Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
 
Problemas de salud
Tamaño del texto

9 desencadenantes del asma y cómo evitarlos

Por: Kelli W. Williams, MD, MPH, FAAP, FAAAAI

El asma es la enfermedad crónica más común que afecta a los niños en todo el mundo. Aproximadamente 1 de cada 12 niños en Estados Unidos tiene asma, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC .

No existe cura para el asma, pero existen formas de controlarla. Si su hijo tiene asma, es probable que una de las nueve cosas que se enumeran a continuación le provoquen un brote. Estos se denominan desencadenantes del asma. Esto es lo que debe saber sobre los desencadenantes del asma y cómo evitarlos.

1. Infecciones virales
Uno de los desencadenantes más comunes de un brote de asma es una infección respiratoria viral. Cualquier virus puede provocar un brote de asma. El más frecuente es el rinovirus, el virus que causa el resfriado común. Otros virus relacionados con los brotes de asma son el virus sincitial respiratorio (VSR), la influenza (gripe) y las infecciones por parainfluenza.

Los niños que tienen un brote de asma causado por uno de estos virus también tienen más dificultades para controlar los síntomas con su tratamiento habitual. Esto se denomina fracaso del tratamiento y, a menudo, está relacionado con la hospitalización, las visitas a la sala de emergencias o la recaída.

Qué hacer

Si su hijo tiene asma y síntomas de un resfriado, esté atento a cualquier signo de empeoramiento de la tos, sibilancias o falta de aire. Si su hijo tiene que usar su inhalador de rescate (albuterol)con más frecuencia, llame al pediatra de su hijo.

2. Tabaco y otros contaminantes

Los contaminantes pueden irritar los pulmones y aumentar la inflamación de las vías respiratorias. El humo del tabaco es especialmente dañino para los pulmones y puede desencadenar brotes de asma. Los niños que están expuestos al humo del tabaco ambiental tienen más sibilancias, asma más grave y síntomas más duraderos. Otros contaminantes e irritantes pulmonares pueden causar brotes de asma. Estos desencadenantes del asma incluyen ozono (smog), fragancias, productos de limpieza y productos químicos.

Qué hacer

Los niños con asma deben evitar estar cerca del humo del tabaco, incluida la exposición de segunda y tercera mano. Considere usar productos sin perfume y trate de asegurar una buena ventilación cuando use productos químicos de limpieza.

3. Alérgenos de interior

Los brotes de asma por alérgenos de interior son comunes en niños con alergias. Estos alérgenos incluyen ácaros del polvo, cucarachas, ratones y caspa de mascotas. Pueden desencadenar brotes de asma durante todo el año y, en su mayoría, se encuentran en el hogar y en las escuelas.

Qué hacer

Para controlar el asma, los padres deben controlar la exposición de sus hijos a los alérgenos. Las soluciones incluyen el uso de fundas a prueba de alergias en la ropa de cama y el lavado de la ropa de cama semanalmente con agua caliente para eliminar los ácaros del polvo. Un deshumidificador también puede minimizar el crecimiento de moho y hongos en interiores.

4. Alérgenos al aire libre

La exposición estacional a alérgenos al aire libre también puede desencadenar exacerbaciones del asma. El polen y el moho son los alérgenos exteriores más comunes. Los pólenes incluyen árboles, pastos (grama/césped) y malezas.

Las temporadas de polen varían según el lugar donde viva. La mayoría de los pólenes de los árboles caen en la primavera, los pastos en el verano y las malezas en el otoño. La exposición al moho puede variar según la humedad y la lluvia. Alternaria, un moho común al aire libre, puede empeorar los síntomas del asma.

Qué hacer

Al igual que los alérgenos de interior, el objetivo es reducir la exposición de su hijo para prevenir los brotes de asma. Si sabe que el polen es un desencadenante, puede ayudar a su hijo a eliminar el polen después de estar al aire libre. Por ejemplo, un niño alérgico al pasto debe bañarse después de jugar al fútbol en el pasto. Mantener las ventanas cerradas durante la temporada alta de polen también puede ayudar a reducir la exposición.

