Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Edades y Etapas
Tamaño del texto

El alcohol y la leche materna

​El alcohol pasa a través de su leche a su bebé, así que es mejor evitar su consumo habitual mientras esté amamantando.

Lo que debe saber:

  • El consumo de cerveza NO aumenta su suministro de leche, como sugiere el mito urbano.

  • El consumo de alcohol de cualquier tipo puede disminuir la cantidad de leche que toma su bebé.

  • El alcohol puede cambiar el sabor de su leche y puede que no le guste a algunos bebés.   

  • Amamantar a su niño y consumir alcohol al mismo tiempo puede poner en riesgo a su bebé de consumir leche materna con alcohol.     

Si opta por tomar una bebida alcohólica:https://www.healthychildren.org/SiteCollectionImagesArticleImages/alcoholic-drink-graphic_es.jpg

Si va a tomar una bebida alcohólica, lo mejor es hacerlo justo después de amamantar o de extraerse leche, y no antes.

Espere al menos 4 horas por bebida antes de su próxima sesión de lactancia o extracción de leche. De esta forma, su cuerpo tendrá el mayor tiempo posible para eliminar el alcohol antes de la próxima toma y le llegará menos cantidad a su bebé.

¡Cuidar a su bebé en estado de embriaguez es peligroso!

Consumir alcohol puede alterar su capacidad para discernir y la habilidad para cuidar de manera segura a su bebé. Si bebe en exceso, cerciórese de pedirle a un adulto sobrio que cuide a su bebé mientras tanto. 

Exposición repetida de los bebés al alcohol:

Existen inquietudes acerca de exponer constantemente y a largo plazo a los bebés al alcohol a través de la leche materna, por esta razón se recomienda consumirlo con moderación. El consumo crónico de alcohol también puede reducir la producción de leche.

​Más cosas que debe evitar durante la lactancia materna:

Cafeína. La leche materna por lo general contiene menos de 1 % de la cafeína que consume la madre. Si usted toma más de tres tazas de café durante el día, hay muy poca o casi nada de cafeína que se pueda detectar en la orina del bebé. Sin embargo, si nota que su bebé está irascible o irritable cuando usted consume cantidades en exceso de cafeína, generalmente más de 5 tazas de bebidas con cafeína al día, piense en disminuir la cantidad que consume.

Mercurio. Estas cantidades minúsculas de mercurio no afectan a la mayoría de las personas, pero el mercurio puede causar daño al sistema nervioso de los bebés y niños pequeños. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) exhorta a las madres lactantes a que sigan las recomendaciones de la FDA y de la Agencia de Protección Medioambiental con referencia al consumo de mercurio:

  • Consuma de 2 a 3 raciones a la semana (de 8 a 12 onzas en total) de una variedad de pescados.

  • Consuma solamente una ración a la semana (no más de 6 onzas) de algunos pescados, tales como el atún albacora (blanco) y pescados con concentraciones similares al del atún albacora (blanco).

  • Evite ciertos pescados con concentraciones altas de mercurio.

  • Esté atento a los mensajes de advertencia sobre producto pescado por familiares y amigos y donde no existen mensajes de advertencia; limite el consumo de esos pescados a una ración a la semana y no consuma ningún otro tipo de pescado esa semana.

La marihuana. Ninguna cantidad de marihuana ha sido aprobada como segura de consumir durante el embarazo o la lactancia. Usted podría pasar los químicos de la marihuana a su bebé a través de la leche materna. Un estudio en el número de septiembre del 2018 de Pediatrics confirma resultados previos que la THC se puede transferir a la leche materna. La AAP también recuerda que la capacidad de la madre para cuidar al bebé puede verse afectada bajo el uso de la marihuana. En definitiva: Si usted está amamantando no consuma marihuana.

El tabaco, incluyendo a los cigarrillos electrónicos. La nicotina inhalada entra en la sangre de la madre a través de sus pulmones, y luego pasa a la leche materna. La investigación demuestra que la nicotina en la leche materna puede afectar el patrón del sueño del bebé. También se cree que la nicotina disminuye la producción de leche en las madres que amamantan, posiblemente disminuyendo los niveles de la hormona prolactina que estimula la lactancia.  

Nota:  Debido a los muchos beneficios que la lactancia tiene para los bebés y las mamás, la AAP y la ACOG recomienda amamantar incluso si se continúa el uso de los cigarrillos electrónicos. Si ahora no es el momento adecuado para que usted deje de fumar, elabore un plan para reducir la exposición del bebé al humo de los cigarrillos. 

Información adicional:

 

Última actualización
8/26/2019
Fuente
Fetal Alcohol Spectrum Disorders Program (Copyright © 2018 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos