Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

La American Academy of Pediatrics recalca los peligros del consumo de alcohol en niños, adolescentes y adultos jóvenes

Group of young teens Group of young teens

 Nueva guía muestra cómo las actitudes, comportamientos y límites que establecen los padres, así como el círculo de amigos del adolescente, pueden influenciar el consumo del alcohol.

Existe evidencia cada vez mayor de que consumir alcohol puede interferir con el desarrollo y función del cerebro, y la American Academy of Pediatrics recomienda a los padres que hablen con sus adolescentes sobre los riesgos y que establezcan reglas estrictas contra su consumo.

La AAP consolida su llamado para prevenir y reducir el consumo de alcohol de menores en su declaración de política actualizada titulada, "El consumo de alcohol en la juventud" (en inglés), publicada en el número de julio de 2019 de Pediatrics. Un informe técnico anexo describe la evidencia de las recomendaciones de la AAP y señala que el alcohol continúa siendo la sustancia más común que consumen los adolescentes.

"Los años de la adolescencia son críticos para el crecimiento del cerebro, durante este tiempo se forman y se afinan las funciones responsables por la regulación emocional, planeamiento y organización", dijo Joanna Quigley, MD, FAAP, autora principal de la declaración de política.

"El alcohol prepara el camino para la adicción cuando el cerebro está madurando, afectando el área que gobierna la toma de decisiones. Como padres, no debemos restar importancia a esos riesgos, y debemos mantener la comunicación abierta y dar ejemplo de hábitos sanos".

Los factores genéticos, ambientales y sociales contribuyen al consumo y a los comportamientos relacionados con el alcohol. Las personas que empiezan a beber a una temprana edad tienden a sufrir de trastornos relacionados con el alcohol en el futuro, independientemente del sexo o raza, de acuerdo con los resultados del estudio.

"El consumo de alcohol compulsivo (ebriedad) es especialmente peligroso y se sabe que puede conducir a otros comportamientos riesgosos tales como conducir bajo la influencia del alcohol", dijo Sheryl Ryan, MD, FAAP, quien preside el Comité sobre el Uso y la Prevención del Consumo de Sustancias de la AAP y quien es la autora principal del informe técnico. "Los pediatras deben evaluar a sus pacientes para detectar consumo de alcohol y ayudarlos a entender el impacto que este tiene sobre el cerebro y sus comportamientos".

La buena noticia es que el consumo de alcohol por parte de los adolescentes ha disminuido gradualmente desde los años 90. En el 2018, más de un 36 % de los estudiantes de grados 8, 10 y 12 que fueron encuestados informaron haber consumido alcohol en los 12 meses previos a la encuesta, de acuerdo con el estudio "Supervisando el Futuro" del Instituto Nacional Sobre el Abuso de las Drogas y la Universidad de Michigan. Estos datos comparados con los de 1997, cuando el porcentaje de los adolescentes que comunicaron consumir alcohol durante el año previo alcanzó el nivel más alto registrado en los 44 años de historia de esta encuesta.

La AAP recomienda que los pediatras hagan evaluaciones para detectar consumo de alcohol y eduquen a los adolescentes y a sus familias sobre sus peligros, consecuencias y posibles planes de intervención.

Otras recomendaciones:

  • Comunicar un mensaje claro contra el consumo de alcohol antes de los 21 años.

  • Apoyar las leyes estatales vigentes que requieren tener 21 años para poder comprar bebidas alcohólicas y que apoyan un impuesto adicional para los productos del alcohol.

  • Apoyar el programa para obtener permisos de conducir de forma gradual, que ya han sido adoptados por todos los 50 estados y el Distrito de Columbia, así como las leyes que indirectamente afectan la posibilidad de conducir bajo la influencia del alcohol como lo son prohibir manejar en la noche y el transporte de pasajeros más jóvenes.

  • Abogar por la realización de estudios adicionales sobre el impacto del consumo del alcohol en el desarrollo del cerebro.

  • Apoyar las labores de las escuelas para detectar el consumo de alcohol de menores y ofrecer educación general sobre la salud y programas comunitarios.

  • Prohibir la venta y distribución de alcohol en polvo.

Los choques automovilísticos son la causa principal de muerte en adolescentes y adultos jóvenes en los Estados Unidos, y el alcohol está implicado en muchos de estos choques.

"Aunque hemos visto progreso, ya que menos niños consumen alcohol que hace 20 años, no todos han recibido el mensaje", dijo la Dra. Quigley. "No podemos sentirnos complacidos ahora. Las familias y los pediatras pueden actuar juntos. 

Información adicional:

 

Publicado
6/24/2019 12:00 AM
Síganos