5. Animales peludos

Las mascotas domésticas son un alérgeno común en interiores y desencadenan brotes de asma. Las alergias a perros y gatos son las más comunes, pero los hámsteres, jerbos y conejos también pueden causar síntomas. Los alérgenos se pueden encontrar en la caspa (piel), la saliva (baba) y la orina de la mascota.

Qué hacer

Si su hijo tiene alergia a las mascotas, se recomienda evitar estrictamente los animales. La casa debe limpiarse a fondo si una mascota vivió anteriormente allí. Un filtro de partículas de aire de alta eficiencia (HEPA) también puede ayudar.

6. Aire frío y clima cambiante

El aire frío y seco puede irritar los pulmones, causar inflamación de las vías respiratorias y desencadenar brotes de asma. Esto puede suceder en un día de clima frío o incluso después de la exposición a un aire acondicionado frío. Los cambios repentinos de temperatura también pueden desencadenar un espasmo en las vías respiratorias y empeorar el asma.

Qué hacer

Los niños con asma deben tratar de mantenerse a temperaturas estables siempre que sea posible. Consultar las previsiones meteorológicas (pronósticos del tiempo) puede resultar útil, especialmente durante el cambio de estación.

7. Ejercicio

Cuando hacen ejercicio, muchas personas con asma desarrollan tos, sibilancias, opresión en el pecho y dificultad para respirar. Los síntomas pueden comenzar de 5 a 20 minutos después del ejercicio y ser muy intensos. Pueden mejorar con el descanso o requerir albuterol de rescate para aliviarlos.

Qué hacer

Algunos niños con asma necesitan tomar albuterol de 20 a 30 minutos antes de la actividad para prevenir un brote relacionado con el ejercicio. Si su hijo tiene síntomas de asma con frecuencia con el ejercicio, hable con su pediatra.

8. Insectos

Los niños que tienen asma y son alérgicos a los insectos tienen un mayor riesgo de sufrir un brote de asma después de una picadura. Los tipos de insectos que causan síntomas suelen ser insectos venenosos voladores (como abejas de la miel, avispas, avispones o avispas amarillas) y hormigas rojas. Los síntomas del asma se desarrollan muy rápidamente después de una picadura.

Qué hacer

A veces, los niños necesitan medicamentos para la alergia adicionales para tratar la reacción, incluida la epinefrina o antihistamínicos. Los niños con síntomas de asma después de una picadura de insecto deben consultar a un alergista para una evaluación.

9. Estrés

El estrés y la ansiedad a veces pueden aumentar la inflamación de las vías respiratorias y desencadenar síntomas de asma. Los niños con asma tienen un mayor riesgo de sufrir ataques de asma después de un evento difícil en la vida (como durante la pandemia del COVID-19 o después de la muerte de un miembro de la familia).

Qué hacer

No dude en hablar con su pediatra si le preocupa cómo el estrés y la ansiedad están afectando la salud y el bienestar de su hijo, y las formas de ayudar a desarrollar la resiliencia.

Recuerde

Mantener a su hijo alejado de los desencadenantes del asma puede ayudar a prevenir los brotes. Puede proteger las vías respiratorias de su hijo para que no se inflamen y evitar que reaccionen de forma exagerada. Esto puede reducir la frecuencia, duración y gravedad de los síntomas del asma de su hijo y mejorar la calidad de vida de este. Hable con el pediatra de su hijo si tiene alguna pregunta sobre cómo controlar su asma.

Información adicional:

Sobre la Dra. Williams

Kelli W. Williams, MD, MPH, FAAP, FAAAAI, es miembro de la Sección de Alergia e Inmunología de la American Academy of Pediatrics, Departamento de Médicos Recién Graduados de la American Academy of Pediatrics, Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología y Sociedad de Inmunología Clínica. Es Profesora Asistente de Pediatría y Directora Médica de Infusión Ambulatoria Pediátrica en la Universidad de Medicina de Carolina del Sur.


Última actualización
2/23/2021
Fuente
American Academy of Pediatrics Section on Allergy and Immunology (Copyright © 2021)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.
Síganos