Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La AAP ofrece una nueva guía para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas relacionadas con los deportes organizados

Los estudiantes atletas gozan de los beneficios del ejercicio, de socializar con otros y de la competencia, pero deben protegerse a sí mismos y a otros de propagar afecciones y enfermedades comunes.

Los deportes organizados ofrecen muchos beneficios a la juventud, pero si no se presta atención a la higiene y a los protocolos para prevenir enfermedades, algunas enfermedades infecciosas pueden literalmente derrotar al equipo por completo.

En el informe clínico titulado, "Enfermedades infecciosas relacionadas con los deportes organizados y el control de brotes" (en inglés), la American Academy of Pediatrics describe los tipos, tratamientos y factores de riesgo de infección que son particularmente prevalentes en los deportes de contacto, tales como el fútbol americano y la lucha libre.

"Ser parte de un equipo atlético es divertido, un reto físico y una buena forma para que los niños practiquen trabajo en equipo y espíritu deportivo, pero es necesario que sepan la importancia de la buena higiene", dijo Dele Davis, MD, autor principal del informe y miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de la AAP.

"Además de bañarse el cuerpo y lavarse las manos, se le debe decir a los atletas que no compartan botellas de agua (cantimploras), toallas, protectores bucales y otros objetos de uso personal", dijo él Dr. Davis.

El informe, que será publicado en el número de octubre del 2017 de Pediatrics y que estará disponible en línea el 25 de septiembre, examina el papel que desempeñan los pediatras para identificar posibles afecciones de la piel y otras infecciones durante los exámenes físicos de participación previa que se les hacen a los atletas. Los estudiantes atletas también deben estar al día con sus vacunas.

La mayoría de las infecciones relacionadas con los deportes se propagan a través del contacto de la piel, agua y alimentos contaminados, microgotas respiratorias o partículas en suspensión (contaminantes del aire). Cerca de 10 a 15 % de las lesiones que obligan a los atletas universitarios a dejar de jugar su deporte por un tiempo son debido a una enfermedad infecciosa, de acuerdo con la AAP.

"Algunos de estos gérmenes se pueden transmitir en las salas de pesas, colchonetas/tapetes para ejercicios y vestidores, dijo Mary Anne Jackson, MD, coautora del informe y miembro del Comité de Enfermedades Infecciosas de la AAP.

"Los entrenadores e instructores deben elaborar un plan para la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones deportivas y del equipo".

Algunas de las enfermedades comunes que se propagan por contacto con la piel, incluyen el estafilococo aureus resistente a la meticilina (MRSA) relacionado con el fútbol americano y la lucha libre en la escuela secundaria; estreptococo del grupo A; virus del herpes simple; tinea capitis (tiña); tinea pedis (pie de atleta); sarna y pediculosis (piojos).

Las infecciones transmitidas por el aire que pueden propagarse durante la participación atlética incluyen, el virus por varicela zóster (varicela), sarampión y paperas.

Para reducir los riesgos, la AAP recomienda:

  • Enseñe a los estudiantes atletas a mantener buena higiene, incluyendo la forma adecuada para lavar uniformes, así como la de evitar compartir bebidas u objetos de uso personal, tales como las cuchillas de afeitar.

  • Elabore un plan para la limpieza y el mantenimiento de los ambientes deportivos siguiendo pautas, tales como las publicadas por la American College of Sports Medicine (Universidad Americana de Medicina Deportiva).

  • Tenga cuidado especialmente con el manejo de la sangre y otros fluidos corporales, y siga el ejemplo de las acciones que toman los hospitales para prevenir las infecciones relacionadas con las visitas a los hospitales.

  • Se deben realizar pruebas de detección de rutina durante las prácticas y antes y después de campeonatos/competencias.

Aunque no se han presentado informes de infecciones por agentes patógenos de la sangre, tales como la hepatitis B, hepatitis C o VIH durante competencias atléticas, la AAP ofrece pautas específicas detalladas para el control de infecciones transmitidas por la sangre y fluidos corporales que fueron publicadas anteriormente en un informe.

"Lo mejor que pueden hacer los entrenadores es identificar el problema pronto, incluso si es algo que parece tan benigno como un fuego en la boca (úlcera bucal) para que puedan prevenir su propagación", dijo Stephen G. Rice, MD, PhD, MPH y miembro del Consejo de Medicina Deportiva y Estado Físico del la AAP. "Queremos que los estudiantes no sólo participen en los deportes, sino que tengan una buena experiencia".

Publicado
9/25/2017 12:00 AM
Síganos