Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Noticias
Tamaño del texto

Un informe clínico de la AAP señala que la incorporación temprana de alimentos a base de maní o cacahuete puede prevenir alergias

Child in high chair being spoon fed. Child in high chair being spoon fed.
 

La American Academy of Pediatrics actualiza un informe clínico que explora como la nutrición de la madre y del bebé afectan el desarrollo de alergias. 

La American Academy of Pediatrics (AAP) examina la más reciente investigación sobre cómo prevenir las alergias en los niños y confirma evidencia creciente que respalda incorporar pronto alimentos a base de maní a la dieta del bebé para prevenir alergias.

La AAP, que aprobó en el 2015 una política para la incorporación temprana del maní o cacahuete para bebés con alto riesgo, reafirma su recomendación con investigación que cita en el informe clínico publicado en el número de abril de 2019 de Pediatrics. El informe clínico actualiza y reemplaza las recomendaciones del 2008 sobre el papel de la dieta temprana de la madre y el bebé para prevenir enfermedades atópicas, o reacciones alérgicas, tales y como la dermatitis, asma y las alergias alimentarias.

El informe titulado, "Los efectos de las intervenciones nutricionales tempranas en el desarrollo de enfermedades atópicas en bebés y niños: el rol de las restricciones en la dieta materna, la lactancia, fórmulas hidrolizadas, y el momento de la incorporación de alimentos complementarios alergénicos" (en inglés).

"Sabemos que algunos niños tienen predisposición a las alergias debido a sus antecedentes familiares", dijo Frank Greer, MD, FAAP, coautor del informe clínico. "Está claro que algunas veces la nutrición juega un papel importante en la prevención y la reducción de las alergias que pueden ser preocupantes, incluso mortales, para algunos niños".

Ocho grupos de alimentos representan cerca del 90 por ciento de todas las alergias alimentarias y deben ser declaradas en las etiquetas de los productos en los Estados Unidos. Entre estos están, la leche de vaca, huevos, pescados, mariscos crustáceos, nueces de árbol, maní o cacahuete, trigo y soja. Se reporta que más de 170 alimentos adicionales causan reacciones alérgicas, y algunos, tales como el sésamo, se incluyen en las leyes para etiquetado de alimentos en otros países.

La AAP discute la creciente evidencia sobre si la dieta materna, la lactancia, las fórmulas hidrolizadas y el momento de incorporación de alimentos complementarios alergénicos pueden prevenir alergias en los bebés.

"No existe razón para prolongar la incorporación de alimentos a la dieta de su bebé que se creen son alergénicos, tales como los huevos o el pescado", dijo el doctor Scoot Sicherer, MD, FAAP, coautor del informe. "Estos alimentos pueden ser añadidos a la dieta pronto, de la misma forma que se hace con los alimentos que comúnmente no son alergénicos, como el arroz, las frutas y las verduras".

LA AAP también revela:

  • La lactancia materna exclusiva durante los primeros 3 o 4 meses ayuda a proteger contra el eczema durante los primeros dos años de vida del niño. Cualquier cantidad de leche materna (incluso si no es exclusiva) después de los 3 a 4 meses también protege contra las sibilancias durante los primeros dos años, y ofrece hasta beneficios más duraderos para reducir el asma.

  • La evidencia no apoya las restricciones en la dieta materna durante el embarazo o la lactancia como métodos para prevenir las alergias.

  • La fórmula hidrolizada no previene alergias en los bebés y niños, incluso en aquellos con mayor riesgo de sufrir enfermedades alérgicas, de acuerdo con la investigación. Este resultado es un cambio con respecto al informe clínico del 2008, que concluía que había una modesta evidencia que apoyaba el uso de fórmulas hidrolizadas para prevenir dermatitis en bebés con alto riesgo.

  • Las recomendaciones para la prevención de alergias al maní se basan principalmente en los resultados del ensayo, Aprendizaje temprano sobre la alergia al cacahuete - LEAP (en inglés). Se recomienda el maní molido y otras fórmulas especializadas debido a que el cacahuete entero presupone un peligro de atragantamiento (asfixia) para niños menores de 4.

Un panel de expertos convocado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) elaboró las pautas para la incorporación temprana del maní y son respaldadas por la AAP.  Las directrices incluyen añadir formas seguras para el consumo de maní en la dieta de la mayoría de los bebés, comenzando a los 6 meses, después de que otros alimentos sólidos son tolerados. 

Para los bebés con alto riesgo que requieren de tratamientos recetados para tratar el eczema grave o que tienen una alergia al huevo, se considera que primero deben ser evaluados para detectar alergias al maní e incorporar los alimentos con maní bajo la supervisión de un proveedor de salud. A estos bebés de alto riesgo se les puede incorporar maní a sus dietas desde los 4 a 6 meses de edad. Existe mayor información al respecto en las  Pautas NIAID  (en inglés).

"Le recomendamos a los padres hablar con su pediatra o alergista sobre los síntomas de las alergias y preguntar si su niño debe ser o no evaluado", dijo A. Wesly Burks, M.D., FAAP, coautor del informe.

"El médico puede ayudarle a controlar cualquier cambio en las alergias, algunas de las cuales se superan cuando el niño crece".

Información adicional:

 

Publicado
3/18/2019 12:00 AM
Síganos