sus siglas en inglés)

Contacto con fluidos corporales

Semanas-meses

  • Muy común: más del 50% de los adultos de 40 años han tenido el virus que a veces causa hepatitis

  • Se espera recuperación completa

No

Adenovirus

Aerosoles o gotitas en el aire (por ejemplo al toser o estornudar), cuerpos de agua contaminados, como piscinas y lagos

Días-semanas

  • Infección común que causa hepatitis en casos raros.

  • Se espera recuperación completa

No

Los signos y síntomas de la hepatitis aguda incluyen

  • Orina oscura

  • Heces de color claro (pálidas)

  • Picor en la piel

  • Piel u ojos amarillos (ictericia)

  • Fatiga

  • Fiebre mayor de 100.4°F o 38°C

  • Náuseas o vómitos

  • Dolor abdominal

  • Pérdida de apetito

  • Dolor en las articulaciones

Los niños también pueden no presentar síntomas. Si le preocupa que su hijo tenga alguno de estos síntomas o si su hijo ha estado en contacto con alguien con hepatitis viral activa, llame a su pediatra.

Para diagnosticar la hepatitis aguda, el pediatra puede pedir un análisis de sangre para comprobar si hay hepatitis. Si el análisis muestra que tiene hepatitis, su hijo puede necesitar más análisis de sangre y una ecografía abdominal.

¿Cuál es el tratamiento de la hepatitis?

El tratamiento depende de la causa subyacente de la hepatitis. Si su hijo tiene hepatitis por una infección, el tratamiento suele ser de apoyo: descansar, mantenerse bien hidratado y apoyar a su sistema inmunitario para que pueda recuperarse del virus. Hable con su pediatra antes de darle un medicamento de venta libre para el dolor o la fiebre, porque los medicamentos como el paracetamol (Tylenol) pueden causar problemas. Si la hepatitis está causada por un medicamento, hable con su pediatra para que deje de tomarlo. En raras ocasiones, si la inflamación del hígado es grave, puede provocar una insuficiencia hepática que puede requerir un trasplante de hígado.

¿Cuáles son los efectos a largo plazo de la hepatitis?

La mayoría de los niños con hepatitis por virus o medicamentos se recuperan totalmente. Aunque es poco frecuente, la hepatitis crónica puede producirse con infecciones de hepatitis B o C, o si se debe a una enfermedad subyacente, y el niño deberá ser controlado por un médico.

¿Cómo se previene la hepatitis?

Existen vacunas para proteger a los niños de dos de los tipos de virus más comunes: la hepatitis A y la hepatitis B.

La vacuna contra la hepatitis B (serie de 3 dosis) se administra a los niños al nacer y dos veces más en los meses siguientes. La vacuna contra la hepatitis B también protege contra la hepatitis D, ya que no se puede desarrollar la hepatitis D si no hay una infección por hepatitis B.

La vacuna contra la hepatitis A (serie de 2 dosis) se recomienda para los bebés una vez que tienen 12 meses. La vacuna contra la hepatitis A es especialmente importante porque hay zonas de EE. UU. con altas tasas de infección por hepatitis A y para cualquier persona que viaje a zonas donde se propague.

He aquí otras formas de prevenir o evitar la hepatitis:

  • Al comer y beber: lávese las manos con jabón y agua limpia durante al menos 20 segundos cuando prepare alimentos y bebidas. La hepatitis se propaga a través de los alimentos, por lo que lavarse las manos con frecuencia durante la preparación de las comidas es especialmente importante para los niños y los cuidadores. No comparta utensilios ni alimentos, y evite los alimentos y el agua contaminados.

  • En la guardería: compruebe que la guardería de su hijo practica un buen lavado de manos, especialmente en el cambio de pañales y en la preparación de la comida.

  • Antes de viajar a otros países: pregunte a su pediatra sobre el riesgo de hepatitis y las precauciones que debe tomar. En algunos casos, el pediatra puede recomendar una vacuna contra la hepatitis A antes de viajar.

  • En casa: mantenga los medicamentos bajo llave y fuera del alcance de los niños, y compruebe siempre la etiqueta y las instrucciones de dosificación antes de dar el medicamento a su bebé o niño.

Más información

Acerca de la Dra. Waasdorp

Christine Waasdorp Hurtado, MD, MSCS, FAAP es miembro de la American Academy of Pediatrics y de la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica. Es profesora adjunta de Pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y ejerce en Colorado Springs.

Acerca de la Dra. McCann

Laurie A. McCann, D.O., es miembro de la American Academy of Pediatrics y la Sociedad Norteamericana de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (NASPGHAN). Además, es becaria de gastroenterología pediátrica de segundo año en Children's Mercy Hospital en Kansas City, Mo.


Última actualización
5/16/2022
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2022)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos